Avanzó en generación eólica; otros proyectos estratégicos están parados

Uruguay superó alarma energética, aunque tiene planes sin cumplir

Con la percepción en 2005 que Uruguay estaba al borde del apagón eléctrico (por problemas de generación mediante las vías tradicionales), el gobierno comenzó a delinear una estrategia de cambio de la matriz energética.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Energía eólica.

Se basó en cuatro pilares y ahora las autoridades sostienen que la situación cambió y esas luces rojas ya no se observan en el horizonte. Sin embargo, algunos de esos pilares no se han concretado, tienen retrasos y las dudas crecen a su alrededor.

Ayer, el presidente en ejercicio, Raúl Sendic (Tabaré Vázquez está de gira por Francia y Japón) dijo en el foro "Matriz energética: desafíos energéticos internacionales" efectuado en el Hotel Sheraton que en 2005 se encendió una luz roja en UTE que dejó a la empresa pública "al borde del apagón".

Añadió que para no llegar a ese apagón se precisó una inversión en tiempo corto. Pero también estaba la convicción de que había que alejarse de la dependencia del petróleo y buscar fuentes alternativas.

Luego, el gerente de Planificación de UTE, Jorge Cabrera, ahondó sobre la situación. Recordó que en el 2000 se planteaba una realidad energética diferente. "Argentina tenía muchísimo gas y valía US$ 1 el millón de BTU (Unidad Térmica Británica). Eso hacía que con un ciclo combinado se generara un megavatio hora a US$ 12 o US$ 14. Parecía que la solución era traer gas, generar con ciclo combinado y mientras tanto comprar energía a US$ 10 el megavatio", explicó Cabrera.

Por eso, ante esa realidad de precios no era razonable pensar en la generación de energía eólica a US$ 90 o US$ 100, agregó.

Pero la situación cambió y luego de 2002 las reservas de gas de Argentina comenzaron a caer. "De pronto Argentina se quedaba sin gas y efectivamente en 2004 empezó a interrumpir contratos con Uruguay", señaló el jerarca de UTE. Allí, llegó el momento que previamente había indicado Sendic.

"Hubo que decidir qué hacer; la situación no estaba clara. Chile fue hacia plantas de regasificación y Uruguay después de estudios dijo de hacer lo mismo y explorar después las energías renovables. Se buscó la alternativa de reducir el petróleo", recordó Cabrera.

Entonces se comenzó a delinear la nueva matriz energética y Cabrera señaló cuáles fueron los cuatro proyectos más importantes. La ampliación de la interconexión energética con Brasil, la construcción de la planta regasificadora y de la central de ciclo combinado de UTE en San José y la incorporación de energías renovables, fundamentalmente la eólica.

Pasados los años, llegando al presente, Cabrera aseguró que el país está en una buena situación energética. Pero salvo el desarrollo de generación de eólica, el resto de los proyectos mencionados aún no se han concretado.

La construcción de la planta regasificadora enfrentó problemas durante todo el año. Al principio fueron demoras que terminaron en la rescisión del contrato entre GNLS (consorcio conformado por GDF-Suez y la japonesa Marubeni, encargada de la construcción y puesta en marcha del proyecto) y la constructora OAS. Luego de eso, llegó la cancelación de la relación comercial entre Gas Sayago (responsable del emprendimiento) y GNLS. Actualmente, las obras se encuentran paradas con su consiguiente retraso.

Otro de los planes del gobierno fue avanzar en la interconexión energética con Brasil. Desde hace varios años aproximadamente Uruguay recibe 70 megavatios de energía brasileña y la convierte en Rivera. La conversión debe hacerse por la diferencia de frecuencia de la energía. En 2007 se pactó ampliar esa interconexión hasta 500 megavatios con la instalación de una conversora en Cerro Largo. Una previsión fue que estuviera operativa a fines del año pasado; ahora las autoridades estiman que estará pronta para fines de este año.

La central de ciclo combinado lleva casi un año de atraso, al no cumplir Hyundai con el plan original de construcción pactado con UTE. La multinacional coreana alega que el relacionamiento crispado con el sindicato de la construcción (Sunca) le ha provocado los retrasos. Mientras tanto, el proyecto se aleja de su fecha de culminación.

Gremios por la regasificadora

Los sindicatos del gas, Ancap y UTE manifestaron ayer mediante un comunicado su “pleno respaldo” a la continuidad en el menor plazo posible de la construcción de la planta regasificadora. Uno de los motivos fue considerarla como la “única opción en lo inmediato para dar sustentabilidad al desarrollo del gas natural en Uruguay”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)