inversores inquietos por el entorno económico

Preocupa respuesta de la Fed a las tasas de interés negativas

Los inversores están preocupados sobre cómo responderá la Fed y en qué medida a un entorno de tasas de interés negativas en otros países del mundo.

Algunos creen que si las condiciones de mercado empeoran, la Fed se verá obligada a sumarse a los bancos centrales de la zona euro, Japón y otros países y deba adoptar una política de tasas negativas, cobrando a los bancos por mantener sus depósitos en el organismo en lugar de pagar por ellos.

La política busca estimular a la economía al eliminar la rentabilidad que obtienen las instituciones financieras por dejar dinero en el banco central en lugar de inyectarlo. En medio de la expectativa, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, se prepara para dar un testimonio hoy ante el Congreso.

Los temores a una desaceleración económica global y en Estados Unidos, junto con el desplome de los precios del petróleo, ya han diluido las expectativas del mercado sobre un alza de tasas de la Reserva Federal en los próximos meses.

El éxito de tales medidas no está claro. Los inversores temen que provoque en los mercados más de lo que han visto en los últimos años: precios inflados de activos, rentabilidades ultra bajas, pocos incentivos para que los bancos emitan créditos y que se extienda el crecimiento económico deslucido.

"Si las tasas pasan a negativo y los bancos sacan su dinero de la Fed y dicen, OK, vamos a invertir en la economía, ¿en qué van a invertir?", dijo Douglas Borthwick, director gerente de Chapdelaine Foreign Exchange.

El mes pasado, el Banco de Japón siguió los pasos del Banco Central Europeo y los bancos centrales de Suiza, Suecia y Dinamarca al fijar tasas de interés bajo 0%. La probabilidad de que esto ocurra en EE.UU. es pequeña, dicen analistas, y ha sido exagerada porque la Fed solicitó el 28 de enero a los bancos que consideren qué tipo de estrés resultaría de tasas de interés negativas allí.

Europa.

Los gobernadores de los bancos centrales de Francia y Alemania advirtieron ayer que no había motivo para reaccionar de forma desproporcionada ante las señales de debilidad económica que vienen de China y que han ayudado a desatar un episodio reciente de volatilidad en el mercado financiero.

En declaraciones en una reunión de gobernadores del banco central francés y alemán y ministros de Finanzas en París, el titular del Bundesbank, Jens Weidmann, advirtió en contra de ver todo de manera negativa y dijo que no esperaba un deterioro pronunciado de la economía china. "Estoy de acuerdo con Jens Weidmann de que la volatilidad financiera es un poco excesiva", dijo el gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy de Galhau.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)