EXPORTACIÓN

Buscan destrabar China para arroces uruguayos

Continúa negociación con Perú para lograr rebajar arancel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Intentan que Irán vuelva a comprar arroz uruguayo. Foto: Francisco Flores.

Uruguay apunta a destrabar el ingreso de arroz a China, uno de los países con mayor consumo del cereal, porque forma parte de la alimentación básica de su población, a la vez que continúa las negociaciones para bajar aranceles en otros destinos, con foco sobre Perú.

Si bien China consume variedades de grano diferentes que se conocen como arroces asiáticos, también habría nicho para los tipos de arroces americanos que planta Uruguay, la meta de la industria sería apuntar a nichos específicos con precios destacados.

En ese sentido, se podrían comenzar a certificar procesos que hoy son moneda corriente para los arroceros, como el evitar la contaminación del medio ambiente, una baja emisión de gases causantes del daño a la capa de ozono (causantes del efecto invernadero) o el hecho de que el sector no planta arroces transgénicos.

En este rubro Uruguay cuenta casi con mercados históricos, como es el caso de Irak, Irán, Europa en su conjunto, Perú o Brasil, aunque ha ido incorporando otros, como fue este año el caso de Colombia, abriéndose un nuevo camino de ventas. Más del 70% del arroz producido en cada zafra se exporta y Uruguay es el séptimo productor mundial de arroz.

Aranceles.

Entre las metas de la cadena arrocera está eliminar o bajar el arancel en Perú al ingreso de arroces uruguayos. En este caso las negociaciones están encaminadas, pero prácticamente detenidas por las elecciones en ese país.

Según confirmaron fuentes del gobierno a El País se le pidió a las autoridades peruanas que eliminen la franja de precios que toma para fijar el arancel del arroz uruguayo en cada negocio de importación.

Las autoridades peruanas fijan un precio promedio de ingreso y hacen una comparación con el valor al que vende Uruguay, lo que hace que haya una diferencia grande con otros arroces, por el cálculo que utilizan en base a esas franjas que se están discutiendo. Sobre esa franja de valores que hoy complica los negocios, los cálculos arrojan un arancel de 22% o 23% que hacen prácticamente inviable la colocación de arroz uruguayo en ese mercado.

Zafra.

La pasada zafra fue totalmente atípica, pues el arroz se plantó fuera de las fechas óptimas de siembra —entre el 15 de octubre y fines de noviembre—, pero a su vez, en algunas zonas del norte y del este del país, los cultivos fueron castigados por las inundaciones. En algunos casos se perdieron algunas chacras y en otros, los rendimientos no fueron tan malos, aunque sí fueron dispares en todo el país. En los departamentos del norte la cosecha cerró con números bastante bajos comparado con las anteriores y los datos son erráticos según la zona, sostiene la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA).

Por otro lado, la dificultades encontradas este año para vender el cereal correspondiente a la zafra anterior, provocó un cierto atraso en la negociación del precio provisorio para el grano. Días atrás, el vicepresidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Hernán Zorrilla, aseguró a El País que "no hay una negociación encaminada con la Gremial de Molinos Arroceros como para anunciar una franja de precios sobre la que se negocia".

De este modo, negó terminantemente que la industria arrocera está ofreciendo un precio de US$ 9 por bolsa de arroz de 50 kilos como valor para la zafra 2014/15, cuando en la anterior el precio definitivo pactado con los cuatro molinos fue US$ 13,28 (devolución de impuestos incluida). Ese valor se conformó con US$ 12,81 de precio definitivo más US$ 0,53 por concepto de devolución de impuestos.

Los productores siguen preocupados por el precio que podrían recibir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)