EFECTO

Parate de refinería más largo resta 0,6% de expansión a PIB

Prevén consultoras por retraso de tres meses respecto a cronograma inicial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ancap. Foto: Fernando Ponzetto

La parada por mantenimiento de la refinería de Ancap en La Teja se prolongó más de lo previsto, ya que la planta debía estar operati-va el 1° de junio y ahora está previsto que sea en los "primeros días" de septiembre, dijeron a El País fuentes del ente. Al dejar de producir durante poco más de seis meses (el mantenimiento comenzó el 20 de febrero), habrá un efecto sobre el Producto Interno Bruto (PIB) que crecerá menos de lo que hubiera aumentado sin esa parada.

Ese efecto era estimado meses atrás por las consultoras privadas en el entorno de 0,5% y ahora lo ven en 0,6%. A nivel oficial, se estima que el efecto será de 0,5%.

Esto es, se prevé que la economía uruguaya crezca 3% este año según analistas privados y 2% según el gobierno. Si no se hubiera dado la parada técnica de la refinería, el crecimiento sería de 3,6% y 2,5% respectivamente.

El Banco Central (BCU) es quien elabora el informe de Cuentas Nacionales que mide la evolución de la economía trimestralmente. Ese organismo, a través de su Departamento de Comunicación dijo a El País que "el peso del valor agregado de la refinería de petróleo en el año 2016 (último año publicado) es 1,4% del PIB".

El BCU añadió que "el efecto de un cierre de la refinería por mantenimiento en el crecimiento anual del PIB, en general, es en el entorno del 0.5%, dependiendo de las características del mismo".

Según el Central, "se debe tener en cuenta que cuando la refinería de petróleo cierra por mantenimiento, se verifica una disminución en su actividad industrial de refinamiento de combustibles pero se incrementa su actividad comercial de venta de combustibles importados, por lo que el impacto en el PIB es el neto de las mismas".

Por su parte, la consultora CPA Ferrere estimaba en un principio que la "incidencia negativa era en el entorno de 0,5%" y ahora "asumiendo que arranque a comienzos de septiembre se comería aproximadamente 6 décimas del PIB", dijo a El País el economista de esa firma, Germán Deagosto.

En tanto, la consultora Deloitte estimaba también que la parada de la refinería asumiendo que era "larga" le sacaba más o menos 0,5 puntos porcentuales al PIB y ahora prevé que quizás llegue a 0,6 puntos.

En un año sin mantenimiento de la refinería (el mismo se hace cada cinco años), el PIB final sería algo mayor y eso también ayudaría levemente a reducir el déficit fiscal en relación al tamaño de la economía. Actualmente el déficit es de 3,6% del PIB (si el PIB es mayor y el déficit en dinero se mantiene, el guarismo baja).

Retraso.

Según las fuentes de Ancap consultadas, la estimación inicial del sobrecosto que debe pagar el ente por importar (y seguir pagando los costos fijos) en vez de la refinación habitual era de US$ 1 millón por semana de detenimiento.

Como el cronograma original se atrasó 13 semanas (el reinicio de actividad en junio se corrió a septiembre), son US$ 13 millones más que tendrá Ancap de sobrecosto.

Las fuentes aclararon que esa cuenta no incluye la inversión por mantenimiento, que la presidenta del ente Marta Jara había determinado en US$ 50 millones en septiembre del año pasado en una entrevista con el programa En Perspectiva de radio Oriental.

Además, ese sobrecosto por importar fue una estimación realizada a comienzos de año, con lo cual habrá que esperar a que se vuelva a poner en marcha la refinería para determinar el monto real.

El retraso en el mantenimiento de la planta se dio ya desde el inicio de la parada técnica. Los trabajos de mantenimiento de la refinería de La Teja están bastante atrasados como consecuencia de que parte de los trabajadores no quieren realizar tareas por más de ocho horas diarias y difícilmente se llegaran a terminar el 1° de junio como estaba previsto.

De hecho, el 13 de marzo se informó que las obras debían estar en un 25% completadas para esa fecha y solamente se había avanzado un 4%.

Conflictos sindicales por la reestructura de la división cemento y del servicio de salud del ente, enlentecieron el mantenimiento. A eso se sumaron paros sindicales por otros motivos.

Además, al comienzo de la parada parte de los 1.900 trabajadores involucrados en el mantenimiento no querían realizar tareas por más de ocho horas diarias.

Un comunicado de Ancap había dicho en febrero que con la parada técnica se buscaba "asegurar la integridad física de los trabajadores, cuidar el patrimonio de los uruguayos, proteger el medio ambiente, asegurar el abastecimiento ininterrumpido de combustibles del país en el corto y mediano plazo y respetar el presupuesto asignado (...) Un buen resultado, alcanzado a través del compromiso y trabajo en equipo de empresas, trabajadores e instituciones, marcará un hito importante en defensa de la credibilidad de la industria uruguaya, logrando un beneficio a largo plazo".

En la industria restó 13 puntos.

Al prácticamente no producir durante el primer semestre del año (tuvo actividad en enero y la mitad de febrero), la actividad de la refinería de petróleo cayó 77,5% frente a enero-junio de 2016. Eso tuvo una incidencia negativa de 13,2 puntos porcentuales en el Índice de Volumen Físico de la industria manufacturera, según informó el Instituto Nacional de Estadística (INE), el viernes pasado. Así, la producción industrial mostró una caída de 11% en el primer semestre (esto es lo que se toma en cuenta luego para determinar la variación del PIB). En tanto, sin tomar en cuenta la refinería, la actividad industrial creció 2,6% en ese período. Y la producción del núcleo (además deja fuera a UPM, Montes del Plata y Pepsi) creció 3,7%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)