Cabaña Los Charrúas expuso tres de cuatro Grandes Campeones

Mario Ibarburu arrasó premios en la pista de los Romney Marsh

Por más que cuente con varios Grandes Campeones en ediciones anteriores de la Expo Prado, éste ha sido de los mejores años para la cabaña "Los Charrúas" de Mario Ibarburu S en C. Porque en la pista Romney Marsh arrasó con prácticamente todos los premios, en una competencia que mostró excelencia en calidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mario Ibarburu con hijos y nietos festejando en pista. Foto: A. Colmegna

En la competencia a nivel de machos PO, la cabaña floridense se adjudicó el Gran Campeón, con un animal que es hijo de otro Gran Campeón Prado. Es largo, con mucha carne y con un vellón muy bueno, porque la raza tiene una orientación doble propósito.

"Los Charrúas" también expuso el Reservado Gran Campeón y el Tercer Mejor Macho con una genética que viene dando muchos resultados y con combinaciones de sangre que siempre está apuntando a lograr ejemplares de elite.

Mientras tanto, a nivel de hembras, la Gran Campeona P de O fue expuesta por la cabaña riverense "La Fronteriza" de Juan Feo Núñez. El animal ganador tiene genética de Cabaña "Santa María" de Walter Mario Damboriarena; los propietarios de "Santa María" se la regalaron al hijo del capataz de cordera, éste formó una cabaña y viene compitiendo desde hace cinco años. Hoy consiguió su sueño, llegar a obtener un Gran Campeón en el Prado.

A la vez, la Reservada Gran Campeona P de O fue expuesta por "Valle de San Gerónimo S.G". El año pasado obtuvo el mismo título, sólo que era una cordera y estaba gestando. En esta edición volvió a las pistas de la Expo Prado con un cordero al pie.

A nivel de los ejemplares de pedigree, "Los Charrúas" expuso la Gran Campeona, la Reservada Gran Campeona y el Gran Campeón, mientras que el Reservado Gran Campeón lo trajo al Prado la cabaña "Santa María" de Walter Mario Damboriarena. A su vez, con genética de la misma cabaña, el Tercer Mejor Macho fue de "La Fronteriza" de Juan Feo Núñez.

Excelencia.

La calificación estuvo en manos del argentino Carlos Solanet quien dijo haber encontrado un buen número de reproductores en pista. "Había muchos carneros interesantes y en algunas categorías se complicó el trabajo debido a lo parejo de los animales que fui encontrando".

Solanet priorizó a lo largo de su trabajo, primero que nada la raza, por lo que buscó "tipicidad racial, pigmentación, buenas cabezas y buena conformación carnicera. "También apunté a buscar buenas lanas".

El jurado definió al Gran Campeón PI como "un animal de buen tamaño, de excelente conformación y con cara despejada, un atributo que hay que buscar también", según dijo.

En cuanto a la Gran Campeona PI dijo que "es una borrega de muchísima clase. Ganó porque además de su conformación y por su buena lana, tenía una calidad excelente".

Hubo algunos homenajes en la pista, no sólo a cabañeros, sino también a socios PRO, aquellos que se destacaron por el aporte a la producción ovina y al Romney Marsh.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)