COMERCIO

Avance para soja en China

Uruguay apunta a convertirse en abastecedor para consumo humano

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ministro Tabaré Aguerre. Foto: Archivo El País

Uruguay "tiene intacta la posibilidad de desarrollar las capacidades materiales o incluso de intercambiar germoplasma, para apuntar a ser uno de los proveedores de China con las variedades de soja que se destinan a consumo humano", afirmó ayer el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre.

Tras regresar de China conjuntamente con una nutrida delegación empresarial e incluso, tras acompañar al presidente Tabaré Vázquez en sus gestiones en el gigante asiático, Aguerre detalló en rueda de prensa algunos convenios firmados entre China y Uruguay, así como las oportunidades comerciales que se abren a futuro.

La República Popular de China es el principal importador mundial de soja y en el último mes compró 2,2 millones de toneladas semanales de la oleaginosa a Estados Unidos, moviendo la aguja del mercado mundial de granos.

Hoy toda la soja que exporta Uruguay y otros proveedores, tiene por destino el consumo animal y según dijo Aguerre, "existe una excelente oportunidad para construir la confianza y la credibilidad necesaria para un alimento que ellos consideran estratégico y donde el mercado se abastece solo con soja producida en China. Si Uruguay lo puede lograr sería una forma de desarrollar valor".

La posibilidad de que Uruguay se transforme en un abastecedor de soja para consumo humano —a futuro— se fortalece gracias a un acuerdo signado en 2013 entre el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Academia de Ciencias de China. En ese marco, hubo científicos uruguayos trabajando un semestre en Uruguay y viceversa.

Álvaro Roel, presidente del INIA, dijo en rueda de prensa que "se está en el momento justo de comenzar a trabajar el intercambio de germoplasma" entre ambos países. El jerarca recordó que China es el centro de origen de la soja y agregó que "poder contar con la variabilidad de estos materiales es clave. China es muy cerrada, todo el consumo de soja humana lo hace con producción local".

Llegar a convertirse en exportador de soja para consumo humano, es un proceso que llevará su tiempo. "Lo primero es validar, estudiar y analizar si los materiales que tiene China se adaptan al país", explicó Roel. "Pensamos que en principio no y por lo tanto, hay que hacer una serie de cruzamientos. La meta es generar confianza y acordamos que si avanzamos en esta línea", añadió.

Más allá de este avance, está por firmarse el protocolo para habilitar la exportación de arándanos, el vinculado con la exportación de arroz y se espera una auditoría china para avanzar en la apertura del mercado para la miel uruguaya.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)