LA COSTUMBRE DE COMER AFUERA

Se resiente actividad en bares y restoranes

Propietarios advierten un marcado freno en el consumo y pérdida de rentabilidad; no avizoran cambios

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dueños sostienen que hubo una merma en los establecimientos. Foto: archivo El País

El freno del consumo se observa en varios sectores y llegó también a la gastronomía. Los propietarios de bares y restoranes señalan que actualmente atraviesan por un período de marcada baja de la actividad, donde la rentabilidad cae y las perspectivas de corto plazo no son buenas.

"El invierno es crudo, con mucha lluvia y eso también afecta la actividad", señalo a El País el vicepresidente del Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu), Daniel Fernández.

Esos elementos se suman a un freno del consumo de las familias, una disminución general de la actividad económica y una baja confianza de los consumidores. "Es muy notoria la caída en bares y restoranes, viene sucediendo desde abril; se ha detenido el consumo", añadió Fernández.

En el primer trimestre del año (último dato disponible) el Banco Central (BCU) indicó que se registró una caída de la demanda interna; una de las causas fue la disminución del gasto de consumo final.

Añadió que la disminución fue de 0,6% con respecto al mismo trimestre de 2015 debido a la caída registrada en el gasto de consumo final de los hogares.

Otro aspecto que también juega es el de los ingresos. El último dato brindado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) señaló que el poder de compra de los salarios creció en los 12 meses cerrados a mayo 0,77%, aunque la medición acumula cuatro caídas consecutivas. En 2015, el salario real cerró con un crecimiento de 0,39%, el menor valor para el promedio anual en los 13 años de aumento ininterrumpido que arrastra el índice.

Fernández expresó que la disminución de ese poder de compra también se observa en los bares y restoranes.

"Cuando se empeoran las cosas, cuando se termina la plata dulce, los primeros que sentimos la crisis somos nosotros", sostuvo.

El jerarca de Cambadu expresó que las perspectivas no son buenas. Señaló que los asociados a la gremial no han comentado sobre cierres de locales comerciales, pero la situación es compleja. "Hay muchos que están parados en la puerta de la salida, pero aferrados con uñas y dientes", dijo gráficamente Fernández.

También informó que muchos establecimientos comerciales están recurriendo a la rotación de personal. Envían algunos trabajadores al seguro de paro y cuando ellos retornan, otros empleados recorren el mismo camino.

La visión de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay (AHRU) se asemeja bastante a la de Cambadu.

El presidente de la gremial, Juan Martínez, dijo a El País que actualmente lo que funciona en los locales de venta son las promociones.

"Los clientes esperan promociones puntuales para consumir, inclusive en la gastronomía de alto nivel", expresó. En ese sentido, añadió que un menú ejecutivo o uno turístico son los elegidos por los comensales.

"Esperan que lleguen los precios más accesibles de una oferta que normalmente tiene mayor valor", indicó.

Martínez identificó dos problemas para los locales comerciales que apuestan al uso de las promociones. "Si se hacen promociones es porque, en realidad, hay un consumo más bajo en el local; por otro lado está el tema de los precios que son menores, entonces eso también complica los números", indicó.

El empresario agregó que los restoranes están perdiendo rentabilidad a nivel general.

"Hay que bajar los precios para atraer clientes a pesar de tener un buen nivel de calidad de servicios. Con eso se gana en cantidad de gente que ingresa al local, pero se pierde rentabilidad", sostuvo.

Un público habitual de los bares y restoranes es el turístico. "Este mes anduvo bastante bien por la llegada de turistas por las vacaciones de julio. Anduvo mal el mes pasado porque hubo una baja en la hotelería y eso repercutió también en los restoranes que dependen de ella", señaló Martínez.

Sobre el público local señaló que en este momento es de "moverse poco" y básicamente a la espera de las promociones mencionadas. "Se nota que la situación del país no es la misma que antes y las perspectivas para el corto plazo no son optimistas", dijo el empresario.

Añadió que los consumidores están teniendo un importante control de sus gastos, algo que resultará en una mayor retracción del consumo.

En una última encuesta de actividad divulgada por la Cámara de Comercio correspondiente al primer trimestre se indicó que el comienzo de 2016 mostró un nuevo retroceso en la actividad comercial, profundizándose de esa forma el escenario negativo que atraviesa el sector.

Sostuvo que la caída en los niveles de ventas en términos reales que se venía observando en algunos sectores en particular, se generalizó al resto de los rubros de comercio y servicios.

El documento de la gremial expresó que "frente a este escenario complejo, los empresarios esperan para los próximos trimestres del año un crecimiento nulo o incluso en algunos casos la profundización de los niveles de caída actuales, tanto como resultado de las dificultades económicas a nivel local como a nivel regional y extrarregional".

Añadió que el consumo tanto del sector público como del sector privado evidenció "importantes trayectorias de desaceleración en los últimos trimestres, por lo cual tampoco serán en el futuro cercano impulsores del crecimiento económico del país, como sí lo fueron en períodos anteriores".

Sobre el rubro donde se incluyen los restoranes expresó que ya se venía observando una contracción de 2% en el cuarto trimestre del año pasado, lo que determinó que el 2015 cerrara con una caída de la actividad de 2,5% respecto a 2014.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)