Tiene US$ 470.000 en bonos y no ha podido trabajar por falta de fondos

Un uruguayo le inició juicio a Ecuador por deuda en default

En 2008 el empresario uruguayo Daniel Penades planeó mudar su negocio de importaciones de Uruguay a Brasil y para comenzar la actividad con su empresa contaba con el dinero que obtenía de los intereses que pagaban los bonos de Ecuador con vencimiento a 2012 y 2030 en los que había invertido. Nunca pensó que a fin de ese año, sus planes se iban a ver frustrados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rafael Correa.

Tras abrir "Daniel Penades Importacao e Distribucao Ltda.", el empresario nunca pudo poner la firma en actividad porque el 11 de diciembre de 2008, el presidente ecuatoriano Rafael Correa anunció que dejaba de pagar los intereses de los bonos 2012 y 2015 y que el país entraba en default selectivo (cesación de pagos de algunos créditos). En febrero de 2009, Ecuador dejó de pagar los intereses que generaba el bono con vencimiento en 2030.

"Como Ecuador dejó de pagar, Penades no pudo trabajar un solo día con su compañía de importación (aún abierta) por la falta de capital", señala la demanda —a la que accedió El País— que inició a la República de Ecuador en una corte de Nueva York el pasado 26 de enero. El País intentó contactar a Penades pero no fue posible.

Según las pruebas incluidas en la demanda, Penades poseía US$ 470.000 en bonos de Ecuador (US$ 455.000 en el bono 2030 y US$ 15.000 en el bono 2012), en custodia en dos casas de bolsa locales: Montaldo & Cía. y Duran & Perera. Precisamente esta última, tenía en custodia US$ 107.000 del bono 2030 y US$ 15.000 del bono 2012. En el documento, Duran & Perera indicó en el documento que entre fin de 2008 y el 15 de agosto de 2014, Penades tenía por cobrar US$ 67.500 entre capital e intereses.

Situación.

"El default dejó a Penades sin nada", señala la demanda. Allí el empresario relata las desventuras que pasó entre 2008 y la actualidad tras el default de Ecuador.

En 2010, Brasil le denegó la residencia por falta de dinero, si bien luego la obtuvo porque su hija es brasileña y la madre de ella (también brasileña) sostuvo que se haría cargo de sus gastos.

Por la falta de dinero, el empresario uruguayo cuenta a la corte de Nueva York que desde 2009 duerme en el piso y no ha podido realizarse un solo examen médico.

Como no tiene fondos para pagar un abogado, él actúa como su propio defensor.

En la acción, señala que Ecuador violó la denominda cláusula pari passu ya que solamente dejó de pagar esos bonos y siguió abonando créditos con organismos multilaterales, bancos e incluso emitió un nuevo bono el año pasado con vencimiento a 2024.

"Penades ha sido dañado como resultado de las violaciones de Ecuador y continuará siéndolo por las continuas violaciones" a la cláusula "pari passu".

El empresario no ingresó en la recompra de los bonos 2012 y 2030 que realizó Ecuador en 2009, en la que el país ofrecía pagar 35% del capital y nada de intereses.

Tras ello, el 30 de septiembre de 2014 "Ecuador fue avisado que estaba en default y de las intenciones de litigar" y que desde esa fecha el país "no ha contactado a Penades".

El uruguayo pone como ejemplo la situación que se generó entre Argentina y los fondos de inversión que no ingresaron al canje de deuda en 2003 y como el juez Thomas Griesa tomó el caso. En esta disputa, los fondos reclaman el 100% del capital de los bonos argentinos.

Caso entre monstruos, buitres y especuladores

Cuando el presidente de Ecuador, Rafael Correa anunció en diciembre de 2008 que el país dejaba de pagar los intereses de los bonos con vencimiento en 2012 y 2015, tildó esos endeudamientos de “ilegales”. Además dijo que sabía bien que se “enfrentaba” a “verdaderos monstruos”, en referencia a fondos de inversión que tenían deuda ecuatoriana.

“No puedo permitir que se siga pagando una deuda que es inmoral e ilegítima. Es tiempo ahora de traer justicia y dignidad”, afirmó Correa el 12 de diciembre de 2008.

En la demanda que presentó a una corte de Nueva York, el uruguayo Daniel Penades afirma que sus bonos “no son ilegales” ya que los adquirió en casas de bolsa autorizadas en Uruguay y que “no es un monstruo, ni un especulador, ni un buitre”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)