CAMBIO DE CONDUCCIÓN EN TIENDA INGLESA

Tienda Inglesa: Goldman Sachs es el mayor accionista

El banco de inversión y otros accionistas toman hoy el mando del negocio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cadena se vende pero mantiene empleados. Foto: Ariel Colmegna

Uno de los mayores bancos de inversión del mundo, Goldman Sachs es desde hoy el accionista mayoritario de Tienda Inglesa. Ayer, en las carteleras de los distintos locales del supermercado se colgó un comunicado firmado por Robin Henderson —hasta ayer accionista principal de Henderson y Compañía S.A. —donde se oficializó el cierre de la operación de venta de la cadena, tal como había adelantado El País el pasado domingo.

El negocio se concretó por unos US$ 120 millones, dijeron a El País fuentes cercanas a la operación.

En la carta, Henderson transmitió su agrado en comunicar que "finalmente hemos cerrado el acuerdo para incorporar a un grupo de inversores uruguayos y americanos en la gestión de Tienda Inglesa, con quienes seguiré trabajando desde el directorio (de Tienda Inglesa".

Añadió que "se trata de un grupo de inversores integrado por empresarios uruguayos con un profundo conocimiento del mercado y de inversores globales, incluidos el banco de inversiones Goldman Sachs y Klaff Realty con larga trayectoria en el sector de retail".

Según confirmó El País, Goldman Sachs fue el inversionista mayoritario de la operación de compra de Tienda Inglesa. El otro grupo internacional —Klaff Realty— también es estadounidense.

El grupo de empresarios uruguayos está liderado por Gonzalo Najul, Fabián Bellon y Nicolás Tobler.

El viernes 23 de septiembre Henderson había firmado el traspaso de sus acciones y hasta el viernes pasado se fueron completando las diferentes etapas para el cierre de la operación.

Ese día se procedió a la firma de todos los documentos correspondientes y este miércoles se implementaron los pagos a los anteriores accionistas.

Por tanto, a partir de hoy Tienda Inglesa está en otras manos y Robin Henderson queda como una especie de gerente-consultor.

Goldman Sachs tiene su sede en Nueva York y se dedica a áreas de negocios como la banca de inversión, servicios para clientes institucionales, préstamos y gestión de inversiones. El banco realiza operaciones en 30 países, donde se incluyen algunos de la región. En Uruguay, el banco de inversión es representado por el estudio jurídico Guyer & Regules.

Por su parte, el grupo Klaff Realty tiene experiencia en el sector. En 2013 compró varias cadenas de supermercados —incluyendo Jewel-Osco, la más grande de Chicago— por US$ 3.300 millones. En 2006 había adquirido la cadena Albertsons por US$ 17.000 millones.

En la carta dada a conocer ayer, Henderson informó que los nuevos accionistas "seguirán confiando como hasta ahora en nuestro equipo de gerentes y en nuestro personal para gestionar la empresa y continuar dando el mejor servicio a los clientes".

Indicó que "elegimos a este grupo porque tenemos la misma visión acerca del papel fundamental que toda nuestra gente ha tenido en construir la posición en el mercado que hemos alcanzado y en ese rumbo seguiremos caminando".

La carta del empresario también fue reproducida en la cuenta de Facebook "Historias a la inglesa" que pertenece a un grupo de trabajadores del supermercado. En los comentarios que figuraban en la cuenta resaltaba la de una trabajadora que no dudó en escribir sobre Henderson: "Un ejemplo de líder excelente, él y el maestro Tabárez (director técnico de la selección uruguaya de fútbol) deberían ser eternos!".

Por su parte, la carta firmada por Henderson fue la única comunicación oficial sobre la venta del supermercado que tuvo el sindicato de trabajadores de la cadena.

El dirigente de Tienda Inglesa (y también de Fuecys), Washington Beduchaud indicó a El País que los trabajadores esperan concretar una reunión con el nuevo directorio del supermercado.

Hasta el momento solo hubo contactos informales de dirigentes con algunos cargos gerenciales de Tienda Inglesa.

Beduchaud señaló que más allá de algunos comentarios sobre el mantenimiento de todos los puestos de trabajo, para el sindicato es fundamental tener interlocutores en la nueva conducción de Tienda Inglesa.

El 20 de mayo se firmó un acuerdo bipartito entre el directorio de la empresa y el sindicato en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra) por el que se comprometía la estabilidad laboral y una serie de beneficios que recibían los empleados y no figuraban por escrito.

Entre los beneficios que tienen están la entrega de cuatro boletos a las cajeras por cada día efectivamente trabajado, pagar por siete horas de seis trabajadas a quienes están en período de lactancia, cobro del salario mensual el último día de ese mes (en vez de los primeros días del mes siguiente como ocurre habitualmente), vales y compensaciones especiales para trabajadores por estar en cámaras de frío.

Ayer, Henderson escribió que "Tienda Inglesa tiene el mejor equipo. Tengo la certeza que lo mejor aún está por venir si seguimos honrando el compromiso con el trabajo y el cliente. Un camino que seguiré acompañando como parte del nuevo equipo de gestión".

Dinamizar el crecimiento.

En la carta, Henderson explicó que su participación en el nuevo directorio de Tienda Inglesa tendrá como cometido "dinamizar" el crecimiento de la cadena de supermercados. Los últimos cuatro balances de la empresa cerraron con pérdidas, si bien hubo crecimiento en las ventas. Por ese motivo, algunos bancos de plaza tienen calificada a la compañía como categoría 3 (deudores con capacidad de pago comprometida). "Ésta es la mínima calificación que pueden tener los deudores con pérdidas significativas en los últimos tres años", indica la página web del Banco Central (BCU). A fines de julio, las deudas en dólares y pesos de Tienda Inglesa con los bancos alcanzaban los US$ 19,4 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)