GANADERÍA

Cierra otro ejercicio con los precios de los ganados a la baja

Van tres años con baja de valores para novillo y vaca gorda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cada vez menos principios activos para tratar la garrapata. Foto: archivo El País

Los productores ganaderos cerrarán a fin de mes un tercer año con una baja consolidada del precio del ganado gordo. Así lo está mostrando la información recabada por el Instituto Plan Agropecuario (IPA) perteneciente a las denominadas "carpetas verdes".

Por tercer año consecutivo el precio de la hacienda bajó, —en promedio y a lo largo del ejercicio— un 9% para el caso del novillo gordo y 10% en caso de la vaca gorda, respecto al ejercicio anterior. Ese ejercicio, a su vez, había sido menor al de 2015, según confirmó a El País el Ing. Agr. Carlos Molina, encargado del monitoreo económico de empresas agropecuarias.

Caída de precios de la producción y suba de costos se confabularon para complicar la situación económica de los productores, en un sector con un endeudamiento que no ha parado de crecer.

Molina recordó que en el presente ejercicio —a punto de cerrar— "también cayó el precio de la reposición, aunque no bajó el valor del ternero", pero hay que aclarar que "no todo el mundo vende sólo terneros", explicó. La canasta de ventas de la empresa ganadera no es solo un producto y es posible que cierre el ejercicio con una baja en el precio promedio de las canastas de las distintas categorías de ganados.

El técnico del IPA aseguró a El País que de las empresas que la institución recibió información, en caso de las criadoras podrían cerrar el ejercicio "con un descenso igual al registrado el año pasado o hasta tener una nueva caída de 5% en el ingreso", estimó Molina.

No está cuantificado el posible descenso en el caso de las empresas invernadoras, pero les continúa siendo desfavorable el precio de la reposición y el ganado gordo.

A su vez, las empresas de ciclo completo, podrían tener una baja igual a la del año pasado o "hasta una nueva caída de entre 10% y 15% en el ingreso. La caída del precio del ganado gordo les puede pegar un poco más, porque cae más que el precio de la reposición".

Pasturas.

El clima ayudó bastante al campo, principalmente durante el verano y principalmente en el basalto, entre enero y febrero —según el monitoreo satelital de pasturas que hace el IPA— hay registros de crecimiento de pasturas de casi 40% por encima del nivel de un año normal. En otras zonas del país, el crecimiento del campo natural fue entre 15% y 20% más que un año normal.

Lo claro es que, no todas las empresas pudieron capitalizar el pasto en carne o mejor dicho, que haya más pasto en el campo no significa que se va a producir más carne por hectárea. Asimismo, muchas de las empresas que pudieron aprovechar ese pasto y capitalizarlo en kilos, fueron castigadas por la baja de precios de la hacienda gorda y la reposición.

Molina asegura que "las oportunidades siguen estando adentro de las empresas", porque a pesar de tener resultados iguales o descensos, hay empresas que "ya tienen casi cerrado el ejercicio y han tenido resultados mejores que el año pasado. Aprovecharon esas oportunidades favorablemente. Pudieron transformar ese pasto en carne, ajustaron costos y tuvieron mejores ingresos que el año pasado".

A lo largo del ejercicio que está finalizando, el precio de los insumos estuvo bastante parecido a los del año anterior; hacer una hectárea de praderas costó prácticamente lo mismo, pero todos los productores pudieron capitalizar esa ventaja. Asimismo, el valor de las raciones también es bastante similar y para algunas empresas, "dar ración pudo ser un buen negocio", reconoció Molina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)