INVERSIONES EN EL SECTOR

Un nuevo resurgir para la industria automotriz local

PSA vuelve a fabricar en el país con 200 empleos; Cosse plantea subsidio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carolina Cosse, Tabaré Vázquez y el CEO de Nordex Federico de Posadas. Foto: F. Ponzetto

Más de medio siglo atrás la automotriz Nordex empezó a armar en el país unidades del Peugeot 403, un automóvil que la grifa francesa fabricaría hasta mediados de la década del 60. A esa fecha se remonta la relación de la empresa uruguaya con lo que con los años se transformó en el Grupo PSA, uno de los pesos pesados de la industria automotriz a nivel global (su portafolio incluye las marcas Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall).

Ayer fue un día importante en la planta que Nordex opera en el norte de Montevideo. Allí se concretó el anuncio de marzo de este año, cuando se supo que PSA empezaría a ensamblar dos nuevos modelos —el Peugeot Expert y el Citroën Jumpy— en esa fábrica.

La noticia fue una bocanada de aire fresco para un sector golpeado en los últimos años, producto de la recesión que atravesaron Argentina y Brasil, países que también adoptaron algunas medidas proteccionistas que hicieron cuesta arriba la exportación de la producción nacional a esos países.

Aun así, en los primeros seis meses del año la fabricación de vehículos fue la rama más dinámica de la industria nacional, recordó días atrás un informe de PwC. La consultora añadió que, fruto de esto, se aguarda un aumento de las colocaciones automotrices en la segunda mitad del año.

El escenario complicado se coló ayer en los discursos, tanto de las autoridades de la firma como del gobierno.

El CEO de Nordex, Federico de Posadas, recordó una frase que dijo semanas atrás el presidente Tabaré Vázquez, que a unos metros de distancia escuchaba al ejecutivo. "Si vamos a esperar que las condiciones sean óptimas, seguramente no hagamos nada", parafraseó al mandatario. "Sintetiza nuestra disyuntiva al momento que debimos comprometernos por el proyecto que ahora exponemos", explicó.

"Este proyecto se desarrolló sobre dos pilares fundamentales: la vigencia y respeto por los acuerdos bilaterales firmados por Uruguay con Argentina y Brasil, y la vigencia y permanencia del marco regulatorio de la actividad industrial y sectorial automotriz nacional", resaltó De Posadas. "Este hito (...) marca el retorno de un importante actor automotriz mundial", valoró además. PSA dejó de producir en Nordex en 1996.

Este proyecto —del que, además de Nordex, también participó EASA, que nuclea a Afsa y Oversil, representantes locales de Peugeot y Citroën, respectivamente— demandó una inversión inicial "de más de US$ 20 millones" en las áreas de montaje y pintura, precisó el CEO de la automotriz. Empleará a 200 trabajadores de manera directa y a otros 400 de forma indirecta, según los cálculos de la empresa.

La meta es producir 6.000 unidades de estos utilitarios por año —se armarán 100% en la planta de Nordex, con piezas nacionales, brasileñas, argentinas y europeas—, para su posterior exportación a los países del Mercosur y comercialización doméstica.

El vicepresidente de Comunicación, Relaciones Externas y Digital América Latina de PSA, el brasileño Fabrício Biondo, dijo que la compañía era consciente de que el camino que está emprendiendo "presentará múltiples desafíos", pero agregó que pese a la economía "cambiante" de la región existe convicción de que se cuenta con las "herramientas" y "conocimientos" para sortearlos.

Además, Biondo explicó que Uruguay es "un territorio estratégico" desde donde proveer a los países del Mercosur.

Consultado por El País acerca de si hay planes para que a estos dos modelos le sigan más en el futuro, el ejecutivo mantuvo una puerta abierta. "Por ahora no, pero, con la capacidad de Nordex, ¿por qué no?".

"Subsidio".

La ministra de Industria, Carolina Cosse, celebró el regreso de PSA al país. La jerarca afirmó que "cuando el sector automotor se afianza en una economía, constituye un factor de crecimiento que es multiplicador".

Cosse también habló de la situación "compleja" que experimentó el sector en los últimos años, y agregó que los "estímulos" a su industria de otros socios del bloque regional no deberían atentar contra la "integración productiva".

La ministra señaló que es necesario "ordenar los estímulos" que Uruguay brinda a este sector a nivel local. En esta línea, agregó que se podría "plantear, por ejemplo, de manera abierta, un subsidio al sector". Esto, indicó, se debe conversar en el seno del gobierno. "Pero desde el punto de vista del Ministerio de Industria no lo descarto para nada", afirmó. De todas maneras, se excusó de brindar "detalles" sobre la propuesta por el momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)