El banco inglés descartó el interés del BBVA y del chino ICBC

Pese a tener ofertas, HSBC decide no vender y quedarse en Uruguay

A diez meses de que el grupo colombiano Gilinski desistiera de comprar la filial local del banco HSBC y de que esta siguiera a la venta, la casa matriz en Inglaterra resolvió ayer mantener el negocio en Uruguay y descartar las ofertas que había recibido. En la tarde de ayer, se comunicó la novedad a los 286 empleados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Finalmente el HSBC decidió quedarse. Foto: Archivo El País

"La decisión es mantener la operación y poner el foco en el crecimiento del negocio. Hay un claro compromiso (de la casa matriz)", dijo ayer a El País la gerenta general de la filial local del HSBC, Virginia Suárez.

Recordó que el 31 de marzo del año pasado —cuando se cayó la venta del banco al grupo Gilinski que había adquirido el HSBC en Colombia, Perú y Paraguay (ver aparte)— "anunciamos que íbamos a explorar opciones de venta".

Se "pusieron arriba de la mesa, las diferentes opciones, se hizo una evaluación que contempla factores económicos, financiero e intangibles" y se "decidió mantener" el banco, explicó Suárez quien prefirió no revelar quiénes ofertaron.

Fuentes financieras dijeron a El País que había dos interesados en el HSBC que realizaron ofertas: el español BBVA y el chino Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), este último no tiene presencia en el mercado uruguayo.

Tanto el BBVA como el ICBC pujaron con el Scotiabank por la compra de la filial local del Discount Bank, que finalmente cerró su venta al último mencionado.

Apuesta.

El HSBC en Uruguay es un banco de porte mediano entre los privados (es el 5° en depósitos y créditos) y su objetivo es "acercarse" a los cuatro grandes (Santander, Itaú, BBVA y Scotiabank), indicó Suárez. "Todavía nos quedan puntos de market share (porcentaje de participación del mercado) para crecer, no es algo de hoy para mañana".

La idea es "acercarnos en los segmentos objetivos, no nos van a ver en consumo masivo", ejemplificó Suárez. Así, el banco seguirá con su foco en banca Premiere, en créditos hipotecarios y automotores y apoyando la inclusión financiera, afirmó la gerenta general. Además, en banca corporativa seguirá en "los sectores ganadores de la economía", añadió. La apuesta es "mucho foco a (negocios en) pesos y a residentes", resumió.

Para el sindicato bancario AEBU es "positivo" que el HSBC haya "tomado la decisión de quedarse y encarar el negocio", dijo a El País el presidente del consejo de banca privada del gremio, Elbio Monegal. "De otra forma, lo más probable es que perdiéramos un jugador de la plaza. Es importante mantener la cantidad de bancos", expresó.

Monegal apuntó que la filial del banco inglés "ha mejorado mucho sus números en los últimos dos años, es un banco que está trabajando, el tema es que siga con ese impulso".

La idea del banco es seguir aplicando el plan estratégico definido en 2007 (y que va hasta 2017) y mejorar la rentabilidad (que es del 10% sobre el capital en los últimos años), dijo Suárez. "Con el nivel de ganancias que estamos teniendo (de US$ 10 millones anuales) no necesitamos una capitalización para 2015", añadió.

A fin de 2014, el banco tenía créditos por US$ 835 millones (9,8% de los privados y 6,4% del sistema), depósitos por US$ 1.186 millones (7,5% de los privados y 4,4% del sistema). Creció 12,3% en créditos sobre 2013 y 34% sobre 2012; en depósitos 9,9% y 21,3% respectivamente. El patrimonio es de US$ 95 millones.

Gilinski no compró por los requisitos del BCU

El 31 de marzo de 2014, el grupo colombiano Gilinski (GNB Sudameris) desistió de comprar la filial uruguaya del HSBC debido a un requisito de la Superintendencia de Servicios Financieros del Banco Central y que le era “demasiado complejo” cumplirlo, dijeron en ese momento fuentes financieras a El País. El grupo GNB está en varios países, con múltiples negocios (no solo bancarios) y diferentes formas societarias. Eso le dificultaba a la Superintendencia la “supervisión consolidada” (en vez de verlos uno a uno) y le exigió un cambio en la forma jurídica de algunas sociedades para aprobar la compra del HSBC en Uruguay. A raíz de ello, el GNB acordó con HSBC dejar a Uruguay fuera del negocio que sí se concretó con las filiales del banco inglés en Colombia, Perú y Paraguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)