economía

Osborne dice muchos en G-20 ven necesidad de reformas estructurales

Los jefes de Finanzas del G-20 coinciden ampliamente en la necesidad de llevar a cabo reformas estructurales para alentar la productividad en lugar de apelar a una la política monetaria laxa, dijo el sábado el ministro británico George Osborne.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro de Finanzas británicos en una entrevista en Turquía. Foto: Reuters.

La política monetaria ha sido un foco de atención clave durante el encuentro de esta semana de los titulares de bancos centrales y ministros de Finanzas del Grupo de las 20 economías líderes del mundo en Ankara, pero varios funcionarios también reclamaron una aceleración en las reformas estructurales.

"Soy muy claro, dado que efectivamente hay muchas personas alrededor de la mesa, en que los países necesitan vivir con sus propios medios", dijo Osborne a Reuters en una entrevista, al ser consultado sobre si se había debatido sobre la necesidad de mayor estímulo fiscal en la reunión del G-20.

"En lo que pienso que todos coincidimos es en que, ante la política monetaria muy laxa que se ve en muchos países, hay una necesidad de aplicar reformas estructurales reales", agregó el ministro británico desde la capital turca.

Un delegado que vio la más reciente versión de un borrador del comunicado que emergerá de la reunión dijo que incluía una mención a que el G-20 concuerda en que el énfasis extremo en la política monetaria no llevará a los países hacia un crecimiento equilibrado.
Osborne dijo que "productividad" había sido la expresión en boga en los encuentros de Ankara, aunque reconoció que llevar eso a un programa coherente de reformas era un gran desafío para muchos países.
Con respecto a China, cuya desaceleración de la economía y reciente turbulencia financiera han generado sombra en la economía global, Osborne señaló que veía razones para ser optimista.

"Lo que se ve es un compromiso desde una economía liderada por la inversión a una economía liderada por el consumo", expresó, y agregó que la continuidad del programa de reforma chino beneficiaba a todo el G-20.

"No queremos ver esa turbulencia, por supuesto. Los mensajes que hemos estado recibiendo aquí sobre esto han sido alentadores", añadió.
Los representantes de Finanzas del G-20 acordarán evaluar e informar cuidadosamente sobre las medidas de política monetaria para no alentar una fuga de capitales, aunque evitarán aludir a un alza en tasas de interés en Estados Unidos como un riesgo para el crecimiento, según un borrador al que Reuters tuvo acceso.

Muchas economías emergentes temen que cuando la Reserva Federal de Estados Unidos eleve los costos de endeudamiento, los inversores abandonen otros mercados y compren activos en dólares, alentando la depreciación de las monedas en los mercados emergentes.
"Pienso que el desafío para los mercados emergentes es asegurar que estén listos para la salida de la política monetaria laxa cuando eso suceda, cuando sea que se tome esa decisión", dijo Osborne.

"Hay mucho foco en los mercados emergentes, no sólo en China y el mercado bursátil de allí, sino en su capacidad de salir de la política monetaria flexible y asegurarse de que están llevando a cabo las reformas estructurales", precisó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)