OPCIONES PARA ARMAR UN PLAN DE RETIRO PROPIO

Planes de retiro: para ganar en el largo plazo

El mercado presenta variadas opciones para invertir en busca de una renta adicional a la jubilación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las inversiones a largo plazo dan más rentabilidad a la jubilación. Foto: F. Ponzetto

Es habitual que las personas ahorrren con objetivos de corto plazo —para comprar un auto, una casa o irse de viaje— pero no lo es tanto que se lo haga pensando en el largo, por ejemplo para acrecentar los recursos de los que se dispondrán al momento de jubilarse más allá de la renta generada por los aportes a la seguridad social.

Para asegurarse un mejor pasar cuando desaparezcan los ingresos del empleo o la renta empresarial, el mercado ofrece una serie de opciones que El País relevó.

Resulta importante conocer las características de cada una, porque para planificar el retiro la estrategia depende de muchos factores (ingresos actuales, tipo de empleo, edad) y cada persona debe analizar las alternativas desde su punto de vista.

Algunas de las opciones más populares son la contratación de seguros de ahorro o renta, los fondos de inversión en rubros variados (como propiedades o ganado) y la inversión directa en el mercado de valores o en el sistema financiero.

También las AFAP tienen esquemas de ahorro que permiten que el afiliado incremente su renta vitalicia —aparte de la rentabilidad básica que generan los fondos de ahorro— tras el retiro.

Recurrir a una aseguradora es una opción cada vez más usada a nivel nacional y un sistema que se consolidó hace años en el plano internacional. "A partir de las crisis de los sistemas de pensión en muchos países, estos productos cobraron atractivo", explicó a El País el director ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea), Mauricio Castellanos.

En el mercado privado, Surco y Mapfre son algunas de las compañías que ofrecen estos seguros, pero también el Banco de Seguros del Estado (BSE) tiene productos pensando en el ahorro a largo plazo. "En el primer semestre del año constatamos un importante crecimiento en la venta de nuestros seguros de vida que contemplan ahorro", se informó a El País en la División Vida del BSE.

Estos productos son Ahorro+Vida y Renta Personal, que ofrecen a la persona la posibilidad de realizar un aporte único o periódico para constituir una renta vitalicia o un capital a retirar a la edad o plazo elegido. Actualmente dichas opciones tienen tasas de interés implícitas de 3,5% en Unidades Indexadas (UI) —por encima de la inflación— y 4% en dólares.

Entre las ventajas del sistema, el BSE destaca que "se puede diseñar un seguro de ahorro que se adapte a las preferencias de inversión y posibilidades actuales del asegurado" y también que permiten la incorporación de un seguro de vida, que transfiere dinero a la familia en caso de fallecimiento.

Ambas características también fueron mencionadas por el presidente de Audea, quien añadió la opción de los clientes de "poder hacer retiros (parciales de dinero) o sacar un préstamo sobre la póliza". A su vez, Castellano manifestó que son herramientas especialmente beneficiosas "para empresarios pequeños o unipersonales que muchas veces aportan (a la seguridad social) en base a fictos que permiten un aporte bajo pero cuando se jubilan tienen una retribución mínima".

Inversión.

El mercado también ofrece formas de inversión cuya rentabilidad aumenta con los años y son una buena opción para obtener una renta tras la jubilación. Corredores de Bolsa dijeron a El País que atienden muchos clientes que buscan opciones en el mercado de valores para asegurar su futuro, aunque al igual que en los seguros el tipo de inversión depende de muchas variables.

El director manager de la financiera Puente, Juan José Varela, explicó que se debe ver la situación del cliente y "en base a la planificación que se haga buscar los activos" para invertir. Detalló que a una persona de 30 años "se le recomienda activos como acciones, que tienen una mayor apreciación en el largo plazo" y a alguien de 50 años o más "algo más conservador, porque no tiene demasiado plazo para arriesgar su capital y debe ir hacia activos de renta fija, como bonos más seguros".

Mientras que el director de Merfin Sociedad de Bolsa, Federico Araújo, señaló que otro aspecto a analizar para la inversión es la moneda: para vivir en Uruguay conviene una rentabilidad en pesos, pero si se quiere un plan de retiro internacional es mejor en dólares o euros.

Otra opción es apostar a los ladrillos, con opciones en el mercado local (ver aparte) y en el extranjero. Una nota de El País de febrero reveló que viene en aumento la inversión de uruguayos en inmuebles en Estados Unidos, que brindan una inversión segura por la estabilidad del precio de los inmuebles en ese país y una renta en dólares.

También está en auge la colocación de dinero en fondos de capitalización de ganado, que permiten al inversionista comprar animales que son criados y vendidos por un administrador. Una de las empresas del ramo, Portfolio Ganadero, tiene actualmente 195 inversionistas que poseé unas 10.000 cabezas (equivale a US$ 6 millones) y la inversión tiene una renta asegurada del 7%.

La jubilación por BPS y el ahorro en AFAP.

La legislación vigente en Uruguay establece como requisitos mínimos para la jubilación tener 60 años de edad y 30 años de aportes. De retirarse en ese momento, la persona tendrá una tasa de reemplazo (pasividad) que cubrirá el 45% de su sueldo base, pero de continuar trabajando la prestación puede crecer hasta el 60%.

Además, los trabajadores que están afiliados a las AFAP accederán a una jubilación extra paga por una aseguradora que se compone de sus aportes más la rentabilidad obtenida —menos la comisión que cobran las administradoras—.

Existen mecanismos para que los aportes a las AFAP sean mayores y así se incremente la futura remuneración. La presidenta de la Asociación Nacional de AFAP, María Dolores Benavente, explicó que a los jóvenes les conviene afiliarse aunque ganen menos del mínimo obligatorio ($43.810). Señaló que si más adelante "su sueldo supera el tope, caerán de oficio en el sistema y se habrán perdido de tener en su cuenta los aportes y toda la rentabilidad de esos años en que no estuvo en la AFAP".

Otra opción para el afiliado es realizar aportes voluntarios por fuera del 15% obligatorio —que se divide entre el BPS y las AFAP—. Esta opción puede ser utilizada por trabajadores de más edad como forma de incidir en su futura jubilación, aunque Benavente indicó que este sistema "aún no es muy atractivo" por temas impositivos.

Como principal diferencia entre el ahorro en las AFAP y la contratación de un seguro, Benavente marcó la posibilidad de discontinuar los aportes y mantener los beneficios. "Si se deja de pagar por un tiempo (el seguro) hay un gran perjuicio, en cambio a la cuenta en la AFAP si deja de aportar por un tiempo el ahorro sigue generando intereses sin que se cobre comisión", detalló.

Una opción alternativa: invertir en ladrillos.

Campiglia Pilay ofrece un sistema de ahorro que permite asegurarse un capital futuro en ladrillos. Desde la empresa informaron que muchas personas recurren a esta alternativa pensando en tener un ingreso extra a largo plazo. La modalidad consiste en aportar dinero de forma mensual en pesos uruguayos, que serán destinados a la construcción de edificios. Con pagos de $ 7.599 por mes por 20 años, el cliente se hace al final del periodo con un inmueble valorizado en US$ 125.000 por el que pagó US$ 60.000 y puede alquilar para obtener una renta mensual.

Uruguayos piensan poco en ahorrar a largo plazo.

El presidente de Audea, Mauricio Castellanos, dijo que el principal problema al que se enfrentan las aseguradoras es que "acá a la gente le cuesta pensar en el largo plazo y para estos productos a mayor plazo, menor es la prima que se paga". Juan José Varela de la financiera Puente expresó que las personas "no están acostumbrados a proyectar sus inversiones". Agregó que persiste el temor a apostar al mercado de valores, cuando en los países desarrollados ven "a las acciones y los bonos como su plan de retiro". Federico Araújo de Merfin señaló que a los clientes que eligen inversiones no les gusta que "sean forzadas para el retiro" y prefieren tener libertad para cambiar su portfolio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)