La crisis de la lechería

Descartan mejora en los precios de los lácteos

La política poblacional de China no ayudará, dicen expertos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lácteos

La crisis de precios que vive la lechería a nivel global no encuentra salida. Expertos tampoco creen que la nueva medida de China de permitir más de un hijo por familia eleve la demanda por fórmulas lácteas infantiles.

A todo esto, el presidente Tabaré Vázquez señaló que se estudia "brindar un apoyo económico por parte del Estado" a los tamberos y en Argentina se discute algo similar.

La teoría de que el fin de la política China de restringir a las familias a tener un solo hijo podría implicar un mayor aumento la demanda de las fórmulas lácteas infantiles si crecen los nacimientos, puede ser una visión equivocada asegura el banco Credit Suisse.

De hecho, la tasa de nacimientos en China es de 16 millones de niños al año y podría caer a 12 millones en 2030.

"A medida que los países quedan más ricos la fertilidad de su clase media declina", con un aumento de los costos en la crianza de los niños, sostuvo la institución.

A su vez, las mujeres chinas se están tornando, progresivamente más educadas y trabajadoras que en el pasado.

Fonterra, la láctea neocelandesa que es la mayor exportadora de leche en polvo del mundo, estima que "hay una lenta recuperación de las importaciones de lácteos desde China" y sostiene que era necesaria una corrección a la baja en la producción de lácteos en la Unión Europea para que los precios del mercado se recuperen.

A suvez, la Rival Westland Milk Products sostiene que "el principal problema que ocasiona la baja global de precios, es el actual crecimiento de la oferta de leche en Europa y Estados Unidos", agregando que "la caída en la economía de China ha tenido poco impacto en la demanda de los consumidores por alimentos".

El analista jefe de Rival Westland Mik Products, Gregg Wafelbakker, sostiene que ahora los consumidores de China quieren productos premiun y están dispuestos a pagar por ellos. La demanda por leche UHT, crema de leche y fórmulas infantiles continúan teniendo una tasa de crecimiento de entre 10% y 30%.

El Credit Suisse recuerda que el mercado de fórmulas infantiles destinadas a la alimentación de lactantes está atrayendo participantes permanentemente.

Argentina reacciona.

El gobierno argentino buscará impulsar nuevas medidas para revertir la crisis de los tamberos, según adelantó una fuente oficial, que prometió que serán "enérgicas" y abarcarán temas cruciales en materia fiscal, financiera, de la salida del sobrestock en las industrias lecheras por medio de mayores exportaciones y hasta incluso en la relación con los supermercados.

El 8 de enero pasado el presidente argentino Mauricio Macri anunció en Venado Tuerto un paquete de medidas para los tamberos que, entre otros puntos, incluía una compensación de 40 centavos por litro para todos los tamberos por sus primeros 3.000 litros diarios producidos en enero, febrero y marzo. Para ello se decidió destinar 606 millones de pesos.

Con esa medida, el gobierno apuntó a que los tamberos, que venían golpeados por una fuerte pérdida de rentabilidad desde mediados del año pasado, que se agravó aún más con la devaluación que subió los costos y la quita de las retenciones al maíz insumo clave para el sector, pudieran recomponer parte de sus ingresos. Además, buscó equilibrar la fuerte disparidad de precios cobrados. En rigor, había tamberos percibiendo desde 2,20 a 2,80 pesos argentinos (entre $ 5,80 y $ 7,40).

Ahora, según la fuente oficial, se logró que la industria láctea pague un piso de 2,60 pesos argentinos ($ 6,90) el litro para enero último, valor que se estirará hasta 3 pesos argentinos ($ 7,95) con la compensación oficial. "El 80% de los productores ya están, como mínimo, en tres pesos el litro", calculan en el gobierno.

Sin embargo, admiten que no es suficiente y que los productores de leche siguen perdiendo al menos un peso argentino por cada litro producido. "Las medidas deberán ser más enérgicas y con un apoyo entre la Nación y las provincias. En lo fiscal esto tiene que ver con Ganancias, Ingresos Brutos y el IVA. Así, hay que analizar, junto a las provincias, por ejemplo, una reducción de impuestos que incluya ingresos brutos y una moratoria de la AFIP", explicó la fuente.

Ayer, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y sus funcionarios del área de lechería, convocaron a los ministros de Agricultura de Córdoba, Sergio Busso, de Santa Fe, Luis Contigiani, y de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, responsables del 94% de producción de leche a nivel país, para analizar la situación del sector. Además, estuvo el ministro de Producción de Entre Ríos, Carlos Schepens, y funcionarios de La Pampa.

Según contaron varias fuentes, Buryaile fue enfático al referirse a la crisis por la que atraviesan los tamberos: "Hay que compartir esfuerzos".

Luego pidió que "los bancos de las provincias pongan su parte", y señaló que "el Banco Nación no puede hacerlo todo".

Para el Gobierno, la resolución del conflicto lechero es clave, ya que se trata del sector más complicado por el aumento de costos que sobrevino luego de la devaluación y la quita de las retenciones al maíz, insumo estratégico para los tambos.

"Hay que seguir trabajando en las líneas crediticias y fiscales; buscar soluciones entre todos", dijo otra fuente en relación al vínculo con las provincias.

Los ministros provinciales tienen decidido acompañar el trabajo en conjunto con la Nación. "Vamos a tratar de buscar financiamiento a largo plazo y por el lado de los impuestos estamos viendo qué se puede avanzar", dijo Sergio Busso, ministro de Agricultura de Córdoba. Con información de LA NACIÓN / GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)