RIQUEZA EN URUGUAY

El procedimiento para calcular cada tipo de riqueza: empresarial, financiera e inmobiliaria

El investigador y responsable del estudio, Mauricio De Rosa, explicó que para calcular los ingresos y la renta financiera, se tomó la masa de intereses de los depósitos bancarios en base a la Encuesta Continua de Hogares (ECH) y se capitalizó por una tasa promedio ponderada por tipo de moneda y plazo de 1,7%.

En el caso de la riqueza empresarial se utilizaron los datos de tributación del Impuesto a la Renta de las Actividades Empresariales (IRAE) -que incluye unas 50.000 empresas que facturan por encima de 4 millones de Unidades Indexadas (UI) al año, más de US$ 476.000 a valores promedio de 2012- que permite acceder a la masa de utilidades que llega a sus dueños. Ese valor se asignó proporcionalmente al total de individuos con rentas empresariales con una tasa de rendimiento promedio de 8,4%.

Los resultados se programaron en tres variantes: por capitalización promedio, por secciones de empresas y por naturaleza jurídica (la más representativa según explicitó De Rosa).

El cálculo más complejo fue el realizado para la riqueza inmobiliaria. En base a los registros de la DGI se accedió a la renta generada por el alquiler de inmuebles y de tierras, pero se debió imputar el valor locativo de las propiedades para incluir la riqueza patrimonial, estimando previamente la probabilidad que una persona sea propietaria o no.

Para determinar el valor locativo se partió del valor de catastro oficial de los padrones urbanos y rurales, pero se debió ajustar a valores de mercado en base a datos de la Dirección General de Registro que contabiliza precios promedio de las transacciones de compraventa por barrios de Montevideo y para nueve ciudades del interior.

En el caso del valor de la tierra, se realizó el mismo procedimiento usando datos del Ministerio de Ganadería del valor de mercado de la hectárea por departamento. Así se llegó a la riqueza total inmobiliaria en Uruguay y se le aplicó una tasa de rendimiento del 5% en base a los registros de DGI.

El estudio también consideró los valores de tributos patrimoniales que pagan los uruguayos al fisco, aunque De Rosa señaló que “no pesan nada” en el monto total de renta neta. Quedaron por fuera del análisis de riqueza individual los bienes durables (automóviles, electrodomésticos, por ejemplo) y los ahorros previsionales por dificultades para acceder a la información, agregó. El investigador concluyó que el procedimiento de analizar la distribución de la riqueza en Uruguay en base al método de capitalización “resulta útil” teniendo en cuenta los resultados obtenidos. Como principal limitación del encare elegido, mencionó aparte del alto nivel de imputación que se debió realizar en especial para el cálculo de la renta inmobiliaria -que a nivel porcentual estuvo en línea con estudios similares hechos en otros países-, el hecho de que se capitalizaron los ingresos suponiendo que es idéntico para todos los individuos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)