CUIDAR EL GRADO INVERSOR

S&P: perspectiva de deuda a "negativa" y nota se mantiene

Por menor crecimiento, calificadora realizó la modificación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
S&P prevé que el déficit fiscal aumente en 2016. Foto: Flickr

La calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P) revisó de "estable" a "negativa" su perspectiva sobre Uruguay, aunque mantuvo la nota de deuda en BBB —dos escalones dentro del grado inversor—. A su vez, proyectó que la economía crecerá 0,7% este año y 1,5% en 2017.

"La perspectiva negativa refleja el riesgo de que la economía se pueda debilitar más allá de nuestras expectativas y que el ingreso per cápita en dólares pueda seguir disminuyendo, lo que pesaría en la base de ingresos y en el ajuste fiscal planeado por el gobierno", analizó ayer un reporte de la calificadora estadounidense, cuyos técnicos estuvieron en Uruguay semanas atrás.

El cambio de perspectiva a negativa puede conducir en el próximo año a una reducción de la nota de la deuda.

Según S&P, en la menor proyección de crecimiento de la economía uruguaya incide "una desaceleración económica regional pronunciada, una inflación más alta de lo esperado, la caída de la confianza del consumidor y el bajo precio de los commodities".

También advirtió sobre "la solvencia" de Uruguay e indicó que "si bien el nivel de ingresos del país sigue siendo relativamente alto para la región, el bajo crecimiento podría poner en peligro los planes del gobierno para fortalecer aún más la base de ingresos, reducir el déficit de las cuentas públicas y detener el aumento de la deuda pública". Además, la calificadora sostiene que la reducción del nivel de actividad "dará lugar a que el déficit fiscal de Uruguay aumente aún más este año". El negativo de las cuentas públicas alcanzó a 4% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses cerrados a abril, cuando había finalizado el año pasado en 3,5% del PIB (el mayor registro anual en 13 años).

Igualmente, prevén que la trayectoria fiscal de Uruguay se reduzca el próximo año, tras la implementación de la reforma impositiva planeada por el gobierno que aumenta los aportes de las franjas más altas del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y modifica el régimen de deducciones.

Respecto a la evolución de los precios, Standard & Poors sostiene que "la inflación ha empeorado" afectando la confianza de los consumidores, que proyectan "permanezca débil" ante este contexto. Hacia finales de 2016, la calificadora espera que la inflación se mantenga cercana al 10% y desde allí comience a "disminuir gradualmente" producto del impacto de la política monetaria contractiva instrumentada por el Banco Central.

El informe remarca que si contrariamente al pronóstico los precios siguen aumentando y la evolución supera el 12%, se deberá aplicar una cláusula establecida en los convenios laborales que causará "aumentos del salario nominal que podrían conducir a un espiral del nivel de inflación". Este proceso además "podría bajar la calificación" de Uruguay, advirtió.

"Esperamos que la administración del presidente Tabaré Vázquez siga poniendo en práctica políticas para facilitar el crecimiento, aunque la velocidad de este progreso puede ser más lenta de lo previsto originalmente", sostiene el informe. Además, estima que el plan de infraestructura elaborado por el gobierno puede sufrir modificaciones por la situación económica, aunque puede incorporar mayor participación privada en inversiones compartidas con el Estado.

La otra calificadora que podría cambiar la perspectiva de la deuda uruguaya es Moodys. El analista para Uruguay, Jaime Reusche dijo a El País el pasado 26 de mayo que "de ninguna manera se cuestiona el grado de inversión. Lo que se cuestiona en todo caso es la perspectiva de la calificación, si se debe mantener en estable" o no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)