Fernando Dighiero

"El estado debería bajar los costos para ayudar"

El presidente de la Federación Rural consideró que está complicada la situación y por tanto se debería estudiar diferimiento de pagos, “no una suspensión”. Lamentó que “el gobierno anterior no aprovechó la bonanza” y analizó que “ha sido positivo el cambio de autoridades, ahora hay más diálogo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fernando Dighiero, presidente de la Federación Rural. Foto: Leonardo Carreño

PABLO D. MESTRE

Por otra parte Dighiero adelantó que insistirán con el tema del pago de ganado en tercera balanza.

—¿Cómo ve el momento actual de la agropecuaria?

—Muy complicado. Con la seca se viene ajustando la cincha y vamos a ver cómo salimos. Acá en Florida están más complicados los lecheros que les pasó el agua por el cuello y nosotros estamos con luces amarillas prendidas. Si no llueve se va a complicar más, porque las pasturas viejas no tienen calidad, se van y ya no estamos en épocas que tenga rebrote.

—¿Cómo vio las medidas paliativas del gobierno?

—Son positivas en general, a pesar que no llegan a todo el mundo y no alcanzan. Es un paliativo importante dar el forraje. Tenemos que sentarnos y discutir los topes, porque me parece que si estamos apuntando a que el productor pueda mantener, o salvar, categorías, veo medio poco lo que han dado. Esperemos que el clima dé una mano.

—Pero a pesar de poco, sirve...

—El sector más complicado es el lechero que se está consumiendo la reserva del invierno y cómo sobrelleva esa situación hay que repensar lo que le han dado. Y el financiamiento también, porque lo dan y los plazos vuelan, cuando querés acordar hay que pagarlo y el sector lechero está hecho puré, ha bajado la leche, está complicado para ellos.

—Más allá del tema clima, ¿cómo ve la situación?

—Los costos complican. El costo del Estado ya es demasiado pesado y si a eso le agregamos que nos vuelven a poner otro impuesto sobre la tierra, que ya van cuatro, es mucho. Hay que trabajar en ese tema para bajar los costos, con la luz carísima, el combustible es caro y eso suma para que no den los números que tienen que dar. Si hay que pagar todos los costos de prender una llave el primero de mes y encima comprar ración, los números son demasiado justos.

—Suena pesimista...

—Es que la bonanza del país la tiraron por la borda en la anterior administración. Reconocemos que el cambio de autoridades a nivel nacional es positivo, el diálogo es otro, no es un diálogo de sordos como en la anterior administración. Me gusta para dialogar y tratar de buscar soluciones entre todos. Pero todos tenemos que sumar y el Estado tiene que bajar su costo que está carísimo. Una ayuda sería fundamental. Vengo de Artigas y hablando con productores les sale tres veces menos el costo del gasoil, no hay quien resista eso.

—¿Habla de suspender el pago de deudas?

—Tenemos que sentarnos, ver la problemática, pero ojo que nadie pide no pagar; sí readecuar las fechas de pago para correrlas más hacia fin de año y esperar que la primavera haga lo suyo. Veo muy complicados los pagos que se vienen en los meses de invierno, pues la gente va a estar falta de caja.

—¿Habla de tributos nacionales o municipales?

—Todos tienen que sumar, las dos administraciones. Unos y otros cobran lo suyo y se sientan en la silla a esperar el próximo pago. Habrá que readecuar la cadena de pagos para transferirla más hacia fin de año y que a la gente le den, en caso de necesitarlos, créditos más blandos que los actuales.

—Un diferimiento y no una suspensión de pagos...

—Exacto, más viendo las necesidades de caja que tiene el gobierno. Por eso es que nos lamentamos que la administración anterior no haya sido cuidadosa de la bonanza del país.

—¿Cómo analiza el momento de la agricultura?

—Al bajar el área de soja y la caída internacional del precio de la soja va a afectar las cuentas del gobierno. Y la gente que había destinado esos pedazos de campo para la soja también lo va a sentir en sus bolsillos y hoy por hoy quizás no tenga capacidad de compra de ganado para sustituir un rubro por otro. Entones es toda una mescolanza de temas, difícil de sobrellevar.

—¿Y en cuanto al ganado, qué opina del pago de las haciendas gordas?

—Vamos a volver al tema de la tercera balanza. Tendremos que sentarnos con la industria porque si ellos nos "cuerean" no le hace bien a ellos ni al sector productivo. Tenemos que readecuar la forma en que se comercializan las haciendas. Entiendo que la industria tiene un negocio para ganar plata pero tampoco a costa del "cuero" del productor.

—¿Van a rediscutir este tema entonces?

—Sí. Porque además no es bueno en la situación que estamos donde la desconfianza de los productores en general hacia la industria. Hay que sentarse en una mesa, ver todas las posibilidades y si no la posición de la Federación Rural va a ser muy dura en el sentido que el productor pueda vender en tercera balanza, que el que lo desee que lo haga, si quiere vender en quinta, sexta o séptima bien, pero que el precio que se pague por la res que entre a un frigorífico sea el de la tercera balanza.

—¿Cuando habla de una posición muy dura a qué se refiere?

—Como toda cosa, el precio de referencia del novillo y de la vaca estuvo bueno, es una información más que se le da al productor, el tema dressing es una pelea con la industria en la cual hay estadísticas de muchos años que el dressing fue creciendo hasta que comenzaron las quejas de los productores. Ahí se estabilizó, pero donde te quedes quieto lo vuelven a subir. Y eso es una ganancia que tiene la industria frigorífica para modificar el precio. Por eso digo que debemos sentarnos en una mesa, apuesto al diálogo, todas las partes tienen que estar y buscar la mejor solución para todos y de una vez por todas se termine esa desconfianza que es muy grande, del sector productivo hacia la industria frigorífica.

—¿Hay cadena de la carne?

—Me reservo la respuesta…

—¿Cómo va a ser las delegaturas de la Federación Rural? Habrá cambios?

—No hemos manejado el tema, probablemente los equipos que andan bien van a continuar, pero no creo que haya muchos cambios.

—¿Cómo será la relación con el gobierno?

—Hemos estado reunidos con el presidente y con el Ministro. Noto, y estoy contento por ello, que la relación cambió. Se ve otro espíritu, otra forma de encarar los problemas, un mayor acercamiento. Creo que el gobierno, de una vez por todas, entendió la importancia que tiene el sector agropecuario. Se vienen momentos difíciles y todos debemos poner un poco de cada uno para sacar lo mejor para el país.

—¿Cuál sería el mayor logro dentro de dos años, la mayor satisfacción de lo cumplido?

—Pretendo primero que la Federación tenga el rol que debe tener, más en el año del centenario y cambiar la idea que cuando vienen los problemas estamos todos juntos y si vienen las bonanzas dejamos de estarlo. Uno tiene que apostar a que juntos somos más.

—¿Continuará el trabajo con las Cámaras Empresariales?

—Los espacios ganados no se pueden abandonar. Me gusta el diálogo, apuesto al diálogo, y dejar las posiciones fuertes en la puerta, eso es positivo.

—¿Más allá de la coyuntura climática, es optimista?

—Siempre lo seré, pero estoy preocupado porque la seca está pegando fuerte y se ha ido desparramando por todo el Uruguay.

PerfIl.

Cabañero y Gremialista.

Hace seis décadas nació y se crió en el establecimiento familiar en la zona de San Gabriel, departamento de Florida.

Allí, desde el año 1980 dirige "La Paraguaya" nombre en honor a su abuela (Urioste), de dicha nacionalidad.

Se dedica a la cría de las razas Angus, Corriedale y Criollos y además hace agricultura, soja, en sociedad.

Ha sido dirigente gremial de la Asociación Rural de Florida, de la cual fue presidente. Asegura que "siempre apuesto al diálogo".

Está casado, con Ana María Alvarado, y se confiesa hincha del Club Nacional de Fútbol.

Nombre: Fernando Dighiero Abente - Edad: 60 años - Estado civil: Casado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)