Son Las Moras (donde habría acuerdo verbal) y otra planta

Dos grupos chinos van por frigoríficos en Uruguay

Dos grupos chinos están cerca de concretar la compra de plantas frigoríficas en Uruguay, lo que llevaría a que más de 50% de la faena de bovinos quede en manos extranjeras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El mercado chino compra cortes del delantero vacuno.

Según informó ayer la consultora Tardáguila Agromercados al programa Valor Agregado en radio Carve, existiría un acuerdo verbal entre un grupo de empresarios chinos y el actual propietario de Frigorífico Las Moras (Chiadel S.A.), una planta exportadora que también vuelca carne en el mercado interno, ubicada en las cercanías de La Paz. A su vez, otro grupo de empresarios de China —que ya estuvieron el año pasado en Uruguay revisando empresas— vendrá a revisar plantas frigoríficas con la intención de comprar una, según adelantó El País el domingo pasado.

Empresas del porte de Marfrig Alimentos (con cinco plantas), JBS Friboi (con una) y Minerva (con dos), sin contar otras empresas uruguayas que también poseen capitales argentinos, están acaparando por encima del 40% del total de vacunos faenados. Un nuevo jugador del exterior volcaría la balanza hacia la extranjerización de la faena.

Productores y consignatarios de ganado apoyan la llegada de nuevos inversores a la industria frigorífica, porque la diversificación ayuda a toda la cadena.

En el caso de la posible compra de Las Moras, este frigorífico formó parte del Cattle Grup, fundado en agosto de 1991, que conformaba junto al Carrasco y al Elbio Pérez Rodríguez en manos de dos socios. De esas tres empresas, dos están hoy en manos de capitales extranjeros.

En la última semana, frigorífico Las Moras quedó entre las 15 plantas uruguayas que más faenaron, con 1.583 bovinos sobre un total semanal de 45.266 cabezas.

Pero, hay dos detalles que no son menores y que pesan en el negocio: la planta vende carne en el abasto interno y faena ovinos. Para un grupo inversor de China, incursionar en el negocio del ovino es por demás importante, porque el mercado está habilitado —al igual que para bovinos— para entrar con cortes con hueso y menudencias.

El presidente de la Federación Rural, Carlos María Uriarte, dijo ayer a El País que los productores no se oponen a la inversión extranjera en Uruguay.

"Lo vemos muy bien, porque eso significa incluir otros capitales con otros destinos y cuanto más se diversifique y cuanto más repartida esté la industria frigorífica, es positivo para toda la cadena. Ni hablar si se trata de capitales chinos, porque de alguna manera pueden ayudar a una mejor inserción en ese mercado", dijo Uriarte.

Agregó que no es preocupante la extranjerización de la industria frigorífica, "lo que es preocupante es la concertación, provocada cuando el poder está agrupado en pocas manos o las circunstancias permiten que realicen acciones concertadas" que afectan la libre competencia o "hagan valer ese poder en el resto de la cadena. Es un poco lo que está pasando en estos momentos".

El presidente de la Federación Rural estimó que cuanto más distribuida esté la propiedad de la industria frigorífica es mucho mejor. Ahora, aclaró que "obviamente, hay que velar que los intereses del país estén siempre cuidados, que es un aspecto que hemos remarcado más de una vez. A veces los intereses de las multinacionales priman sobre los intereses de los uruguayos".

Por otro lado, Sebastián Blanco, presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado consideró a título personal que sería "muy positivo que un grupo chino venga a invertir en la industria frigorífica uruguaya".

Esto "quiere decir que tiene a Uruguay muy en cuenta y que la carne que se produce en el país es muy importante para ellos", afirmó.

Cabe recordar que el mismo fenómeno que se vive en Uruguay, con grupos empresariales chinos que apuestan a la carne, se vivió en Argentina, donde finalmente un grupo de esa nacionalidad terminó comprando una planta en la provincia de Entre Ríos, en la localidad de Colón. Es que China mira cada vez más hacia el Mercosur, un polo productor de alimentos por excelencia.

Apuesta cada vez más a la carne natural y proveer el mercado desde la región, también les asegura acceder a carne libre de hormonas —en Uruguay el uso de hormonas y antibióticos en el engorde está prohibido por ley— y con certificaciones sanitarias seguras.

Las compras de carne uruguaya vienen creciendo hasta febrero


Hasta fines de febrero, las compras cárnicas de China a los frigoríficos uruguayos vienen en ascenso. Es que, según dijo a El País el broker Daniel Castiglioni (Casti Trader), previo al Año Nuevo Lunar los stock de carne en ese país bajaron sustancialmente y a partir de ahí, las empresas precisan volver a abastecerse.

Eso es lo que hizo subir cortes como garrón y brazuelo, un juego de cortes tradicionalmente buscado por los importadores chinos.

Hasta la fecha citada, China adquirió un total de 14.734 toneladas de carne vacuna, medidas en peso canal, cuando el año pasado a fines de febrero había comprado 9.741 toneladas.

Algunos analistas sostienen que el consumo de proteínas de origen animal en China, viene creciendo a razón de un 30% anual. Eso es lo que hace que el gobierno del país asiático apunte a habilitar varios frigoríficos exportadores de Brasil; hoy la carne vacuna brasileña y las menudencias ingresan por los canales grises o canales ilegales a través de Hong Kong.

El propio presidente de China, Xi Jinping, comprometió la apertura del mercado durante su visita a Brasil el año pasado, pero en los hechos está algo demorada, pues se esperaba que la carne brasileña estuviera dentro del mercado formal el mes pasado.

También Paraguay es un abastecedor importante del mercado chino, pero los mayores competidores de Uruguay son Australia y Nueva Zelanda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)