Demandará entre 1 y 1,5 millones de kilos de uva en esta zafra

Inavi decidió crear un banco de azúcar pese a la buena Vendimia

Aunque la Vendimia 2015 es excelente en cuanto a calidad, el Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi), decidió crear una reserva o banco de azúcar de uva para futuras cosechas -entre una serie de medidas- que insumirá entre 1 millón y 1,5 millones de kilos de uva.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La herramienta servirá para corregir el grado de alcohol del vino. Foto: El País

Según confirmó el presidente del Inavi, José María Lez, la iniciativa tiene “la ventaja de ponerse delante de posibles problemas” y sería usada en años con clima complicado, donde se generen uvas con baja riqueza glucométrica.

La reserva de azúcar “nos daría mayor posibilidad de corregir las uvas que tengan ese déficit con mosto concentrado” y eso mejorará la calidad de los vinos producidos, añadió.

También servirá para solucionar los problemas que hayan tenido algunos productores con la colocación de la uva producida en la zafra 2015.

Excelente.

Lez confirmó que la Vendimia viene espectacular. “Estamos en un año muy particular en lo que respecta a calidad, se repite como en algunas cosechas anteriores un año excelente, con una maduración impecable y con una calidad de uva muy buena”, afirmó. Por eso, el presidente del Inavi reconoció que 2015 “será un año para recordar, con muy buenos resultados en lo que se refiere a calidad, por más que el volumen se reduzca casi 30% respecto a lo esperado”.

Este año se estimaba una cosecha de 97 millones de kilos de uva, un volumen muy similar al del año anterior, pero la gran diferencia es el gran avance en cuando a calidad.

El año pasado el clima le pegó duro a la uva y eso repercutió en su calidad, debiéndose corregir el grado de alcohol para lograr vinos de mayor calidad y no tener problemas con los mercados. En la Vendimia 2015, la mayoría de las variedades muestran un desarrollo muy bueno y la cosecha se adelantó. Las bodegas, más que nunca, están apostando a lograr vinos de mayor calidad y desde el Inavi, una de las metas para este año es impulsar más la colocación de vinos embotellados, fortaleciendo la imagen de la cepa Tannat que desde hace varios años se ha convertido en el buque insignia de la vitivinicultura uruguaya.

Dificultades.

El mercado internacional de vinos no está viviendo su mejor momento. En algunos mercados, la sobreproducción de vinos de algunos países de la Unión Europea complican las ventas de productos uruguayos, pero hay que sumarle encima la devaluación del euro e incluso en Rusia -otros años un buen destino para colocar vinos a granel-, la desvalorización de la moneda local.

Aún así, bodegueros y autoridades se empeñan en hacer el mayor de los esfuerzos y la meta es, por lo menos, duplicar la exportación de vinos embotellados lograda en 2014.

Por otro lado, Lez dijo también a El País que dadas las características y algunas medidas que se están tomando desde el organismo que preside, “la colocación de uva fue bastante fluida” por lo menos hasta ahora, “con precios aparentemente razonables”.

De todos modos, al final de la cosecha, productores, industriales y autoridades realizarán una evaluación.

Mientras tanto la Vendimia continúa y las bodegas siguen trabajando en la elaboración de nuevos vinos que le permitan a Uruguay seguir marcando un camino en la viticultura mundial. Cada botella que se coloca en el exterior acarrea la historia, la cultura, el esfuerzo y el trabajo de miles de familias, en un sector pujante que apunta a crecer.

Desde el Inavi no se abandonó la posibilidad de colocar también vinos a granel en la medida que surjan posibilidades de negocios en determinados mercados, pero siempre apunta a darle un mayor valor agregado a los vinos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)