La acusa de proceder “irresponsable” y de forma “desmedida”

OAS culpa a GNLS por regasificadora y anuncia demanda

Las diferencias entre las empresas contratadas y sub-contratadas en la regasificadora evidencian severas desprolijidades en el proyecto que quedó trunco. El Estado busca reactivar la planta con otro llamado a interesados.

El que encendió la polémica fue la empresa uruguaya Costa Fortuna con una demanda por presunta estafa contra ejecutivos de GNLS (consorcio formado por la francesa GDF Suez y la japonesa Marubeni) y la constructora brasileña OAS.

El Estado, a través de Gas Sayago (empresa de UTE y Ancap conformada para el proyecto), adjudicó a GNLS la construcción y operación de la regasificadora el 1° de octubre de 2013. A su vez, GNLS contrató a OAS para elaborar el proyecto ejecutivo de obra y construirla y OAS sub-contrató a varias firmas uruguayas para diferentes tareas. Entre ellas estaba Costa Fortuna para realizar unos pilotajes.

Costa Fortuna hizo la denuncia penal en un juzgado de Crimen Organizado al entender que fue engañada para seguir adelante con una obra que luego se paró. Entre otras cosas, adujo que GNLS pagó certificados de obra que debían haber sido pagos por OAS y eso le dio la seguridad de continuidad del proyecto.

Por su parte, GNLS dice que pagó por orden de OAS ante las dificultades financieras que esta atravesaba.

En un remitido publicado ayer en varios medios, OAS salió al cruce de las acusaciones.

Según la denuncia de Costa Fortuna nunca hubo proyecto ejecutivo de obra y se fue manejando la situación con varios borradores que iban cambiando. Ahora OAS, dice que "GNLS a través de una injerencia desmedida e impropia en este tipo de contratos, controvirtió sistemáticamente el proyecto ejecutivo de OAS y jamás definió uno alternativo".

A su vez, señala que "frente a la no liberación en tiempo de certificados de obra y ante obligaciones" frente a determinados sub-contratos "que pusieron en dificultades a nuestra empresa, GNLS procedió a realizar algunos pagos por subrogación a proveedores" como el caso de Costa Fortuna.

Luego, OAS afirma que el 9 de marzo intimó a GNLS "a que definiera el proyecto ejecutivo de las obras, entre otros incumplimientos". El 17 de marzo "GNLS rescindió intempestivamente y unilateralmente el vínculo con OAS" y ejecutó una garantía por US$ 116 millones, añade.

OAS "no tuvo defensa alguna" para oponerse a la ejecución de la garantía. Aún así anunció que se "propone iniciar" demandas a GNLS, "incluso para reclamar el monto ejecutado por dicha garantía".

Por eso, OAS sostiene que "es temerario insinuar" como hizo Costa Fortuna "una complicidad" con GNLS para perjudicar a proveedores. "OAS es una víctima más del proceder irresponsable" de "GNLS y promoverá todas las acciones" que correspondan, finaliza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)