El área todavía es una incógnita y falta mucho para definir rendimientos

Cultivos de soja mantienen un buen estado pese a lluvias

Los cultivos de soja continúan mostrando un muy buen desarrollo, pero aún falta mucho para el período crítico donde se define el rendimiento, que va desde el comienzo de la formación de las vainas hacia adelante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La firma productora de soja pasó a manos de UAG. Foto: Archivo El País

El Ingeniero Agrónomo Alfredo Sobredo, técnico de Monsanto aseguró a El País que el desarrollo del cultivo, hasta ahora, ha sido muy bueno. Si bien las lluvias prácticamente fueron semanales, entre una y otra, hubo días de buena radiación y esa situación generó que "no haya efectos negativos por el exceso de agua".

Por otro lado, más allá de los avances en el desarrollo del cultivo, no se registraron problemas sanitarios.

"Hay algunos comentarios de que se comienzan a observar lagartas en sojas RR1, pero por el momento, nada que obligue a tomar la decisión de realizar aplicaciones", agregó Sobredo.

La baja de los precios en el mercado internacional, donde la soja cayó de US$ 500 a US$ 360 por tonelada, obligan a los productores a ser más cautos en la aplicación de agroquímicos sobre los cultivos, porque tienen que cuidar mucho más los costos.

"El año pasado cuando la soja valía más, los productores no andaban con mucha vuelta, cuando se veía una lagarta se llamaba al aplicador. Ahora el criterio se volvió bastante más racional, porque los números son otros", reconoció el técnico de Monsanto.

Es obvio que los ingresos para los agricultores no serán los mismos de antes con la caída de los precios, pero aún así, Sobredo estimó que "el escenario es bueno, aunque todavía falte mucho para que se defina el partido".

El técnico fundamentó su estimación diciendo que "si bien el 70% u 80% del área plantada está conformado por soja de primera, las sembradas más tempranamente están, en su inmensa mayoría, en las etapas de floración", es decir, "todavía no entraron en el período más crítico de la definición del rendimiento. Hasta ahora, lo que se ve, es un escenario muy positivo", dijo el experto.

En cuanto al área plantada, Sobredo dijo a El País que "es bastante consistente el comentario de que en la zona noreste y este, por productividad y costos de fletes, el área se ha reducido, pero no se sabe en qué magnitud. Si se tuviera que aventurar un número, el piso debieran ser 1.250.000 hectáreas y el techo 1.400.000 hectáreas". Si todo sigue así, "las condiciones son altamente favorables para esperar muy buenos rendimientos", sostuvo.

Mientras tanto, Argentina producirá 52 millones de toneladas, una cosecha récord que aún así, generaría US$ 4.500 millones menos que lo que generó a comienzos de 2014, según publicó ayer El Cronista. La superficie plantada superó los 20 millones de hectáreas. A su vez, Brasil también espera una cosecha récord de la oleaginosa, por lo que la región se mantiene como el principal polo sojero del planeta.

Precios e ingresos bajos

Con la baja de los precios en el mercado internacional, se generaría este año una baja en los ingresos por exportaciones de soja uruguaya. Según el cálculo de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), considerando niveles de precios de entre US$ 350 y US$ 400 por tonelada (FOB), los ingresos por exportaciones se ubicarían entre US$ 1.025 y US$ 1.171 millones.

La baja respecto a 2014 sería de entre 27% y 37%, si se estima una superficie plantada de 1,3 millones de hectáreas y rendimientos que podrían estar entre 2.300 y 2.500 kilos por hectárea. Aún es demasiado arriesgado hablar de un rendimiento promedio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)