En bienes y servicios, analistas creen que es un elemento de preocupación

Saldo de balanza comercial completa 9 años de déficit

La balanza comercial de bienes y servicios de Uruguay lleva nueve años consecutivos con saldo negativo. En un período relevado de 18 años solamente en tres tuvo resultado positivo y en los últimos cinco la brecha entre las importaciones y las exportaciones se profundizó.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

Un informe elaborado por el Departamento de Estudios Económicos de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios expresó que Uruguay a lo largo de su historia ha vivido diferentes etapas en relación a su política de inserción internacional y necesariamente las empresas debieron adaptarse a esas realidades cambiantes y actuar en consecuencia.

De todas formas, en la actualidad parece existir cierto consenso respecto a la contribución fundamental e imprescindible que genera un comercio exterior vigoroso y creciente al desarrollo económico del país.

La gremial sostuvo que bajo esa premisa y la condición de país pequeño, la participación de las importaciones como las exportaciones es fundamental en el desarrollo de la economía uruguaya.

El informe expresó que el saldo de la balanza comercial de bienes y servicios de Uruguay ha sido, históricamente, deficitario, con la excepción del período comprendido entre 2003 a 2005. Para la afirmación, el estudio comparó los resultados de las exportaciones e importaciones desde 1997 hasta 2014. Y en esa comparación, observó que la balanza tiene saldo negativo consecutivo desde 2006. Además, desde 2010 ese saldo negativo se profundiza (ver gráfico).

El estudio explicó que, sin embargo, al desagregar la información discriminando el comportamiento de bienes y servicios por separado se observó que el saldo de la balanza comercial de bienes es el responsable del resultado global negativo, mientras que en todo el período considerado por el estudio las exportaciones de servicios superaron las importaciones.

"Pese a que el desarrollo de los servicios en la matriz productiva del país ha jugado un rol fundamental, ello no ha sido suficiente para lograr un saldo superavitario de balanza comercial global", sostuvo el informe.

Según datos del Instituto Uruguay XXI, Uruguay cerró el 2014 con exportaciones de bienes por US$ 9.178 millones, mientras que las importaciones fueron por US$ 9.632 millones, con un saldo negativo de US$ 454 millones.

El informe de la Cámara de Comercio señaló que el hecho de que el saldo del intercambio comercial de bienes en el exterior sea negativo responde a la notoria diferencia que existe entre el valor agregado de los productos de exportación e importación uruguayos, a favor de los segundos.

Por eso, si bien las exportaciones superaron los US$ 9.000 millones, los egresos por concepto de importaciones bienes fueron aún mayores, siendo éste el comportamiento habitual de los componentes de la balanza comercial, añadió.

El economista de CPA/Ferrere, Alfonso Capurro, dijo a El País que el saldo externo es un elemento de preocupación, pero estimó que este año mejorará en parte, aunque igualmente continuará con déficit.

Señaló que "parte del agujero comercial se explica por grandes importaciones de bienes", como las de maquinaria para la pastera Montes del Plata o los equipos aerogeneradores (molinos de viento) para la producción de energía eólica.

Productos.

Capurro expresó que con la puesta en marcha de la planta de Montes del Plata y el aumento productivo autorizado a UPM se verificará este año un aumento sustantivo en las exportaciones de celulosa.

"La celulosa va a ayudar a disimular shocks del exterior", dijo el economista. Se espera que este producto sume US$ 1.000 millones a las exportaciones totales de 2015.

Además hay otros efectos que se observarán en el desempeño del saldo comercial del país en el año. Por un lado, uno positivo a partir de la caída del precio del crudo que se hará sentir en las importaciones.

Pero, ese impacto positivo se compensará con uno negativo a raíz de menores precios de commodities principales que exporta Uruguay como la soja o los lácteos.

El documento de la Cámara de Comercio manifestó que al momento de analizar las perspectivas sobre las exportaciones es importante tener en cuenta aspectos como la situación económica de los destinos de venta, variaciones en los precios o cierre o aperturas de mercado.

Expresó que la situación económica de Rusia es un factor coyuntural que podría incidir en el sector exportador, dado que se trata de un importante consumidor de productos uruguayos, fundamentalmente de carne y lácteos.

Indicó como otro elemento a tener en cuenta es, precisamente, la caída del precio de la soja. "La soja es el bien que genera mayor preocupación, dado que se trata del producto más importante en términos de ingresos", dijo el estudio.

"Pese a ello, aún son optimistas las expectativas en lo que refiere a las exportaciones de estos dos productos para este año", sostuvo.

Durante 2014, la soja tuvo la mayor participación en las exportaciones totales del país con 17,7%, seguido por la carne vacuna con 16%, los productos lácteos con 9% y la madera y productos de madera con 7.8%.

Deberes para el nuevo gobierno

El documento empresarial expresó que el nuevo gobierno no solo deberá enfocarse en trabajar en la competitividad de la economía desde un punto de vista sistémico, sino también sobre los aspectos de la microeconomía que, en definitiva, son los que determinan las decisiones de producción e inversión del sector privado. "El objetivo de la política comercial de Uruguay debe estar enfocado en el mundo y no solo en la región", señaló. "Los productos uruguayos deber ser competitivos a nivel mundial y de esta forma evitar sustituir las deficiencias de la economía local por las deficiencias de los vecinos de la región, buscando recuperar e incorporar nuevos mercados que presenten dinamismo y mayor estabilidad que los socios regionales actuales", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)