La previsión es que continúe la contracción en el sector en el resto del año

Van 5 trimestres de caída de actividad en la construcción

La construcción lleva cinco trimestres de caída consecutiva de la actividad y la previsión es que el sector continúe en fase de contracción. La situación lleva a que la industria pierda trabajadores formales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La construcción pasa por un período de baja actividad. Foto: R.Figueredo.

El Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (una organización privada sin fines de lucro) elaboró el Índice Líder de la Industria de la Construcción (ILIC) y el primer informe —al que accedió El País— indicó que la actividad del sector sufrió en el primer trimestre del año una nueva reducción de su crecimiento tendencial, medido en términos de variación interanual.

La evolución de los trimestres pasados sumada a la proyección para los próximos de este año, permitió al Centro concluir que actualmente la actividad en la construcción se contrae a una tasa tendencial superior a 2%.

Además, sostuvo que el período entre enero y marzo de este año fue el quinto trimestre consecutivo donde se verificó una caída de la actividad en el sector, según el ILIC.

A su vez, los resultados de este indicador, señalaron que el sector continuará en una etapa de contracción.

El documento señaló que la construcción es el único sector de actividad económica que se encuentra en "fase franca de caída de su actividad", algo que ocurre desde comienzos del año pasado.

El informe recordó que la construcción contiene en la actualidad tres tipos de obras que tienen fundamentos y dinámicas diferentes. En el primer caso ubicó a la "construcción de vivienda". Los responsables del informe del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción, Alfonso Capurro (CPA Ferrere) y Bibiana Lanzilotta, dijeron a El País que este grupo se sostenía en la edificación de viviendas de interés social que le aseguraba un mínimo nivel de actividad positivo.

El segundo sector es el de "obra pública" que incluye vialidad, empresas públicas, intendencias y el Estado. Sobre éste, Capurro y Lanzilotta expresaron que el año pasado y también en el primer trimestre creció en buena forma, pero no se espera que ese dinamismo se repita en el resto del año.

"En parte porque el gobierno está preparando su próximo presupuesto, y en parte porque también hay agentes inversores importantes como las empresas públicas que están readecuando los suyos y esa readecuación fiscal probablemente le va a cortar dinamismo a las inversiones en el sector público", explicaron.

El grupo restante es el denominado como "otras obras", donde se destacan edificaciones de ingeniería con el sector privado, como por ejemplo, la construcción de activos industriales (plantas de celulosa), depósitos logísticos, silos para almacenamiento de granos y obras de ingeniería en general.

En este grupo, dijeron Capurro y Lanzilotta, están incluidos los molinos de viento para energía eólica o la construcción de la pastera Montes del Plata, que en los últimos años fueron pilares importantes de crecimiento, pero actualmente no logran mantener aquellos niveles de inversión extraordinarios del pasado, al terminarse las grandes obras.

Este grupo fue uno de los motores del crecimiento de la construcción hasta 2013. "Después perdió dinamismo y probablemente de los tres motores fue el que se apagó más. No porque sea el que necesariamente esté peor, sino porque había tenido una suba muy importante en los últimos años", añadieron.

Perspectiva.

Los economistas señalaron a la construcción como un sector típicamente procíclico: cuando la economía crece, la industria lo hace más; sin embargo, cuando la economía se enfría, la construcción también lo hace más rápido.

"Se está en un período donde la economía en general se está enfriando, y el caso de la construcción es el único sector de la actividad con caída franca. Es el sector, en términos relativos, con el desempeño más desfavorable de la economía uruguaya por lo menos en el último año. Pero es cierto que fue una de las industrias que más creció antes. Igualmente, la actualidad del sector no es una buena noticia", señalaron.

Y esa mala actualidad impacta en el mercado laboral. Según datos del Banco de Previsión Social (BPS) a marzo había 8.871 trabajadores de la construcción en el subsidio de desempleo. Pero los economistas explicaron que si se observan datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), no se verifica esa pérdida de puestos de trabajo en el sector.

"Lo que pasa es que se están perdiendo trabajadores formales, porque hay grandes obras que ya no están, pero ellos siguen en el sector con trabajo a medio tiempo, tareas informales, changas. Siguen siendo obreros de la construcción, pero no forman parte del circuito formal. Hay una informalización del sector o mayor subempleo", manifestaron.

La construcción tuvo su pico de actividad durante 2012, cuando la construcción de la planta de celulosa de Montes del Plata en Punta Pereira (Colonia) demandaba mucha fuerza laboral. Sobre octubre de ese año, había registrados 74.000 trabajadores de la construcción en el Banco de Previsión Social (BPS). Ya al año siguiente, había 64.000 obreros que figuraban en el organismo.

En 2013 el sector quedó en una suerte de meseta y en 2014 ya se observó una caída de la actividad. Algo además, que también se repite este año.

Según información de la Cámara de la Construcción, en 2013 con relación a 2012 se perdieron 3.500 puestos de trabajo directos.

A fines del año pasado, el presidente de la gremial, Ignacio Otegui, dijo a El País que para 2015 se preveía el mismo comportamiento. "Va a seguir cayendo el dinamismo en la industria", había dicho. El empresario señaló, en ese momento, que una de las causas de la caída de la actividad es la postergación de grandes inversiones en el país y también menos requerimientos desde los sectores inmobiliarios de Colonia y Punta del Este.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)