CRÍA

Diagnósticos de gestación llevan un mes de atraso

Porcentajes en vacunos son alentadores pese a dificultades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Los diagnósticos de gestación en vacunos están atrasados prácticamente un mes. Aunque la zafra va prácticamente por la mitad, en la mayoría de las zonas —salvo casos puntuales como Treinta y Tres y Rocha que comprenden la Emergencia Agropecuaria decretada por el gobierno— se estima que habrá una buena producción de terneros.

Como en años anteriores los resultados por predio son muy dispares, pero esta vez más que nunca se nota la diferencia entre los productores que aplicaron tecnologías de bajo costo para asegurarse los terneros y aquellos que simplemente se limitaron a echar los toros dentro del rodeo y dejarlos que trabajen. En este último caso hoy están teniendo resultados por debajo de sus expectativas.

Las restricciones temporarias del amamantamiento en el rodeo de cría —se anticipa el destete o se aplica destete temporal para que la vaca recupere condición corporal y vuelva a presentar celo—, así como el diagnóstico de actividad ovárica mediante ecografía a mitad de entore, con el cometido de identificar las vacas problema y tomar medidas a tiempo, aún son medidas muy poco aplicadas por algunos ganaderos.

En los departamentos del norte hay una realidad diferente a los del sur. "El ganado sintió mucho el invierno, parieron más o menos y la primavera fue tardía, pero con las lluvias de diciembre de 2015 y enero de 2016, la situación mejoró mucho" y las vacas se preñaron, explicó a El País el doctor Guillermo de Nava, uno de los profesionales referentes en tecnologías de la reproducción.

De Nava adelantó a El País que en los establecimientos donde ya se pudo hacer monitoreos del entore "hay porcentajes de preñez de 90%, pero también hay predios con 79% de preñez". En la zafra pasada en el norte hubo buenos resultados y todo parece que van a volver a repetirse este año.

Satisfactorio.

Mientras tanto, en Treinta y Tres y parte de Carro Largo, se preñó mucho ganado tarde e incluso las inseminaciones artificiales en vaquillonas comenzaron tarde, pero "se consiguieron preñeces aceptables", admitió el doctor Pablo Marinho, otro de los profesionales referentes que habitualmente participa del Taller de Gestación en Bovinos que organiza el INIA Treinta y Tres, impulsado por la especialista Graciela Quintans, que este año será el miércoles 22 de junio.

También en estos dos departamentos hay de todo en cuanto a resultados. "Los porcentajes de preñez en ganado soltero están bien y los rodeos de cría con vacas paridas están en el entorno de 68% en promedio", destacó Marinho.

La cola de parición que se venía arrastrando de años anteriores, producto de las preñeces tardías, "se fue achicando", notándose "mayor estabilidad en la parición", explicó el profesional a El País.

Los porcentajes de preñez citados son bastante buenos para venir de dos años con sequías en mitad de entore que cortaron los celos.

Marinho recordó que este año se vuelve a repetir la historia: "El que cuidó las vacas tuvo mejor preñez. El que hizo destete precoz anduvo mejor", pero sin embargo "los destetes precoces no tuvieron la respuesta que se veía en otros años, debido a que los animales venían parejos y esa técnica tiene un alto impacto en un año muy malo", explicó. En otras zonas pasó lo mismo. En Treinta y Tres y Cerro Largo, las vacas se presentaron en bastante buena condición corporal al servicio y los celos explotaron fuerte en los rodeos de cría hacia fines de enero y febrero. Fue bueno el resultado en aquellos predios que aplicaron tablillas nasales.

"No hay sobresaltos en los resultados logrados hasta ahora" y en ganado soltero "hay porcentajes de 80%", remarcó Marinho, pero todavía falta diagnosticar varios rodeos, pues el clima no lo permitió.

Manejo.

También en Lavalleja, otro de los departamentos complicados donde el rodeo de cría sufrió bastante la seca, los resultados son bastante alentadores, pero también se ven casos desastrosos de preñeces de entre 10% y 15% en promedio.

"En los ganados que entraron fallados (estando vacíos) al entore los resultados son muy buenos y están entre 90% y 100% de preñez", aseguró a El País el doctor Gabriel García Pintos. A su vez, a nivel de vaquillonas de primer entore (solteras) hay resultados variados, pero no son malos, salvo en aquellos casos donde se intentaron servir los vientres que pasaron mal el invierno y no estaban con buena condición corporal al momento del servicio.

García Pintos aseguró que tampoco son tan malos los resultados de los diagnósticos en los ganados que fueron cabeza de parición, pero sí lo son en los animales que fueron la cola de parición, aquellos que se sirvieron tarde el año anterior. "Es ahí donde se ven resultados de 10% y 15% de preñez", explicó el veterinario.

En muchos casos, los animales que fueron cola de parición este año y se intentaron volver a servir, están todos vacíos. García Pintos explicó que en estos casos hay dos opciones: "hacer un entore de otoño o esperar a que mejoren la condición corporal y hacer un entore temprano en octubre".

En cuanto a situación corporal del rodeo se ve de todo, aseguran los veterinarios. Hay establecimientos donde los ganados están bien, pero muchos casos donde están con mala condición corporal a la entrada del invierno. "Será un invierno complicado para los ganados preñados" y habrá que aplicar muchas medidas de manejo para evitar pérdidas.

La vaca: la "caja de ahorro" del sistema.

Hoy los terneros valen, pero en el sistema de producción ganadero de Uruguay, "no necesariamente el productor tiene que preñar todas las vacas. Tomando el precio como 100, el precio de la vaca de descarte en Estados Unidos es el 34%, pero en Uruguay es casi el 70%. Eso hace que la vaca sea un producto clave en los sistemas criadores del Uruguay", explicó Fabio Montossi, director nacional del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), uno de los investigadores referentes para la ganadería uruguaya y la producción de carne local y mundial.

Es que la vaca gorda representa prácticamente el 50% de los ingresos de los productores y tiene lógica que "muchas veces el productor piense en preñar o no preñar una vaca, porque esa vaca es una fuente de ingreso fundamental".

Montossi reconoce que esta realidad sólo ocurre en Uruguay, porque incluso en Argentina, donde la ganadería es muy similar a la uruguaya, "la diferencia histórica en el precio de la vaca es de 30%. Entonces, la lógica del diseño de los sistemas productivos y la lógica económica de preñar o no preñar las vacas en los sistemas criadores nuestros, tiene una razón económica, no es capricho de los productores".

Montossi sostiene "no necesariamente lo es lo mejor preñar todas las vacas, depende de la situación de precios, de la situación del sistema productivo y otros factores" que pesan mucho en el negocio ganadero que rige en Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)