PASAR RAYA A LA TEMPORADA

Turismo ya generó US$ 1.079:

En el primer trimestre creció tanto el ingreso de visitantes como su gasto frente a 2016.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El principal balneario fue el que recibió mayor cantidad de visitas. Foto: D. Borrelli

En Uruguay el turismo le gana a las vacas. También a la celulosa y a la soja. En el primer trimestre del año el gasto en servicios turísticos hizo ingresar al país US$ 1.079 millones. Las exportaciones de carne bovina, en tanto, alcanzaron en todo el 2016 a los US$ 1.443 millones.

El turismo se ha vuelto en los últimos años una actividad clave para Uruguay. Ayer, en una conferencia de prensa donde informó acerca de cómo fue la temporada de verano, la ministra de esa cartera, Liliam Kechichian, destacó al gasto que tuvieron los visitantes entre enero y marzo como la "cifra más significativa" de todas las que compartió. Respecto al mismo período de 2016 se registró un incremento de 37,4%.

Días atrás, el exministro de Economía Luis Mosca (1995-2000) dijo en una conferencia en la que expuso, que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandiría alrededor de 2,5% este año "por 0,4% de la temporada turística récord más un efecto arrastre de 1,5% (del dato del año pasado) y una buena cosecha agrícola".

También creció frente a la zafra del año pasado la cantidad de personas que entró al país: 1.389.470, lo que marca un salto de 18,4% interanual.

Los argentinos fueron, una vez más, los grandes protagonistas del verano uruguayo. El 75,3% de los turistas —si se considera extranjeros y uruguayos residentes en el exterior— llegaron al país atravesando el Río de la Plata. En total, en los tres primeros meses del año fueron 1.046.522 los que cruzaron a Uruguay, 24,5% más que un año atrás.

En un —también tradicional— segundo puesto se colocaron los brasileños. El 9,8% de los turistas provinieron del otro país vecino (lo que se traduce en 137.378 personas). En este caso el aumento en comparación con 2016 fue de 28,3%. De todas maneras, Kechichian dijo que en este caso lo que se hizo fue "recuperar", puesto que la llegada de turistas norteños venía golpeada de las temporadas anteriores, fruto, sobre todo, de la depreciación del real.

El tercer lugar (sin contar a los uruguayos que viven fuera del país) fue para los chilenos, que crecieron 41,8% respecto a igual trimestre de 2016 y fueron 28.542.

Una vez dentro del país, ¿hacia dónde se dirigieron? La mayoría enfiló hacia Punta del Este. El balneario más importante del país recibió en estos tres meses a 367.073 turistas frente a los 304.645 que habían sido un año atrás.

La capital le siguió en preferencia: 239.117 visitantes eligieron pasar por Montevideo. En este caso, también hubo un incremento en comparación con el primer trimestre de 2016, cuando se habían registrado 218.217 personas. Por su parte, la costa de Rocha logró atraer a 145.124 turistas —en el mismo período de 2016 habían sido 89.131.

Gasto.

¿Cuánto y para qué abrieron sus billeteras los turistas? Según las cifras proporcionadas ayer por el Ministerio de Turismo, el gasto promedio durante la estadía por persona ascendió a US$ 669,8, mientras que por día fue de US$ 103,4 (subas de 16% y 4,8% interanuales, respectivamente).

La mayor parte del dinero se destinó al pago de alojamientos: 35,4% (unos US$ 383 millones). En alimentación, en tanto, se fue el 27% (alrededor de US$ 292 millones). Cerró el podio, compras diversas con cerca de US$ 134 millones.

El destino más popular, Punta del Este, fue también donde se concentró la porción más grande del gasto: US$ 575 millones, una cifra 38,1% por encima de la de 2016.

Beneficios.

Los turistas extranjeros que eligen Uruguay para descansar acceden a una serie de beneficios impositivos en diferentes rubros, como gastronomía y alojamiento. Esta medida se puso en práctica años atrás para tratar de fomentar la llegada, especialmente, de argentinos. Eran tiempos en los que el gobierno liderado por Cristina Fernández había tomado varias pasos que dificultaban la salida de turistas, como el cepo cambiario y la recarga a las compras con tarjetas en el exterior.

A mediados de febrero Kechichian había planteado que estas exoneraciones —estipuladas en un decreto que se va renovando año a año y que caduca a fines de este mes— podrían terminarse.

Consultada sobre este tema ayer, la jerarca defendió la importancia de esta medida para seducir visitantes, al tiempo que se refirió al tamaño de la renuncia fiscal en comparación con los ingresos que genera el turismo.

"Cuando hablo de US$ 1.000 millones de ingreso y los comparo con los US$ 23 millones de renuncia fiscal que tuvo la devolución del IVA el año pasa- do es altamente favorable tener una herramienta de competitividad tan fuerte", dijo la ministra.

Actividad que representa 7,1% del PIB y genera 110.000 empleos.

El turismo es la actividad número uno para Uruguay si el criterio es la generación de divisas, con alrededor de US$ 1.800 millones al año, indica un informe de Uruguay XXI, divulgado ayer. Esta actividad se ganó este lugar de relevancia gradualmente. En 2015 el turismo representó el 7,1% del Producto Interno Bruto (PIB), al tiempo que alrededor de 110.000 personas estaban empleadas en él.

El trabajo también menciona que el país es el primero en América del Sur en cantidad de turistas recibidos en relación a su población. El año pasado ingresaron 3.328.450 personas, lo que equivale al 98% de la población nacional.

"En la última década, el número de llegadas internacionales pasó de representar el 53% de la población, a casi la totalidad de la misma", indica el informe. En Chile —país de la región que le sigue— ese guarismo desciende a 25%.

Este fenómeno se vio agudizado en los últimos años. La llegada de visitantes extranjeros pasó de 1,8 millones en 2007, a 3,3 millones en 2016, lo que marcó una expansión anual de 6% promedio en los últimos diez años.

El trabajo también hace hincapié en cómo el lugar donde está situado el país juega a favor para recibir visitantes. "Estratégicamente ubicado en el Cono Sur, Uruguay tiene un mercado potencial de 95 millones de turistas —considerando únicamente las grandes ciudades a menos de 2.000 km de distancia—", señala.

Agrega, asimismo, que "en los últimos años ha habido una tendencia entre los turistas a realizar estadías más cortas y mantener un mayor control sobre el gasto, en línea —según expertos— con el comportamiento mundial de los últimos años".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)