El sindicato hará paros también en obras del gasoducto

Sunca extiende el conflicto en la regasificadora

El conflicto que afecta a la obra civil de la planta regasificadora de Puntas de Sayago se agudiza con el paso de las horas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se esperaba que la regasificdora estuviera operativa a mitad de año. Foto: Gas Sayago

Ayer, una asamblea del Sunca realizada en la obra del gasoducto decidió que a partir de hoy se realicen paros perlados también en esta parte del proyecto, según dijo a El País el dirigente del sindicato de la construcción Richard Ferreira.

Esta medida se suma al pa-ro que desde hace nueve días tiene detenidas las actividades en la zona del muelle y las escolleras.

La nueva resolución adoptada por el Sunca responde a la negativa de la empresa constructora brasileña OAS de retomar a 150 trabajadores que fueron enviados al seguro de paro la semana pasada.

Si bien el Ministerio de Trabajo se comprometió a convocar a una nueva reunión tripartita en las próximas horas, el sindicato entiende que la solución "debe ser inmediata". Hasta ahora OAS no ha dado señales de estar dispuesta a revocar esa decisión, según el sindicato.

Las diferencias técnicas que se generaron entre OAS y el consorcio GNLS, sumado ahora al paro del Sunca han retrasado aun más los trabajos en la obra civil y ya se da por descontado que no se llegará a la fecha prevista de preinicio fijada para julio.

El panorama es distinto en el gasoducto porque hasta ahora marcha de acuerdo a lo previsto en el calendario de obra. Esta parte se rige por otro contrato entre OAS y Gas Sayago.

El conflicto en el proyecto de la regasificadora transcurre también en medio de negociaciones entre la empresa GNLS y una constructora de origen chileno que podría hacerse cargo de toda o parte de la obra civil en caso que OAS no pueda cumplir los compromisos asumidos por contrato.

La semana pasada, fuentes al tanto de las negociaciones adelantaron a El País que la constructora chilena corre con ventaja, aunque también han habido sondeos con otras dos firmas: una de origen belga y otra holandesa.

Cada día que pasa con las obras detenidas son un problema para GNLS tomando en cuenta las multas previstas en el contrato. La multa por cada día de atraso en el preinicio de la obra —previsto para julio— es de US$ 474.969,86.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)