Desde agosto, quienes no cobran su sueldo por bancos podrán elegir hacerlo

Los uruguayos cambiaron su forma de pagar en un año

A poco más de un año de aprobada la ley de Inclusión Financiera desde el gobierno se advierte un "cambio notorio" en la forma de hacer los pagos por parte de los uruguayos. Eso se desprende de la evolución que registra el uso de tarjetas de débito.

Asimismo el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) anunció que quienes no cobran su sueldo a través de los bancos o dinero electrónico podrán hacerlo a partir del 1° de agosto.

Si no puede ver la infogafía haga click aquí.

Los montos operados con débito se multiplicaron por cinco y representaron alrededor de $ 2.500 millones en abril de este año, respecto a agosto de 2014 y luego de implementada la rebaja de IVA. El crecimiento también se observó en el número de operaciones que supera ampliamente los dos millones en ese mes.

"Es un crecimiento muy importante que se da sobre una tendencia que ya venía de crecimiento. En abril de 2014 los montos se habían duplicado y la ley de inclusión financiera y la rebaja de IVA profundizaron la tendencia de crecimiento", expresó el asesor del MEF, Martín Vallcorba durante una conferencia organizada por EY Uruguay. Con esto se acorta la brecha con la región (ver gráfico) que aún es importante.

El cambio también se observa en los usos que se le da a la tarjeta de débito.

La tendencia de uso del plástico como medio de pago respecto a su empleo para retirar efectivo en las cajeros automáticos era creciente antes de la ley y siguió consolidándose en los meses posteriores.

A comienzos de 2014 por cada $ 100 que se retiraban en los cajeros apenas se usaban $ 2 para pagar directamente con tarjeta en los comercios. Esa relación en el segundo semestre del año pasado fue de $ 6 por cada $ 100 y durante los primeros tres meses de 2015 por cada $ 100 retirados de los cajeros se utilizaron $ 9 para pagar sin retirar dinero en efectivo.

"La evolución ha sido extraordinariamente positiva y la respuesta de los uruguayos en esta dirección ha sido excelente. Ha habido un cambio notorio en las formas de hacer los pagos por parte de los uruguayos. Son cambios muy significativos en muy poco tiempo", afirmó Vallcorba.

En relación al uso de tarjetas de débito respecto a las tarjetas de crédito también se registra una tendencia creciente que se consolida. Antes que se implementaran los beneficios fiscales, por cada $ 100 operados con crédito eran $ 7 los pagados con tarjeta de débito. El 2014 se cerró con $ 18,4 empleados en débito por cada $100 utilizados con tarjeta de crédito y en el primer trimestre de 2015 por cada $ 100 operados con crédito había casi $ 30 usados con débito.

Desde agosto del año pasado, las compras con tarjetas de débito tienen una reducción de cuatro puntos de IVA (que pasará a tres puntos en agosto) y las compras con tarjeta de crédito una baja de dos puntos de IVA (un punto desde agosto).

El gobierno no tiene previsto extender el descuento de cuatro puntos de IVA para el pago de débito porque se puso en marcha con una lógica de "promoción" del instrumento. En ese sentido, se argumenta que el "compromiso asumido" es con la rebaja de dos puntos de IVA.

El uso creciente de la tarjeta de débito también se ha visto impulsado por la cantidad de comercios que aceptan medios electrónicos de pago.

Según Vallcorba, entre 600 y 1.000 comercios por mes están incorporando POS (Point of Sale, el aparato por el que se pasa la tarjeta para hacer el pago). La cantidad de aparatos se triplicó en los últimos tres años con una tasa de crecimiento anual de 50% en los últimos dos años. A marzo de este año había 38.964 POS en funcionamiento.

Sueldos vía bancos.

El gobierno se apresta a poner en marcha desde el 1° de agosto (nueva fecha estimada) el cronograma para el pago de salarios y beneficios sociales que deberán realizarse de forma obligatoria a través de cuentas bancarias utilizando tarjetas de débito o mediante el uso de dinero electrónico (tarjetas prepagas).

Esto se había postergado desde fines del año pasado por el retraso que tuvo el Banco Central (BCU) en el otorgamiento de habilitaciones para que distintas entidades pudieran ser emisoras de dinero electrónico.

En la actualidad ya hay tres emisores autorizados (RedPagos, Anda y Scanntech) y se espera que en los próximos meses haya cinco instituciones más aprobadas para operar.

El cronograma de incorporación al nuevo sistema de pagos establecerá un plazo de nueve meses desde agosto para que los trabajadores que aún no cobran sus salarios por cuenta bancaria o a través de las redes de pagos, seleccionen un banco o un emisor de dinero electrónico. Ya desde el 1° de agosto podrán hacer la elección.

Desde mayo de 2016 y por tres meses será el empleador el que podrá elegir la institución en la cual pagará, si el trabajador no lo hizo. De común acuerdo se podrá mantener el sistema actual de pago hasta mayo de 2017.

Para las jubilaciones y pensiones que ya estén operativas al 1° de agosto de 2015, se podrá optar en cualquier momento por el nuevo sistema de pagos o se podrá seguir cobrando como hasta ahora. En cambio, las nuevas jubilaciones y pasividades se cobrarán con el mismo esquema que los salarios desde octubre de 2015.

Por su parte, quienes ya están cobrando salarios a través de cuenta bancaria o redes de pagos y cobranzas, podrán cambiar de institución recién a partir del 1° de agosto de 2016 o una vez finalice el contrato entre la empresa y el banco con plazo máximo de un año. Estas cuentas bancarias no tendrán costo y las consultas de saldo serán gratis. Habrá hasta cinco extracciones y ocho transferencias sin costo por mes para el usuario.

Alquileres y compra-ventas con tarjeta.

El Poder Ejecutivo postergó la obligatoriedad de pagar con medios bancarios u electrónicos los alquileres. Desde el 1° de diciembre de 2015 el pago de todo alquiler, subarrendamiento o crédito de uso sobre inmuebles deberá hacerse de forma obligatoria a cuenta bancaria cuando el monto sea superior a 40 BPC anuales (unos $ 10.500 al mes actualmente). Además, desde esa fecha estará restringido el uso de efectivo para el pago de toda operación de compra-venta de bienes cuyo importe total sea igual o superior a 40.000 Unidades Indexadas (unos US$ 4.580). Otro cambio será la forma de pago para la compra venta de inmuebles y vehículos motorizados cuyo monto supere las 40.000 UI (unos US$ 4.580) y que deberá cumplirse también a través de medios de pago electrónicos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)