GRAN BRETAÑA Y EL ALEJAMIENTO DE LA UE

Las razones tras el modesto impacto del Brexit en región

Mínimo vínculo financiero y comercial limita exposición con Reino Unido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dólares. Foto: Reuters

Acasi un mes del referéndum que decidió la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) —conocido como Brexit—, los efectos sobre los países emergentes (los latinoamericanos particularmente) han sido "contenidos" y bastante "limitados".

Así lo señala un informe del banco estadounidense JP Morgan y otro de la calificadora de riesgo Moodys a los que accedió El País.

En el caso de Uruguay, que prácticamente no recibió efectos —algo de volatilidad en el dólar los primeros días posteriores al referéndum— los riesgos a futuro vienen más por el canal financiero que por el comercial, si bien son acotados.

"Las consecuencias del Brexit en las economías emergentes hasta ahora se han contenido. Gran parte del impacto a corto plazo se espera que llegue a los mercados emergentes a través de los canales financieros. La apreciación del dólar ha sido relativamente moderada, y la volatilidad ha sido bien administrada por los bancos centrales con sólo un puñado teniendo que intervenir en los mercados de divisas", expresa el informe de JP Morgan.

"En general, la región de América Latina tiene limitados vínculos comerciales y financieros con el Reino Unido o la Unión Europea", indica por su parte Moodys.

"El crecimiento de la región es, en última instancia, influenciado por los resultados económicos de Estados Unidos y China, los socios comerciales más importantes. Sin embargo, la región sigue expuesta a la incertidumbre global, lo que significa que la volatilidad financiera relacionada con el Brexit sería el principal canal que tendría un impacto en Latinoamérica", añade.

En tanto, JP Morgan afirma que "para los exportadores de productos básicos (y la mayoría de los países latinoamericanos lo son), en general, el principal riesgo sería un nuevo descenso de los precios de las materias primas debido a reverberaciones fuertes en China".

La exposición comercial directa al Reino Unido o la Unión Europea es baja porque "los acuerdos comerciales preferenciales —por ejemplo, Tratados de Libre Comercio (TLC)— entre Latinoamérica y la UE son limitados", explica Moodys. "Si bien la incertidumbre relacionada con el Brexit podría enlentecer el ritmo de las negociaciones comerciales en curso —como por ejemplo la del Mercosur con la UE—, no consideramos que el Brexit haga fracasar las negociaciones en curso", agrega.

Junto con México y Ecuador, Uruguay es uno de los países emergentes menos expuesto comercialmente al Reino Unido. Apenas el 0,8% de las exportaciones uruguayas tienen como destino las islas británicas. En cuanto a la exposición comercial a la UE, está a mitad de tabla entre los emergentes, ya que 11,5% de las ventas al exterior de Uruguay van hacia ese destino. De todas maneras, es un porcentaje bajo, establece el informe de JP Morgan.

"Puesto que los sistemas bancarios de América Latina y los mercados financieros están menos integrados a nivel mundial que los de otras regiones, esta región está en general relativamente menos expuesta a la volatilidad del mercado mundial de capitales por dos razones", indica Moodys. Por un lado, los sistemas bancarios latinoamericanos "normalmente se basan en el rubro de captación de depósitos en lugar de financiarse a través de las fuentes de financiamiento al por mayor", y por otro, "la integración financiera global. Ya que en América Latina es inferior a los niveles de integración de otros grupos regionales y económicos, incluidas las economías avanzadas y los mercados emergentes de Asia", explica el reporte.

En tanto, "a pesar que la volatilidad del mercado aumentó significativamente después del Brexit, alcanzando niveles similares a los observados en otros grandes eventos del mercado en los últimos años, se observa que la volatilidad fue de corta duración y se calmó rápidamente", expresa Moodys.

"Las fluctuaciones de divisas relacionadas al Brexit, las tasas de interés globales más bajas y mayores spreads (diferencial de precios entre bonos de un país y Estados Unidos) podrían afectar la solvencia de Latinoamérica", añade. En ese sentido, las fluctuaciones de divisas por incertidumbres relacionadas con el Brexit precipitarían períodos de fuga de capitales en los próximos meses", indica Moodys. Pero, "como los principales bancos centrales (la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón) ahora son propensos a retrasar aumentos de las tasas, este entorno de tipos de interés más bajos podría ser marginalmente positivo para ciertos soberanos" (ver aparte), agrega.

Uruguay aprovechó la situación tranquila.

"El efecto del Brexit en el rendimiento de los bonos soberanos de algunos países de América Latina ha sido hasta ahora algo menos intenso, con rendimientos de los bonos a 10 años decrecientes en varios soberanos latinoamericanos", indica el informe de Moodys. A pesar de que la incertidumbre financiera puede llevar a un "vuelo hacia la calidad" de los inversores lo que "pone en peligro los flujos financieros" a la región, "el entorno de tasas de interés más bajas a nivel mundial significa que los inversores podrían verse obligados a ir por activos de mayor rendimiento en América Latina", explica.

En tanto, un comunicado de la calificadora de riesgo Standard & Poors, había afirmado semanas atrás que no esperaba "ningún impacto en las calificaciones de instituciones financieras de América Latina en los próximos 12 meses".

Uruguay aprovechó la avidez de los inversores por títulos de deuda países latinoamericanos la semana pasada con una emisión de deuda a nivel global. La reapertura el miércoles de los bonos globales en dólares con vencimiento en 2027 y 2050 permitió al gobierno obtener US$ 1.147 millones en mercados internacionales.

El primero se reabrió con un rendimiento de 3,52% anual y consiguió US$ 400 millones, mientras que el segundo brindó un retorno de 4,93% anual y recaudó US$ 747 millones.

"Nunca Uruguay pagó un rendimiento tan bajo", dijo el ministro de Economía, Danilo Astori.

El director de la Unidad de Deuda del Ministerio de Economía, Herman Kamil, dijo a El País que "las condiciones (del mercado) estaban muy bien para emitir porque las tasas de Estados Unidos estaban bajas y también porque el riesgo soberano en las últimas semanas había bajado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)