CARNE

Está en marcha una nueva auditoría sanitaria china

Revisará producción, industria y el laboratorio de la Dilave.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
China es el principal comprador (en volumen) de carnes. Foto: archivo El País

Se puso en marcha ayer la misión sanitaria de China destinada a revisar el sistema de producción y procesamiento de carnes, así como las certificaciones que realiza el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) sobre el producto para garantizar su inocuidad.

La auditoría ya estaba pactada desde hace algún tiempo y forma parte de las que recibe Uruguay de sus habituales mercados para garantizar los protocolos acordados.

Ayer se realizó la reunión preliminar con las autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y si bien estaba previsto que —en principio — los auditores revisarían las cuatro plantas que el año pasado tuvieron un problemas con la exportación de seis contenedores con grasa vacuna comestible (grasa en rama bovina congelada, grasa de riñonada y grasa de intestino congelada), pero solo irán a dos frigoríficos.

Los contenedores rechazados, en su momento, significaron apenas el 0,05% de las divisas generadas por exportaciones de carnes a ese mercado y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca decidió cerrar la colocación de esos subproductos cuando tenían por destino a China, para evitar nuevos problemas que pudieran poner en riesgo un mercado de alto potencial.

Tras la formación de cuatro Comisiones Técnicas para analizar dónde estuvo el problema con esos contenedores rechazados —que en su momento volvieron a Uruguay—, la investigación del MGAP aseguró que no hubo nada que se hubiera podido detectar como falla al momento del embarque. Incluso se revisaron mercaderías procesadas en las mismas fechas que las embarcadas y no se detectaron problemas.

Posteriormente, en octubre de 2015, llegó otra auditoría sanitaria a Uruguay que se focalizó sobre las cuatro empresas que habían exportado la mercadería rechazada y el resultado fue muy satisfactorio.

Ahora, a la revisión de frigoríficos también se sumará la visita a un establecimiento ganadero y al laboratorio oficial Dilave "Miguel C. Rubino", el organismo que realiza los análisis de residuos biológicos y garantiza la inocuidad de las exportaciones.

Hoy China es el principal comprador en volumen de carne bovina y menudencias, pero tiene la ventaja de que permite el ingreso de cortes con hueso —también es el segundo destino para la carne ovina con hueso—, por eso es muy importante para la industria uruguaya.

Según datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC) hasta el pasado mes de abril, la industria uruguaya exportó 59.337 toneladas peso carcasa por US$ 192.298.000. Ahora, con una menor competencia de la carne brasileña en el mercado chino, la industria frigorífica uruguaya prevé mayores negocios en ese mercado asiático e incluso surge la esperanza de recuperar valores, pues desde octubre de 2015, los frigoríficos brasileños salieron a vender carne ofreciendo precios que estaban entre 25% y 30% por debajo de los valores que ofrecían los frigoríficos uruguayos a los importadores chinos.

Desde China, el presidente de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) Alberto González, dijo a la página Rurales.el pais.com.uy que "estas auditorias no dejan de ser importantes, ya que luego podemos llegar a tener sorpresas en el mercado que nos pueden hacer retroceder varios pasos".

"Hace 15 días se detectó restos de antibióticos en carne argentina en China y quiere decir que tenemos que estar cautelosos porque estos episodios serán reiterados en los diferentes mercados del mundo, pero Uruguay tiene un posicionamiento sanitario muy bueno y con gran reputación", aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)