Denuncia de industria molesta a las autoridades del INAC y piden prueba

Gobierno e industria frigorífica se enfrentan en acusaciones en INAC

El hecho de aprobar un indicador de referencia para el novillo gordo y el ternero, votado en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC) por mayoría, continúa generando polémica y su discusión tomó un giro inesperado, convirtiéndose en prácticamente un tiroteo de fuego cruzado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El pago de ganado gordo sigue generando polémicas. Foto: AFP

El vicepresidente del INAC, Fernando Pérez Abella, aseguró ayer a El País que "en la medida que la Junta Directiva lo quiera se va a seguir con la puesta en marcha del precio de referencia para el novillo gordo y el ternero, como se votó el 22 de diciembre de 2014" y criticó la postura de uno de los delegados de la industria frigorífica, que acusó al presidente del INAC, Luis Alfredo Fratti de haber modificado un acta de la sesión de la Junta Directiva.

Esta semana, el presidente de la Asociación de Plantas de Faena del Mercado Interno, Carlos Pagés, informó al programa Valor Agregado de radio Carve que en la sesión del pasado lunes, en el marco de las discusiones acaloradas que generó este nuevo indicador, un delegado de la industria frigorífica exportadora acusó al presidente del INAC, Luis Alfredo Fratti de dar la orden de modificar un acta de la sesión de la Junta Directiva "a su antojo" y aseguró que la aprobación del mencionado indicador es "un verdadero mamarracho", a la vez que pidió la grabación de la reunión del 22 de diciembre de 2014, donde se votó la creación del indicador sobre el que siguen trabajando los servicios técnicos del INAC.

Tras tomar estado público esa denuncia, el vicepresidente del INAC dijo ayer a El País que está en juego la imagen del organismo y aseguró que "nunca en la historia del INAC hubo un problema con un acta".

Por eso, Pérez Abella adelantó que el próximo lunes —en el marco de una nueva sesión de la Junta Directiva— "vamos a presentar las pruebas de la inconsistencia de la afirmación que hicieron".

Según explicó el jerarca del Ejecutivo, "lo que se había pedido era no firmar el acta porque tenía algunos errores ortográficos, pero no tenía inconsistencias. Está la versión taquigráfica y la versión grabada que será presentada el lunes".

"No hay ninguna modificación de ningún acta, nunca se modificó un acta en la historia del INAC, ni se dieron órdenes para que se modificara", dijo tajante y molesto Pérez Abella.

En la misma sesión de la discordia se presentó el informe de la Dirección de Asuntos Legales del INAC, donde los abogados, tras interpretar la ley de creación del instituto, establecen que "no surge en forma explícita, a texto expreso, norma alguna que disponga la aprobación de índices o valor es de referencia".

En ese sentido, el vicepresidente del INAC recordó que "no se votó ni siquiera la puesta en escena del indicador, se votó la decisión o la necesidad de contar con ese tipo de instrumento. Eso fue lo que salió por mayoría" y remarcó que si la Junta Directiva del organismo rector de la política cárnica en el Uruguay no tiene competencia para crearlo, "se le podrá aconsejar al Poder Ejecutivo la toma de la decisión".

Es más, sostuvo que "es todo un conventillo" y aseguró que "está todo dentro de la ley, fuera de la ley, nada…".

Voto.

La creación del nuevo indicador sobre el que trabajan los servicios técnicos del INAC, fue votada en la última sesión correspondiente a 2014.

La propuesta fue apoyada por los dos delegados del Poder Ejecutivo (presidente y vicepresidente del INAC), por la representación que comparten la Comisión Nacional de Fomento Rural y Cooperativas Agrarias Federadas, por la representación de la Asociación de Plantas de Faena de Mercado Interno y por la Federación Rural. Mientras tanto, la Asociación Rural del Uruguay se abstuvo y no fue apoyada la propuesta por las dos gremiales de la industria frigorífica exportadora (Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay y Cámara de la Industria Frigorífica).

La meta de los productores es que aporte datos precisos —información que hoy está disponible— que permitan a los ganaderos una mejor toma de decisiones, basándose en la relación histórica entre el precio del novillo gordo y el valor del ternero.

Según ellos puede ayudar mucho a la planificación del establecimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)