UN SECTOR EN PROBLEMAS

Las gremiales lecheras piden reunión a Vázquez

Lechería hace movida para que no se corte cadena de pago.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Apuesta a mejorar la dieta para elevar producción de leche sigue en pie. Foto: Archivo

Tras la reunión de esta semana con el ministro Tabaré Aguerre, ahora las gremiales lecheras decidieron pedirle una entrevista al presidente de la República, Tabaré Vázquez, en los próximos días, con el cometido de hacerle ver la importancia que tiene para el sector que el gobierno uruguayo adelante el dinero del pago adeudado por Venezuela, para evitar que se corte la cadena de pago y no afecte sólo a los productores, sino también a transportistas, trabajadores y vendedores de insumos.

Así lo dijo a El País el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche, Rodolfo Braga, tras un encuentro de gremiales en la tarde del pasado jueves, para evaluar la reunión que mantuvieron con el ministro Aguerre el martes.

Según Braga, "la mayoría de los dirigentes no quedaron muy conformes". Los gremialistas reconocen el esfuerzo que se hace desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y desde el Instituto Nacional de la Leche, para evitar que en esta crisis sigan cayendo productores y vacas en ordeñe.

Sin embargo, tan o más importante que la asistencia financiera al sector —más allá de que se cobre el segundo aporte del Fideicomiso lechero por US$ 40 millones y de las medidas que están a estudio dentro del MGAP— es el cobro de lo adeudado por Venezuela a Uruguay, en el marco del negocio entre los gobiernos de ambos países. El año pasado el gobierno de Vázquez acordó con Maduro que Uruguay exportaría leche en polvo, quesos, soja, arroz y carne aviar en el marco de un negocio global de alimentos por US$ 300 millones.

Las poco más de 20.000 toneladas de leche en polvo exportadas por Conaprole, en el marco de un negocio que era por 44.000 toneladas, generaron una deuda de más de US$ 86 millones, de la que hasta ahora sólo pudo cobrar alrededor del 40%.

A su vez, la empresa Claldy envió 1.400 toneladas de quesos a Venezuela por las que no recibió ni un peso y calcula la deuda en US$ 7,4 millones.

La láctea sanducera Pili que junto con Claldy y Calcar hacen en conjunto la exportación de quesos, cobró el 80% de lo exportado y Calcar recibió algo de dinero. Es muy poco dinero el que envío el gobierno venezolano al fideicomiso constituido en la filial uruguaya del banco Bandes. Luego declaró la emergencia económica.

El fideicomiso se había acordado en el marco del acuerdo por el cual Ancap canceló su deuda con Petróleos de Venezuela (PDVSA) con una importante quita.

Movida.

En el marco de la reciente reunión con Aguerre, las gremiales reiteraron la necesidad de que el gobierno uruguayo adelantara parte de la deuda de Venezuela, mientras no la cobra, para evitar daños mayores, pero aclararon que no están pidiendo un subsidio. Por otro lado el fideicomiso y el crédito lechero para asistir al sector es solventado por los productores a través de la leche remitida a planta o quesería.

Según varios gremialistas que participaron en el encuentro con Aguerre (que hizo una exposición de una hora y 31 minutos), el ministro no encontró viabilidad al planteo, diciendo que no recaía sobre el gobierno la responsabilidad del negocio; las gremiales tienen una visión diferente.

Previo a la reunión que se le pedirá al presidente Vázquez, algunas gremiales se entrevistaron con el senador José Mujica, líder del MPP para pedirle apoyo y plantearle la necesidad de que el gobierno adelante el dinero del pago de Venezuela.

Según dijeron fuentes del sector a El País, Mujica apoya la postura de las gremiales. El semanario Búsqueda publicó una nota el jueves en una línea similar, alimentando la esperanza de los tamberos.

En su audición M24, Mujica se refirió a los problemas que enfrenta el sector y explicó por qué es importante para los lácteos uruguayos el mercado de Venezuela. A modo de mensaje a los tamberos dijo que "lo peor que le puede pasar al sector es el desánimo por los problemas de rentabilidad y entrar en una liquidación de vacas".

Incertidumbre.

Hacia adelante, la lechería uruguaya sigue con la incertidumbre cargada en su espalda. Las cartas están jugadas y en el sector hace rato que se están viendo signos de endeudamiento y falta de liquidez (caja).

En 2015 el número de vacas lecheras enviadas a faena cerró con un incremento de 19% respecto a 2014. Según los datos del Instituto Nacional de la Leche (Inale), el año pasado se industrializaron 18.288 vacas lecheras.

La lechería uruguaya perdió entre los años 2000 y 2011 un 84% del área, con el crecimiento fuerte de la agricultura granelera, pero entre 2006 y 2014, la productividad por vaca creció 36%, según lo establecen cifras de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP). En 2006/07 la lechería uruguaya tenía vacas que producían un promedio de 3.875 litros/año, mientras que en 2013/14 la productividad por vaca masa había trepado a 5.270 litros/año. El sector manejaba 874.000 hectáreas en la primer fecha citada y en la segunda 794.000 hectáreas.

Más allá de las cifras, las gremiales niegan que se esté ante una liquidación de existencias, pero reconocen que se aceleró la extracción.

Eso podría compensarse porque no se pudieron exportar vaquillonas y terneras lecheras a China durante todo el 2015, esos vientres jóvenes quedaron en Uruguay y en muchos casos pasarán a sustituir a las vacas que se extrajeron.

Precios bajos, costos altos y crisis climática.

La recuperación de los precios internacionales de los lácteos será posible si se reduce la oferta de leche en el mundo y una vez que los grandes compradores como China e India, bajen o eliminen sus stocks.

Esa realidad no es ajena a Uruguay y aquellos productores pequeños y medianos que "estén en campos arrendados, con deudas bancarias y con un litro de leche que no llegue a $ 7 por litro, están condenados a desaparecer", aseguró sin reparos a El País el presidente de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche (CUPL), Horacio Leániz.

Para que la reducción de la oferta de leche en Uruguay suceda, caerán más productores y se reducirá más la cantidad de vacas en ordeñe, agregó el gremialista.

En la reciente reunión de los lecheros con el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre se plantearon dos posibles escenarios de precios y comenzó un trabajo de evaluación de algunas medidas propuestas por las gremiales. Con un precio por litro de leche de $ 8 la diferencia de caja del sector sería de US$ 9 millones —con la moneda estadounidense a $ 33 por unidad — en el primer semestre, pero ese escenario es difícil de sostener, porque en el último remate de la neocelandesa láctea Fonterra, los precios de la leche en polvo volvieron a caer y plantearon para adelante un panorama todavía más crítico.

Con un precio de leche de $ 6 por litro —y al igual que el caso anterior con un costo de producción de $ 8,18 por litro— en el semestre enero-junio el sector perdería US$ 79 millones. De hecho algunos productores están cobrando $ 6 por litro y viven ese drama.

El listado de propuestas que hoy analiza el gobierno, incluyéndose algunas exoneraciones fiscales para el sector que plantearon las gremiales, más otras iniciativas presentadas por Inale, representarían algo más de US$ 100 millones. Estos son los meses más complicados para los tambos pues tienen menores producciones —es cuando se secan las vacas previo a los partos de otoño— y se hacen las pasturas para invierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)