Exportación cárnica se mantiene con demanda sostenida

China enviará una misión por incidente con la grasa

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) ya realizó un primer envío de información a China por el incidente con los contenedores que llegaron a ese país con grasa en mal estado. Además, se prevé que llegue al país una misión desde China.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con la recuperación de su crisis Europa demandará más carne. Foto: AFP

"Está dentro del planteamiento que realizaron las autoridades de China y nosotros vemos de buen grado", dijo el director de los Servicios Ganaderos (MGAP), Francisco Muzio, a radio Carve.

Las autoridades sanitarias de China dieron a Uruguay un plazo de 45 días para responder a las notificaciones y determinar el origen del problema, manejándose como hipótesis una pérdida de la cadena de frío en algún punto del transporte o en el arribo a los puertos de recibo.

Por otro lado, Muzio y varias fuentes industriales consultadas por El País coincidieron en señalar que el comercio de carnes con China no se vio afectado luego del rechazo de seis contenedores con grasa vacuna congelada en rama y comestible, grasa de intestino bovino y de riñonada, exportados por cuatro plantas uruguayas que pertenecen a dos empresas.

El MGAP conformó cuatro grupos técnicos para estudiar al detalle qué pasó en cada planta involucrada (son tres plantas del grupo Marfrig y una de Sarubbi).

"Hay que ser claros, no es un problema con carne, es un problema con grasas" afirmó Muzio. China se mantiene "con demanda sostenida y precios estables" en el caso de los negocios que se están concretando con los frigoríficos uruguayos y "el flujo de ventas es normal", aseguró a El País el vicepresidente de Frigorífico San Jacinto, Gastón Scayola.

"Desde el punto de vista sanitario, a las otras empresas que no formaron parte del problema, nos van a mirar con cierto recelo", aseguró Scayola, aunque descartó de plano que el problema esté incidiendo o vaya a incidir a futuro en el comercio de carnes uruguayas.

De hecho, días atrás el broker cárnico Daniel Castiglioni —que está radicado en China— dijo a El País que "a raíz de esto se está prestando más atención a la calidad de los productos. Las autoridades sanitarias chinas se encuentran mirando en detalle los aspectos sanitarios de los productos que estamos enviando".

Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), entre enero y mayo de este año la industria uruguaya exportó unas 1.618 toneladas de grasa congelada hacia China por un valor de US$ 1,35 millones, pero la grasa es apenas un subproducto que los frigoríficos buscan valorizar, porque forman parte del novillo y la vaca que deben despiezar y vender corte a corte. En el mismo período y por todo concepto, las ventas del complejo cárnico uruguayo a China alcanzaron US$ 250 millones. Las grasas apenas representaron el 0,54% del total de las divisas generadas por las ventas.

Por ello, días atrás el ministro interino de Ganadería, Enzo Benech cuestionó a los frigoríficos porque la grasa se trata de un producto "difícil de manejar" y "con alto riesgo. Obviamente que estos son los riesgos de querer hacer algún peso más con un producto que vale poco. Creo que tenemos que tener mucho cuidado con esto".

Es que China estaba pagando alrededor de US$ 900 por tonelada de grasa y destinos alternativos como Sudáfrica o Argelia, pagan unos US$ 800.

China, desde hace un buen tiempo, está siendo para Uruguay el principal mercado para la carne bovina y las menudencias. Es un fuerte comprador de volúmenes. Según los datos del INAC, desde comienzos de año hasta el pasado 12 de junio se exportaron 67.095 toneladas bovinas (peso carcasa).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)