La cabaña de NicolaDe Ángelis expuso 3Grandes Campeones

Haras Don Carmine volvió a dominar en la pista Appaloosa

La Cabaña "Don Carmine" de Nicola De Ángelis volvió a arrasar con su genética en la pista Appaloosa, principalmente con ejemplares que son hijos de un padrillo importado de Brasil que ya se destacó en años anteriores en las pistas de la Expo Prado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nicola de Angelis volvió a destacarse en el Prado.

Gran número de ejemplares en competencia y con animales jóvenes que muestran que se va por el buen camino, fueron la característica de una pista que reflejó el esfuerzo que hacen los criadores con reproductores bien presentados y el trabajo que realiza la Sociedad de Criadores por difundir esta raza equina.

Cabaña "Don Carmine" expuso la Gran Campeona, que además fue el mejor ejemplar sin distinción de sexos y el de mejor pelo. También el Gran Campeón y Reservado Gran Campeón, en la competencia de animales preparatorios. La Reservada Gran Campeona fue de Delgado e hijos. El Tercer Mejor Macho fue expuesto por Carlos Ramos Colombo.

En pedigrí definitivo "Don Carmine" se adjudicó la Gran Campeona, que fue el Mejor Animal sin Distinción de Sexo, la Reservada Gran Campeona y el Reservado Gran Campeón.

Por su parte el Gran Campeón lo trajo José Miguel Piccinnino. En este caso, se trata de un padrillo que conquistó el mismo lauro en 2014. Es un animal importado que fue ocho veces campeón en Estados Unidos y su madre ocupa el mejor registro de mérito en Brasil.

Alegría.

"Es uno de los mejores años para Don Carmine, con muchos productos en la pista y lo que me hace más feliz es que la raza está mejorando, cada vez se presentan mejor los animales", dijo Nicola De Ángelis.

El criador destacó el esfuerzo que hace la Sociedad de Criadores por difundir la raza y crecer. "Como cabaña, junto con mi esposa, seguimos tratando de mejorar y apostando al padrillo importado desde Brasil —ya fue Gran Campeón varios años en el Prado— y hoy hay varios de sus hijos y nietos en la pista".

Ayer se hicieron dos homenajes. El primero fue a Juan Martín Oholeguy, jefe de Registros Genealógicos de la Asociación Rural por el apoyo a la raza y por acogerse a los beneficios jubilatorios el año que viene. El otro fue para el cabañero Álvaro Indaburu, que viene apostando a la raza desde hace años y se va a trabajar a Estados Unidos por cinco años.

Funcionales.

El juzgamiento del Appaloosa estuvo a cargo de Álvaro Martinicorena, conocido criador de equinos de varias razas, quien buscó animales "funcionales, lindos y correctos de aplomos". Destacó el alto nivel encontrado y le pidió a los criadores que sigan por ese camino para poder crecer mucho más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)