marítimas

TGM completará barcos en Montevideo

Avanzadas instalaciones y 13 metros de agua llenarán los barcos panamax y postpanamax.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Montevideo

Después de la construcción del Muelle C, el siguiente proyecto portuario en ejecución más importante dentro del Puerto de Montevideo es la conocida terminal granera Obrinel (desde ahora Terminal TGM), cuyas obras están avanzando rápidamente con una inauguración prevista hacia fines de este año. Su presencia y funcionamiento en el puerto no pasará desapercibida. Por el contrario, destellará como corresponde a una terminal de granos que ha incorporado la última tecnología disponible en el mundo. En primer lugar, porque abrirá para Montevideo un nuevo y atractivo horizonte de venta de servicios y logística de destacable importancia. Pero no menos importante, será, por todas las expectativas esperadas, un foco de interés para armadores y cargadores puesto que permitirá completar bodegas de los barcos panamax y pospanamax con una entrega por hora de 1.200 toneladas. Y esto a todas luces convierte a Montevideo en un foco de operaciones bien afortunado, por cierto, dentro del Río de la Plata (Hidrovía), con aguas a 13 metros de profundidad, costos operativos bien reducidos y a cuatro horas de navegación del Atlántico.

Para conocer detalles de la Terminal Granelera de Montevideo entrevistamos a Guillermo Jacob, presidente de Christophersen S.A., empresa promotora y accionista del proyecto.

Jacob.

“El proyecto originariamente estaba pensado para chips de madera, pero luego lo extendimos también, y principalmente, para granos del Uruguay y la región”.

Nuestra terminal tiene una capacidad operativa que llega a los dos millones de toneladas anuales, de manera que de momento podemos manejar holgadamente la demanda uruguaya. Tenemos capacidad para recibir hasta 1.200 toneladas por hora de grano por camiones y estamos en la última etapa de estudio y ejecución del enlace con el ferrocarril que viene de Rivera, para lo cual estamos conversando con los ejecutivos de AFE sus detalles. Somos muy optimistas en cuanto a este enlace ferroviario que no es una obra de gran costo, por el contrario, se trata tan solo de instalar dispositivos que permitan un cruce aéreo de la rambla portuaria con una cinta transportadora de última generación hasta nuestra área operativa. Nuestro puesto de atraque permite recepcionar un barco postpanamax de hasta 250 metros de eslora y hasta 80.000 toneladas DWT, y amarrarlo a tres dolphins sobre los que se han instalado tres cargadores de última generación que permitirán cargar el buque hasta su máxima capacidad sin necesidad de desplazarlo durante la operación de carga”.

Infraestructura.

Lindando con el llamado ‘acceso norte’ de la ANP está nuestra terminal operativa, con un área de 9 hectáreas que en forma de rectángulo se lanza a las aguas de la bahía, y desde allí estamos instalando la cinta transportadora para llegar con los granos a las bodegas del barco en un recorrido de unos 300 metros. Ya hemos finalizado la instalación de los silos que se ecuentran listos para recibir mercadería. La capacidad es de 120.000 toneladas equivalente a la de dos barcos de graneleros. Los camiones llegarán hasta su base, donde se decargarán con sistemas automatizados”.
La importancia de nuestro emprendimiento es que podremos manejar gran parte de la producción granelera uruguaya, pero el imán de nuestra operativa es que tenemos profundidad de agua suficiente para completar las bodegas de los barcos panamax y postpanamax, o sea que no habrá para esos barcos más escalas sino que saldrá de Montevideo directo a destino con notable reducción de costos y tiempos, y esto es una apuesta a favor de los actores implicados”.

Nuestras instalaciones también están preparadas para manejar ciertos tipos de arroz, y de hecho tenemos previsto que el primer barco que operemos será uno con arroz”.

De Paraguay.

Jacob, con una extendida actividad marítimo-portuaria en Argentina y Uruguay, no oculta su entusiasmo por la terminal granera cuya gama de servicios podría ampliarse a las producciones del Paraguay, Bolivia y Argentina, e incluso al Mato Grosso do Sul. “El hecho de que contemos con profundidad de aguas a 13 metros nos coloca como una terminal de completamiento, es decir una estación de top-off, y en esa línea de pensamiento vemos como muy posible, repetimos, atraer granos desde Paraguay y Argentina y aún apoyar a Nueva Palmira. Este ofrecimiento debe verse como una contribución a los esfuerzos y capacidades de aquel puerto con 10,60 metros de profundidad si sale por el Mitre, o un Martín García a 32 pies”.

Por ejemplo, un panamax que allá cargue 40 mil toneladas podría venir a Montevideo y completar su capacidad con otras 20 mil toneladas con costos operativos por debajo de los habituales en la región, pero estamos preparados para cargar barcos de hasta 80 mil toneladas”. Y agrega: “nuestra terminal dispone de un muelle fluvial apto para recibir barcazas y transbordar la carga a los barcos de ultramar. Nosotros hemos desarrollado en el Puerto de Montevideo un proyecto de más de 100 millones de dólares, aportados mayoritariamente por capitales privados y lo hemos hecho con la convicción de que trabajaremos apoyados, como ha sido hasta ahora, por las autoridades del área comprometidos en mantener un puerto eficiente, serio, prestigioso, pero que básicamente cuenta con aguas profundas y costos operativos razonables, además de su condición de puerto libre. Con acento positivo y optimismo estamos apostando a Montevideo, y nos vemos como actores operativos altamente eficientes, orgullosos de poner a disposición de los productores agrícolas una herramienta como ésta, comparable a las mejores del mundo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)