La estadounidense Schreiber Foods se suma a Ecolat y 170 pierden trabajo

Otra industria láctea se va del país y los productores ven "futuro negro"

La empresa láctea estadounidense Schreiber Food había llegado a Uruguay en enero de 2010, con una inversión que superó los US$ 35 millones anunció ayer al gobierno, productores y trabajadores que deja de operar. Los productores ven un "futuro negro" para el sector.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Schreiber captaba unos 450.000 litros de leche por día. Foto: Archivo El País

En Uruguay, Schreiber manejaba tres compañías: Dulei (fabricaba quesos), Belficor (dedicada al suero en polvo) y DPU (caseína de cuajo). La empresa venía recibiendo unos 240.000 litros diarios de unos 70 productores.

El anuncio tomó por sorpresa al gobierno y los productores, que estaban en medio de una reunión con el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre intentando buscar una salida para redireccionar la leche que Schreiber Food había anunciado dejarían de captar a partir de hoy y ver qué pasaría con los 170 trabajadores de la empresa. De los 4.500 trabajadores de la industria, más de 500 quedaron sin empleo en los últimos seis meses. Aguerre le planteará al presidente Tabaré Vázquez las dificultades del sector lácteo en la búsqueda de medidas.

El presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo de Izaguirre dijo anoche a El País que la empresa manifestó en el marco de la reunión prevista que "tenía negociada la colocación de gran parte de la remisión y que estarían quedando por colocar unos 60.00 litros. Quedaron de aportar una posible solución a la colocación de ese litraje (hoy)".

Según datos de Uruguay XXI, Dulei exportó —hasta el pasado lunes 16— por US$ 4,87 millones cuando en 2014 había vendido por US$ 17,54 millones y Belficor vendió por US$ 1,58 millones contra US$ 4,78 millones.

La noticia fue otro balde de agua fría para la lechería uruguaya, más allá de que Schreiber Foods había anunciado esta semana que a partir de mañana, recibiría el 50% de la leche remitida por los productores. Tras una reunión entre un alto ejecutivo de la empresa y las autoridades del Inale, Schreiber Foods emitió un comunicado informando que se retiraba de Uruguay.

En el documento se establece que la decisión de cerrar la planta en Uruguay es "irrevocable, honrando todos y cada uno de los compromisos asumidos con colaboradores, proveedores, remitentes, organismos nacionales y municipales".

La empresa empleaba 170 trabajadores y llegaba con caseína, suero de leche y quesos elaborados a mercados como China, Rusia, Brasil, Venezuela, México, Chile, Estados Unidos, Cercano Oriente, norte de África y Sudeste Asiático.

Schreiber Foods aseguró que "desde el inicio de la operación se tuvieron pérdidas financieras y éstas se agravaron en 2014, cuando la situación experimentó un brusco cambio. La fortísima baja de los precios internacionales y el cierre de los tradicionales mercados de Venezuela, Rusia, México y Brasil, sumados al precio de la leche pagados a los productores en el mercado doméstico, que no acompañó a la caída de los precios internacionales, terminaron por modificar dramáticamente la ecuación de nuestra operación".

Se dijo que en 2014 las pérdidas fueron "significativas" y la situación comenzó a volverse "insostenible", por lo que la empresa contrató a un consultor externo, al que encomendó la búsqueda de inversores interesados en la compra de la planta en San José. "Queríamos mantener la actividad de la planta, garantizar los puestos de trabajo y la actividad de nuestros remitentes. Pero esa tarea concluyó sin que se recibiera una sola expresión de interés", añadió.

El documento, remarca también que en 2015, "la coyuntura se ha mostrado crecientemente desfavorable por lo que se pronostica una pérdida superior a la sufrida en 2014. El escenario regional, y en especial la coyuntura económica por la que atraviesan los mercados internacionales, han terminado por agravar nuestros problemas y por volver inviable nuestro emprendimiento".

Los productores, más allá de la sorpresa, sostienen que la decisión de la multinacional estadounidense "es muy grave. Que estas empresas multinacionales se vayan de un día para el otro dejando tirados a los productores es inédito. Se rompen las reglas del mercado y se convierte en un antecedente muy malo para la lechería uruguaya", aseguró anoche a El País Horacio Rodríguez, dirigente y remitente a la empresa láctea de referencia.

A la vez, el presidente de la Intergremial de Productores de Leche (IPL), Horacio Filgueira, dijo ver un "un futuro negro" para el sector.

Filgueira recordó que el retiro de Schreiber Foods es peor que el caso de Ecolat, donde los productores tuvieron tiempo de colocar la leche en otras industrias, en este caso "cierra y los productores que se arreglen como puedan".

Los remitentes, a la vez, hacen gestiones con varias empresas lácteas para poder colocar sus producciones, pero la industria pasa por un momento difícil, con un mercado internacional deprimido, precios a la baja y un clima que castiga duro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)