Las claves ante un mundo turbulento

Uruguay debe "jugarse" por la inserción internacional

Economistas dicen que vienen “años nublados”; piden un sector público eficiente, más inversión y comercio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Economistas plantean cambiar la forma de gobierno de las empresas públicas. Foto: A. Colmegna.

Los economistas Ignacio Munyo y María Dolores Benavente coincidieron en que los principales "motores de crecimiento" de la economía uruguaya deben ser la inversión en infraestructura, la inserción internacional y una mejora en la eficiencia de las empresas públicas.

Ayer en un evento organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), expusieron junto a su par Carlos Sténeri sobre la situación económica del país y Munyo dijo que vienen "años nublados y no una tormenta".

Tras señalar que más de dos tercios del comportamiento de la economía local se explica por factores externos, Munyo apuntó que Uruguay tiene "una situación financiera mucho más sólida que en el pasado" para enfrentar un contexto internacional complicado. Añadió que "desde la región no podemos esperar un impulso positivo" en el corto plazo.

Marcó como "una buena noticia" que el retorno de la inversión en los países avanzados continúe en niveles bajos, lo que sumado al bajo riesgo de Uruguay podría potenciar la inversión extranjera directa. Pero el economista admitió que "no alcanza solo con beneficios tributarios" para aumentar la inyección de dinero extranjero y planteó que "Uruguay tiene una jugada para hacer en los próximos años: la inserción internacional".

Munyo explicó que el ingreso al Acuerdo Transpacífico (TPP) daría "una señal importante de cambio" para una economía cerrada en relación a su tamaño como la uruguaya, que mantiene tasas elevadas de importación y exportación. Aunque advirtió que a la hora de definir el tema "van a surgir los mismos problemas y las mismas discusiones" que cuando se negoció el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y el reciente acuerdo de servicios TISA.

Estado.

Benavente señaló como prioridad para crecer que el Estado sea "eficiente", asumiendo tareas de regulación y administración, así como una cabeza empresarial.

También Munyo se refirió al tema y expresó que las empresas públicas deben cambiar "su forma de gobierno y la relación con el Poder Ejecutivo". Indicó que Uruguay está atrasado en este aspecto en relación a otros países que ya impulsaron cambios normativos como Perú, Colombia y Chile. El economista dijo que las firmas estatales podrían brindarle al gobierno en materia de recaudación un punto del Producto Interno Bruto (PIB) si mejoran su eficiencia y remarcó que esto no puede ser "a costa de mantener tarifas altas". A su vez, Munyo planteó como "un impulso positivo" para la economía nacional la caída del 75% que experimentó el barril de petróleo, el principal producto importado por Uruguay.

Más allá de la afectación por la baja en el precio internacional de los alimentos, subrayó que "no se puede decir que el precio de los commodities nos están jugando en contra".

Al inicio de su exposición, Benavente hizo un análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) de Uruguay. Entre los puntos positivos, mencionó la estabilidad política y jurídica, el grado inversor, los recursos naturales, el acceso a financiamiento externo y el dinero acumulado por el ahorro en fondos de pensión.

Sobre esto último, la economista y también presidenta de la Asociación Nacional de AFAP, marcó la "potencialidad" que tiene ese dinero para ser invertido en infraestructura pública y privada.

Mundo.

Sténeri disertó acerca de la situación global de la economía y la región. Señaló que "el mundo se encuentra en una etapa de inestabilidad como no hemos visto en los últimos 100 años" y comparó el actual contexto con la década de 1920 tras la Primera Guerra Mundial. Recordó que luego de ese período llegó "la gran crisis del 30". Además, manifestó que esta situación global hace "sufrir a la región" y provoca una caída en el crecimiento de todas las economías emergentes. Agregó que Uruguay "sobre esa base inestable" debe pensar su futuro.

Prevén 18.000 desocupados e inflación en más del 10%.

El economista Ignacio Munyo presentó sus proyecciones. El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 1% en 2015 (el dato se conocerá en marzo) y será 0,9% este año. Además, el desempleo se ubicará en el entorno del 9% y habrá unos 18.000 nuevos desocupados. El dólar mantendrá su ciclo ascendente y superará los $ 35 hacia el final del 2016. Mientras que la inflación llegará al 10% entre mayo y julio, pero luego bajará al haber menos presiones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)