En el último año la tonelada uruguaya se valorizó 19,17%

Carne ovina con precios próximos a récord de 2011

El ovino continúa ganándole al vacuno. La tonelada de carne ovina exportada por Uruguay se valorizó 19,17% en un año, debido a una menor oferta mundial del producto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Panorama de precios obliga a jugarse a producir más pese a problemas climáticos. Foto: Archivo

Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), la tonelada exportada por los frigoríficos uruguayos hasta la primera semana de febrero cotizó a US$ 4.729, cuando a igual fecha del año anterior se pagaba, en promedio a US$ 3.968.

Hasta ahora, la tonelada peso canal de carne ovina exportada por Uruguay está apenas a 1,5% del valor récord histórico de 2011, cuando llegó a US$ 4.800.

Hasta 2011, en los últimos cuatro años, había logrado una valorización de 52,7%.

Ahora la mayor incertidumbre para este producto es la rebaja del euro —ya que Europa es el destino donde van los cortes de mayor valor de la res— y la baja del precio del petróleo, que puede repercutir en varios mercados de Medio Oriente que tienen el hábito de consumir carne ovina, pero hasta el momento, la caída del petróleo no afectó tanto.

Uruguay puede continuar por el camino de la valorización de su carne ovina, pues la oferta mundial seguirá siendo inferior a la demanda. Incluso, los principales competidores de Uruguay en muchos mercados, como Australia y Nueva Zelanda tendrán una producción menor este año.

En ambos países la producción de corderos ya pasó y se registra un proceso de retención de vientres para fortalecer su stock ovino; la producción de corderos bajará entre 2% y 3%. Es una tendencia que venía ya desde el año pasado y fortalece las expectativas. La menor oferta mundial ayudará a todos los exportadores del rubro a mantener los precios y esa es una gran noticia para los productores, que están recibiendo hoy entre US$ 4,26 y US$ 4,28 (a la carne) por sus corderos pesados que remiten a la industria. El futuro es promisorio y hay que seguir apostando al ovino.

Semanas atrás, el asesor del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Carlos Salgado estimó a El País que en 2016 podría registrarse una recuperación del sector ovino siempre y cuando "haya un ajuste de dotación, que creo que se dará por el lado de los vacunos".

En ese sentido, el especialista recordó que 2015 será un año donde se registrará una mayor faena de bovinos, principalmente a nivel de la categoría de vacas. Esas vacas deben salir de los campos antes del otoño para darle lugar a otras categorías y esos ajustes, "permitirán una reducción de la demanda forrajera vacuna y ahí puede darse algún crecimiento de los ovinos en los establecimientos", agregó.

El stock ovino es de 7.505.371 cabezas y no mostró signos de recuperación el año pasado, según los datos de la Declaración Jurada de la Dirección de Contralor y Semovientes (Dicose).

La mayor reducción en el rubro ovino se dio a nivel de capones (-15,71%), categoría que contó con un total de 581.740 animales. Le siguió las borregas diente de leche (-13,31%) con 995.198 ejemplares y los borregos diente de leche con una baja de 11,58%, quedando en 835.205 cabezas.

El año anterior se venía de un proceso de retención de vientres muy fuerte, alentado por los buenos valores de la carne ovina.

Por el lado de los mercados, la posibilidad de ingresar con carne ovina con hueso a Estados Unidos —en el corto plazo— y posteriormente a otros mercados de Norteamérica, es otro elemento alentador para los productores. Pero el gran partido para los cortes con hueso se juega en la Unión Europea y también se está negociando la apertura de ese mercado, no solo porque compra los cortes más caros, sino porque la carne ovina cuenta con mayor arraigo a nivel del consumidor.

Paquetes validados

El exceso de pasto es favorable para el vacuno, pero perjudica al ovino que está acostumbrado a comer pasturas cortas. A la vez, el exceso de lluvias también está generando sobre la majada algunos problemas de parasitosis internas, hongos en las pezuñas y otros problemas podales. Para solucionar estos problemas, los productores tienen claro que existen paquetes tecnológicos validados en las condiciones productivas del Uruguay para sortear este momento de dificultades y levantar la cabeza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)