BEEF EXPO

Futuro de la carne es auspicioso, pero faltan señales claras

Presidente de ARU pidió atacar desequilibrios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Expositor. Ricardo Reilly destacó en San Pablo el trabajo de toda la cadena en promoción de carne.

En el marco de la Beef Expo que se realiza anualmente en Brasil, el Ing. Agr. Ricardo Reilly Arrarte disertó sobre el desarrollo de la ganadería en Uruguay y los desafíos de la producción de carne en el mundo.

El presidente de ARU resaltó que Uruguay está enfocado en la diferenciación de su carne a través de sus atributos de calidad, apuntando a los mercados más exigentes del mundo, aquellos que pagan más, para lo cual destacó la excelente base genética del rodeo vacuno, particularmente razas británicas, con producción bajo condiciones naturales, mayoritariamente pastoril, a cielo abierto, sin la utilización de hormonas ni promotores de crecimiento y con el 100% del ganado trazado.

En el evento, que se desarrolló en el Centro de Convenciones "Pro Magno" de la ciudad de San Pablo, y que reunió a más de 40 conferencistas de diferentes partes del mundo, sobre la estrategia de Uruguay para ampliar mercados, Reilly recordó la promoción de las carnes a través de INAC, involucrando a todos los actores de la cadena de valor, ha logrado ampliar el acceso a distintos mercados. "Esta estrategia ha sido clave para la colocación de nuestras carnes en el mundo". Y se amparó en ejemplos para marcar que cuando falla un mercado, automáticamente se puede reemplazar por otro "porque Uruguay tiene las puertas abiertas, gracias al reconocimiento de nuestras carnes a nivel mundial, por ser un país sanitariamente confiable, fruto del trabajo de todos los actores de la cadena de valor".

En otro pilar fundamental ubicó al status sanitario, considerado un activo para Uruguay. "Ser un país serio y confiable ha sido clave en nuestro posicionamiento internacional. En un mundo demandante de alimentos y proteínas de alta calidad, nuestro país tiene grandes fortalezas en cuanto a inocuidad y seguridad alimentaria, en donde la trazabilidad también juega su papel", aseguró.

Reilly mencionó que "cuando hablamos de ser proveedores de alimentos seguros, ello implica la necesidad de contar con sistemas sólidos que garanticen la inocuidad de los alimentos y la seguridad de la cadena alimentaria. Eso Uruguay lo tiene institucionalizado en los distintos eslabones de la cadena, sobre todo cuando nos comparamos con otros países de la región y del mundo. Independientemente de que puedan aparecer fallas en el sistema, siempre es más fácil recomponer un problema si se procede con seriedad".

Desafios.

El presidente de ARU además integró una mesa redonda con especialistas en la materia de Brasil y Argentina. Consideró que para Uruguay será fundamental mejorar su inserción internacional en procura de reducir sus costos arancelarios, "es algo en lo que venimos rezagados con respecto a competidores directos, como por ejemplo Australia y Nueva Zelanda".

También consideró que "habrá que seguir de cerca el intercambio de ofertas Mercosur y UE, "exigiendo que se formalice la ampliación de cuotas para carne a la brevedad".

Pero en paralelo "debemos estar atentos a la aplicación de normas privadas así como requisitos extraordinarios de algunos países, teniendo claro que las barreras no arancelarias, pueden transformarse en obstáculos para los países exportadores de alimentos en el futuro cercano, pudiendo significar importantes costos adicionales".

Dijo que si bien las mayores exigencias desde la demanda pueden de alguna forma contribuir a que los países exportadores mejoren la calidad de sus productos, tienen el inconveniente de que en varios casos terminan operando como medidas restrictivas de acceso.

Por ello aseguró que no hay que perder de vista que toda exigencia extra por parte de un mercado, se traduce en costos adicionales, "porque implica entre otras cosas, certificación de procesos".

Reilly dijo que como país exportador, "hay que hacer fuerza para que estas exigencias se basen en aspectos científicos y que su aplicación obedezca a los criterios de transparencia dentro de lo acordado en la OMC".

Auspicioso.

Consultado por El País sobre la visión conjunta, aseguró que "hay un consenso en que las perspectivas para el mercado de la carne son auspiciosas". En diálogo con sus colegas, concluyó que cada país tiene sus obstáculos internos por superar. "Si bien Uruguay ha sacado ventajas en su posicionamiento internacional al compararse con la región, debemos tener claro que estamos pasando por un momento de incertidumbre, en el cual se están reordenando todas las variables, y el productor necesita señales claras".

Por ello, "hay que atacar de manera urgente los desequilibrios que tenemos a nivel interno, como la incidencia de los elevados costos de producción e incremento de la carga fiscal, que hoy desalientan la inversión productiva y atentan contra la competitividad del sector". Además dijo que el tipo de cambio es otra variable "en la cual no podemos quedar rezagados frente a nuestros competidores y clientes".

El titular de ARU sostuvo que "no estamos solos en la cancha, vecinos como Brasil, Argentina y Paraguay están trabajando día a día para posicionarse mejor en el comercio mundial de la carne, sin contar competidores directos como Australia y Nueva Zelanda".

Cadena.

Según Ricardo Reilly Arrarte en Uruguay una de las limitantes para dar un salto cualitativo en materia de producción de carne, pasa por mejorar la integración de la cadena de valor. "Está claro que el posicionamiento de nuestras carnes en el mundo, es resultado del esfuerzo de todas las partes involucradas. Para capitalizar en el tiempo esos logros, será necesario mejorar el funcionamiento de la cadena en su conjunto, de forma que los distintos agentes perciban que están obteniendo ingresos proporcionales en relación al precio de exportación".

Analizó que hoy, esa percepción el productor no la tiene, lo que afecta directamente las expectativas del negocio. "Y esto va más allá de buscar culpables, o cuestionar las reglas del mercado, sino que hablo de un proceso de construcción de confianza entre las partes. Pienso que por ahí pasa el eje central para un desarrollo sostenido de la ganadería en el largo plazo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)