Optimismo de que gobierno suavice rispideses entre operadores portuarios

Tiempo de Terminales competitivas

Lo menos conveniente para un puerto de servicios como Montevideo que se precia de su prestigio regional e internacional es la confrontación de empresas operadoras adentro del propio sistema y peor aun la profusa divulgación de sus pleitos, porque no es el tema central sino un asunto de entrecasa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Crece cantidad de mercancía paraguaya que llega a Uruguay; luego es embarcada.

Esto debió haber sido analizado y entendido hace años cuando surgió el problema en su planteó más superficial, si se iba o no a la instalación de una grúa portainer en los muellles 8 y 9 del puerto que para tal fin habían sido reforzados a gran costo. Con esta decisión más que valiente, ejecutiva y correcta, se habría avanzado bastante y se habria evitado esta lucha esteril de empresas en donde el que pierde siempre es el puerto de Montevideo, así que debio haberse concesionado a nuestro gusto aquel Muelle con la instalación de esa grúa cuando TCP hubiera llegado a manejar los 250 mil teus que fue poquitos años más tarde y punto.

Aún estamos a tiempo de hacerlo. En un hospital los intereses fundamentales son los enfermos y no los conflictos de los médicos y sus enfermeros. En los puertos la entrega principal es a la carga y servicios a los usuarios, incluidos los transportistas, objetivos que no deben perderse de vista en la identificación de los valores en juego.

Así que los enemigos no están adentro del sistema sino afuera, pero tampoco dejaremos que los de adentro nos manipulen con amenazas, como se hizo años pasados. Terminenos entonces con estas confrontaciones que dañan nuestra imagen portuaria y por fin vayamos a las soluciones, objetivas, reales, despues de tantos años de indecisiones, por miedos que no los tuvimos cuando debimos enfrentar la demanda argentina ante La Haya o los pleitos del Tabaco.

Por lo demás las confrontaciones internas privadas no son motores innovadores sino perdida de vision global, no habría que ocuparse de ellas sino para tomar decisiones ejecutivas en lugar de hacerse cómplice de fallas del propio Estado.

El ideal es que el puerto de Montevideo disponga de terminales operadoras en competencia entregando servicios en igualdad de ventajas competitivas ¿y por qué no vamos a desear que compitan entre ellas? Insistimos, no es la quinta esencia de las decisiones burocráticas, sino asumir el tema y voluntad de resolver un viejo problema pendiente.

No solo porque es un llamador persuasivo y prioritario tener la casa en paz, sino un enorme atractivo para todo el mundo naviero de allá y de acá cerca. Reduce los costos de mantenimiento que es el gran problema. Conceptuamos que sería un buen mensaje para comenzar el año 2015 con Montevideo, el puerto más profundo del Río de la Plata con lo cual no solo estamos soñando el futuro, sino cumpliendo con nuestra historia: Montevideo se fundó como puerto profundo del Río de la Plata y a eso nos remitimos.

Lo que está en juego es grúas portainers y ventanas de atraque en muelles públicos. que preferimos las grúas las adquieran los empresarios, para continuar sosteniendo sus ritmos de produccion y cadena de trabajo. El puerto, debe ofrecer a los barcos una buena y adecuada infraestructura, eficiencia, calidad de servicios, confiabilidad y opción de operadores a las líneas navieras para que elijan la más conveniente.

Los puertos deben ser modernos, eficientes y competitivos, es de suyo entonces que sean dirigidos por ejecutivos capaces y sabios en tomar decisiones que afirmen ese concepto, desoyendo eventuales confrontaciones.

Ahora es el tiempo de negociar y evitar en nuestro puerto un clima ríspido y de enfrentamientos entre empresas que en definitiva, unos y otros trabajan por el bien del puerto de Montevideo, que duda cabe y no fomentar antagonismos que contribuyen a deteriorar lo que deben ser ámbitos de competencia. Es eso, en el puerto no debe existir lucha de empresas sino competencia y es obligacion de la autoridad, crear un clima de comunidad portuaria bien avenido y de oportunidades iguales para todos.

Ya han pasado más de 14 años de la concesion de la Terminal a TCP (diciembre 2001) que en buena ley pagó 17.1 millones de dólares en remate público e invirtió una cifra cercana a los 150 millones de dólares haciendo de esta terminal la más estratégica y privilegiada de Montevideo por su ubicación en la boca de entrada al puerto y no la habrá nunca mejor ubicada ni acá ni en Buenos Aires; el barco entra al puerto y a los 10 minutos ya esta operando.

En cuanto al famoso Plan Maestro que en algún momento fue utilizado como instrumento defensivo o protector, este dejó de existir ya, su límite de vigencia es hasta el 2015. O sea en ningún lado está escrito que el puerto de Montevideo, nunca más, no pueda en sus muelles públicos instalar una grúa de pórtico. Nos preguntamos entonces, hasta dónde vamos a estirar tanta perplejidad que va contra la realidad.

Estamos faltando a la Ley de Puertos que expresamente establece promover el ejercicio de la libertad de elección de los consumidores y evitar la formación de monopolios.(Art. 13). La Ley de Puertos, aun en sus 23 años, es sabía hasta en el artículo primero que dice “Los puertos, la Administración portuaria, deberá funcionar las 24 horas del días los 365 días del año lo cual todo eso propende al desarrollo del país” .

Así que para atraer barcos y aún la carga que perdimos, el puerto debe ofrecer, apubullar, con alternativas productivas y competitivas, no perder un cliente por falta de sus opciones. Esta es una historia que conocemos en sus mínimos detalles, desde el mismo día del remate de 17.1 millones de dólares en la Bolsa de Valores que pagó TCP, un frío día de junio de 2001, aspiramos con el nuevo gobierno, cambios que permitan alcanzar un nuevo tiempo portuario más propicio, que como hemos dicho más de una vez, Montevideo no está terminado. En esta línea de trabajo deseamos lo mejor al nuevo gobierno.

Datos portuarios sobre terminales

- En realidad habría que decir que el primer barco contenerizado que llegó al Puerto de Montevideo fue el alemán “Monte Sarmiento” de Hamburg-Sud, en junio de 1980 de 531 teus y 162 metros de eslora y 24 metros de manga y se trabajo con las grúas del barco.

- El 7 de diciembre de 1985 el barco “Capella” de Montemar trajo a Montevideo la primera grúa tipo gantry crane, española, para manejar contenedores totalmente desarmada y se descargó en el Muelle de Escala, aun sin terminar el piso. En mayo de 1986 se entregó oficialmente al nuevo directorio de la ANP En el primer año de pruebas y experiencias la flamante grúa llegó a manejar unos 23 mil contenedores mayoritariamente de 20 pies.

- En el 2005 el puerto de Montevideo ya estaba manejando 250 mil teus.

- Exactamente el viernes 15 de diciembre del 2006 así lo confirman las estadísticas, el Puerto de Montevideo llegó a la cifra de los 500 mil teus u En mayo del 2007 se inauguraron el comienzo de los trabajos de construcción del nuevo muelle de 350 mts de TCP, que quedó pronto el 12 de octubre de 2009

- A fines del 2010 se prepara un pliego para un llamado a licitación por otra Terminal Operadora, pero al parecer las condiciones no son atractivas y fracasa pese a que se había anunciado el interés de 8 empresas internacionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)