MARítimas 

Río Uruguay: canales a más profundidad

Plan de dragados binacional permitirá aumentar calado de las naves a los puertos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Plan de dragado binacional.

En el orden de las prioridades, el Uruguay está llevando adelante con fuerza y claridad de objetivos, una política de dragados que nos parece pretende coadyuvar al plan de expansión portuaria que aspira a una mayor y mas atractiva insercion marítima internacional, que incluye el canal de navegación de entrada al puerto a una profundidad de 12.60 metros que no la tiene Argentina, el canal binacional Martín Garcia, y el dragado del Río Uruguay incluido Concepción del Uruguay en un esfuerzo conjunto entre ambos países a través de la CARU. Y muy pronto es propósito de la ANP llevar el frente del Muelle C en la Dársena II a cerca de los 13 metros de profundidad apenas se produzca la construcción de la prolongación de este muelle (180 metros) cuyo comienzo de trabajos es cosa de algunas semanas más. Sin duda los dragados son costosos, pero diríase que es inversión con largueza redituable.

Los puertos son organismos vivientes, dinámicos en constante crecimiento, empujados por el desarrollo del comercio internacional pero también por el avance de la tecnología de la industria marítima que parece no tener límites en su ingenio creativo y no solamente nos referimos al tamaño de los barcos, sino también al otro elemento que fue el contenedor y trajo la gran revolución. El reclamo viene entonces de los barcos y de los contenedores, que piden más muelles, remolcadores más potentes, areas operativas mas amplias, mas energía, más y mejores grúas, y multitud de equipos auxiliares porque también con ellos se contribuye a ganar la batalla contra el tiempo que cuenta y mucho. La escala de los barcos en puertos ahora se mide en horas. Y nada de este prototipo de tecnología podría manejarse con solvencia si no se contara con recursos humanos profesionalmente pareparados para el siglo que vivimos.



DRAGADOS. Pero aquí la cuarta pata de todo este esquema que hemos descripto, en importancia capital, que es el mensaje que deseamos dejar, es nada menos que los dragados de canales de acceso a los puertos y frente a los muelles, es la llave de los puertos que se llaman exitosos. Sin dragados no hay barcos, no hay negocios y peor aun provocamos el alejamiento de las líneas navieras. Esta ha sido una batalla que parece no tener fin porque no solo hay que volcar fuertes sumas de dinero en construirlos sino en lo que frecuentemente se olvida y es su mantenimiento permanente, constante y especialmente después de las catástrofes climáticas. Digamos entonces que aquellas son obras portuarias que responden a planes circunstanciales, pero los dragados forman parte de una política sostenida que no admite postergaciones, tiene que estar en la agenda de cada autoridad portuaria. El Uruguay parece haber entendido el asunto desde la época de la construcción del puerto que, según estimaciones de aquel entonces, debió dragar el equivalente en materia de barro extraido al volumen total del Cerro de Montevideo. Mas aun, nosotros estamos en el tema de los dragados desde 1905, gracias a la propuesta de los ingenieros Kummers y el argentino Ing. Luis A. Huergo, que aconsejó e influyó en llevar la profundidad del puerto y su canal de 7 metros que era el proyecto original, a 10 metros al cero y eso si fue una genialidad para aquellos años.



RíO URUGUAY. Como dijimos al comienzo, ahora estamos trabajando coinjuntamente con Argentina para recuperar las vías navegables de nuestro comun río Uruguay, que sin esclusas por su inmensidad, continúa siendo a través de los tiempos una gran esperanza no bien aprovechada y con un enorme potencial y por lo menos con cinco puertos de ultramar. Asi que como nos informa el Capitan Gastón Silberman estamos al rescate del río Uruguay y ya se han dado algunos pasos valiosos en esa línea de trabajo.

“Abiertos los sobres económicos de la licitación realizada semanas pasadas para dragar el paso Casas Blancas y el Paso Monteña hemos constatado que el mejor precio lo ofreció la empresa licitante Jan de Nul, así que estamos estudiando en la CARU sus detalles técnicos y económicos para llegar finalmente a la firma del contrato previo el plan ejecutivo de la empresa. Paso Montaña, está en el medio del río, entre Fray Bentos y poco antes de llegar a Concepción del Uruguay. De Concepción a Paysandú hay 24 kilómetros, están los dos Pasos de Almirón, Almirón Grande y Almirón Chico, pero este último se puede obviar porque hay un canal argentino que se acomoda mejor y es el Urquiza que pasa por el oeste de la isla. Pero digamos que ambos canales A-Chico y A-Grande quedan anegados de barro con harto frecuencia. Así que la navegación ahora se pasa por Almirón Grande y por el Urquiza. Bueno, ahora estamos estudiando adjudicar los trabajos de dragado de Paso Monteña y Casas Blancas a la empresa ganadora y esto va a tomar algunos días más. Vamos a profundizar el canal que lleva al puerto de Concepción del Uruguay a 25 pies más dos pies de dragado tecnico con lo cual le abriremos a ese puerto enormes posibilidades de expansion operativa y el desarrollo de una vastísima región argentina que podrá contar con una puerta de salida para sus productos. En cuanto al canal Casa Blanca, solo faltan dragar unos 3 kilómetros (son fondos duros) con un ancho de solera de unos 80 metros y aquí iremos a 19 pies de profundidad mas dos pies de revancha”. Según comentarios de Silberman, esto permitiría duplicar la capacidad de carga del portacontenedores uruguayos “Provincias Unidas” que ahora está limitada a 15 pies por el Almirón. Todos sabemos desde siempre que Casa Blanca tiene fondos duros que solo con draga especial podrán quitarse y hecho esto daremos un gran paso a favor de Paysandú lo que dará para imaginar nuevos proyectos. Trascendió que el licitante ganador estableció para esta operación específica de Paso Montaña y Casas Blancas la suma de 12 millones de dólares.

Volviendo al río Uruguay, que lo hemos navegado la primera vez en la hermosa motonave “Ciudad del Salto”, siempre lo vemos inmenso, enorme, una especie de Mar Mediterráneo sobre todo en algunas partes porque además lo comparamos con el Danubio que también lo hemos navegado en parte por Rumania. Años pasados, el infortunado Capitan Hugo Ariel Baños nos recordaba que para llegar a los puertos de Bremen y Hamburgo había que navegar dos o tres y hasta cuatro horas por los ríos Wesser y Elba, que comparados con nuestro río Uruguay, son simples arroyitos que solo subsisten como vías de navegación a fuerza de dragados diarios. Y eso fue adelantarse, no 10 años, como se acostumbraba en materia portuaria, sino 100 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)