vea las gráficas

Los "tres deberes" de Uruguay para mejorar la competitividad

Uruguay tiene tres deberes para realizar si quiere "pegar un salto" hacia "el desarrollo" y a la vez tiene prendidas "luces amarillas" sobre las que debe actuar.

Eso es lo que entiende Bruno Gili (socio de la consultora CPA Ferrere y catedrático de la Universidad ORT) quien junto a Isidoro Hodara (también catedrático de la ORT) elaboraron el capítulo uruguayo del Reporte de Competitividad Global 2015-2016 que realiza el Foro Económico Mundial.

En este reporte, Uruguay avanzó siete puestos respecto al de 2014-2015 y se ubicó en el lugar 73 a nivel mundial (entre 140 países relevados). En América Latina, el país se posicionó 7° por detrás de Chile (35º en el mundo), Panamá (50°), Costa Rica (52°), México (57°), Colombia (61º) y Perú (69º).


Si no puede ver las gráficas haga click aquí

Las economías son evaluadas de acuerdo a 12 pilares y se las puntúa de 1 a 7 (cuanto más alto mejor), en el caso de Uruguay el puntaje fue de 4,09 y en la medición anterior era de 4,04 unidades. El indicador se elabora combinando encuestas a empresarios —en Uruguay se encuestaron para esta edición 88 empresarios— sobre percepciones de diferentes aspectos y además se utilizan datos (como por ejemplo, expectativa de vida al nacer, inflación, entre otros).


Si no puede ver la gráfica haga click aquí

A su vez, clasifica a los países según su etapa de desarrollo (identifica tres), determinada en base al Producto Interno Bruto (PIB) per cápita. El Índice pondera a cada país en función de la etapa en la que se encuentre. Uruguay está en transición de la etapa 2 (emergente) a la 3 (desarrollado). Por eso los países tienen distintos desafíos en busca de mejorar su competitividad.

El Foro Económico Mundial define que "la mejora de la competitividad es un proceso a menudo prolongado y compleja que exige evaluaciones difíciles sobre relaciones costo-beneficio" y "una cuidadosa consideración de la secuenciación de las reformas".

"Dirigir el rumbo hacia una mayor competitividad requiere de vigilancia y compromiso de todos los interesados, para lo cual el informe sirve como guía y seguimiento", añade.

Deberes y "amarillas".

El consultor Bruno Gili dijo a El País que "Uruguay tendría que tener una agenda para evaluar cómo ser más sofisticado (en sus negocios), innovar más y abrir mercados". Esos serían los tres deberes para "pegar un salto", indicó.

Eso también tiene que ver con las "luces amarillas" sobre las que hay que actuar.

En ese sentido es relevante cómo están en el ranking los países a los que Uruguay exporta bienes. Casi todos se ubican en los 60 primeros, como ser Estados Unidos (3°), China (28°), Rusia (45°) y México (57°) entre otros. Otros tres, que son relevantes porque implican el 21,2% de las exportaciones en lo que va de 2015, son Argentina, Brasil y Venezuela.

Estos últimos "es cómo tener un cliente al que no le va muy bien, porque son mercados que están muy mal competitivamente", sentenció Gili. Brasil se ubica 75°, Argentina 106° y Venezuela 132°.

A su vez, los competidores de Uruguay en los mercados que están bien en el ranking, están mejor ubicados que el país (ver gráfico).

"Esa es una luz amarilla, los mercados mejor ubicados y por tanto con mayor potencial de crecimiento y desarrollo, me los están atacando países que son más competitivos que nosotros. Pero además, me quedo con mercados poco competitivos como Argentina y Venezuela", indicó Gili.

Otra "luz amarilla" es que la salida de Uruguay del acuerdo marco sobre liberalización del comercio de servicios (TISA) dejó el terreno para países que ya están mejor ubicados que Uruguay y podrían agrandar la brecha. "Si no voy al TISA tengo que tener una estrategia para competir en esos mercados que son los que van a crecer" y allí el problema es que todos los competidores para esos mercados tienen más acuerdos comerciales que Uruguay, explicó.

Chile tiene 21 acuerdos de libre comercio (entre otros con Estados Unidos, China, Australia y la Unión Europea), Panamá 12, Perú 11, Australia 10, Colombia, Nueva Zelanda y Costa Rica siete cada uno y Uruguay dos (México y Mercosur). Los competidores "están haciendo más cosas", agregó.

Otra "luz amarilla" es el tipo de cambio real. Este ítem no se incluye en el ranking porque es un factor de competitividad de corto plazo y no de largo como considera el informe, pero puede "ser una ventaja", dijo Gili. Sin embargo el desvío respecto al promedio histórico relevante (ver gráfico) y "no puede permanecer mucho tiempo más así", apuntó.

Por eso, "si Uruguay quiere avanzar agregando valor en sus etapas productivas, los pilares donde deberá poner foco de cara al futuro según el Foro, son la Sofisticación Empresarial (puesto 83 en el mundo) y la Innovación (80°)" porque "dada la etapa de desarrollo del país (y por ende su ponderación en la estructura del ranking) son aquellos que tendrán mayor peso para el crecimiento y mejora de la competitividad", explicó el consultor.

Para avanzar en ambos "serán elementos fundamentales, el desarrollo de cadenas de valor, clusters y proveedores sectoriales" dijo Gili, además de "buscar alternativas para mejorar la capacidad de innovar y fomentar la inversión" en esa área, "y la presencia de científicos e ingenieros en el país".

Gili expresó que Uruguay está bien en "infraestructura" (52° a nivel mundial) pero "si no tenemos capital humano, vamos a tener un problema para avanzar en sofisticación" y allí hay una "crisis" en la educación.

Resueltos esos dos aspectos, el tercer deber sería "buscar alternativas para diversificar los mercados de exportación de bienes y servicios, procurando además mejorar nuestro posicionamiento respecto a competidores directos", afirmó.

"Uruguay enfrenta un escenario de mayor riesgo y precisa de una cabeza más innovadora", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)