SE DISIPAN LOS NUBARRONES

Tras recesión brasileña, free shops avizoran recuperación

Gremial del sector espera que este año las ventas superen a las de 2016.

El empleo en el sector disminuyó en 2016 un 21% frente a 2013. Foto: Archivo
El empleo en el sector disminuyó en 2016 un 21% frente a 2013. Foto: Archivo

Todas las señales apuntan a que Brasil dejó de ser una fuente de dolores de cabeza para las tiendas libres de impuestos (conocidas como free shops) instaladas del lado uruguayo pero en la frontera con ese país vecino. Este sector padeció de primera mano los coletazos de la recesión que el gigante norteño arrastró durante dos años —y de la que técnicamente logró salir el pasado septiembre, tras dos semestres seguidos de expansión de su economía—.

Así, luego de algunos años de contracción de la actividad, se cree que los free shops dejaron atrás el escenario más complicado y volverían a una senda de crecimiento sostenible. El sector ya empezó a levantar cabeza en el tramo final de 2016 y se estima que al pasar raya a las ventas en diciembre los números serán mejores a los de un año atrás, según un informe que confeccionó el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) a pedido de la Cámara de Empresarios de Free Shops del Uruguay.

"En el año 2016 se observa una reversión en dicha tendencia (a la baja), y se espera que en el año 2017 se confirme el segundo año de crecimiento en las ventas del sector", añade el estudio. Cinve menciona algunos indicios que alientan esta visión: la recaudación de Aduanas del canon que pagan los productos para entrar a los depósitos fiscal únicos (DFU, a donde debe ingresar la mercadería previo a ser vendida en los free shops para gozar de la exoneración impositiva al momento de su venta) sumó entre enero y agosto de este año prácticamente el mismo valor que registró en todo 2016.

La tendencia ahora es "buena", aunque está lejos de ser una situación "espectacular", dijo a El País Enrique Urioste, integrante de la comisión directiva de la gremial que nuclea a varias de estas empresas. Por su parte, el secretario general de la cámara, Carlos Loaiza Keel, apuntó que todavía no hay una "recuperación franca" pero sí se "empieza a ver una mejoría".

En 2017, indicó Urioste, las ventas cerrarán por encima a las de 2016, pero estimó que llevará dos años alcanzar los niveles de 2014. "Venimos en una recuperación" tras un "impacto muy violento" en las ventas, dijo.

El informe de Cinve dimensiona la dureza de ese golpe: en 2016 el valor de los movimientos en los DFU registró una caída de 50% en dólares corrientes frente a 2011, el año de mayor dinamismo para el régimen de free shops de frontera. Se considera a estos movimientos de mercadería como un "indicador del nivel de actividad del sector", precisa Cinve.

Fruto de esta contracción en el negocio, el empleo en el sector también cayó: en 2016 había disminuido 21% en comparación con 2013.

El año pasado el departamento con mayor proporción de personas empleadas en este sector fue Rivera: 4,58% de los trabajadores estaba ocupado en free shops. Detrás se ubicaron Cerro Largo (2,19%), Rocha (2,51%) y Artigas (1,16%). Cinve destaca que "el impacto de esta actividad se da en áreas geográficas con bajos niveles de ingreso per cápita, y en algunos casos altas tasas de desempleo".

Porqués.

Estos comercios ubicados en diferentes puntos de la frontera con Brasil —Rivera, Chuy, Artigas, Río Branco, Bella Unión y Aceguá— vieron desde la primera fila la película de terror en la que se transformó la realidad brasileña en los últimos años.

El informe de Cinve pone bajo la lupa la trayectoria de varios fenómenos de la economía norteña y concluye que "su evolución en los últimos dos años ha incidido negativamente en la actividad del sector".

Entre otros, marca que "una de las variables más importantes para entender la evolución de las compras en free shops es qué tan caro es el resto del mundo" para los bolsillos brasileños, lo que se puede cuantificar a través del tipo de cambio real efectivo (TCR) del país. Así, se puede ver que la contracción en el movimiento de los DFU uruguayos acompañó a la depreciación de la moneda brasileña.

Los ingresos de los habitantes del país más grande de América del Sur también se redujeron entre 2011 y 2015, siendo otro de los factores que explica por qué cruzaron menos a Uruguay a comprar en los free shops.

Sin embargo, en el último año se aprecia un "aumento de la remuneración en dólares de los brasileños, que de mantenerse podría reflejarse en una mayor demanda por los productos del sector", marca el estudio.

También parecería haber buenas noticias por el lado de la confianza de los consumidores en Brasil, que tras alcanzar mínimos históricos en la primera mitad de 2016, empezó a recuperarse. Pese a esto, todavía está en "niveles bajos", precisa el trabajo.

Por otra parte, han mejorado las expectativas de crecimiento para la economía de Brasil. El último informe de Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional (FMI), divulgado en octubre, sostuvo que el Producto Interno Bruto (PIB) norteño se incrementaría 0,7% este año y 1,5% el próximo. Esto se ubicó por encima de las proyecciones que el mismo organismo había trazado en julio pasado.

Para Cinve, si estos pronósticos se vuelven realidad "el sector será capaz de consolidar su posición y seguirá contribuyendo a la generación de empleo formal en zonas del país en las que se presentan mayores tasas de desocupación, consolidando el aporte al financiamiento del Estado y contribuyendo al desarrollo de la industria nacional".

Por un "régimen equilibrado".

Además de en la mejora de la economía brasileña, los empresarios del sector tienen sus ojos en la puesta en marcha del régimen de "lojas francas" que el país vecino tiene en las gateras. De este lado de la frontera, se aspira a que no tenga grandes diferencias con el sistema uruguayo para no fomentar asimetrías. Se busca "lograr que sea un régimen equilibrado para preservar la salud de la zona fronteriza", dijo el secretario general de la Cámara de Empresarios de Free Shops del Uruguay, Carlos Loaiza Keel. Esta semana la Receita Federal (la DGI brasileña) dio a conocer una consulta pública, uno de los últimos pasos para poner en marcha este régimen que, entre otras diferencias con el uruguayo, permitiría que los brasileños compren en esas tiendas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)