La crisis de la lechería continúa

MGAP apura la segunda fase del fideicomiso para ayudar a tamberos

Se llevan distribuídos US$ 41: de los US$ 45: del crédito puente del BROU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tambo. La dieta de los animales mejora y continúa creciendo la producción de leche.

La lechería sigue muy complicada y con signos de iliquidez, por eso desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca se está trabajando fuerte para tener listo en los primeros días de febrero o a más tardar a mediados de ese mes, la segunda etapa del fideicomiso lechero.

El subdirector de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Adrián Tambler, explicó a El País que el fideicomiso lechero que se está implementando es una continuación del anterior. En 2015 se hizo una modificación de la ley para permitir la generación de uno nuevo, destinado a asistir a los productores remitentes de leche, dada la situación de crisis financiera que afecta al sector.

El nuevo fideicomiso es por casi US$ 78,8 millones. "Es un fideicomiso que sobre la base de una prestación pecuniaria, que se van a cobrar a partir de septiembre de 2016, lo que hace es fideicomitir esa prestación pecuniaria para garantizar el repago de esos US$ 78 millones que se van a pagar en el entorno de 7 años", explicó Tambler. A su vez, la prestación pecuniaria será del equivalente a 0,769 centavos de dólar por litro y entrará en vigencia el 1° de septiembre de 2016.

Los productores inscriptos en el registro de productores familiares cobrarán un monto mínimo de US$ 8.000, independiente de su remisión real.

Para asistir a los productores lecheros en forma urgente mientras se pone en marcha el fideicomiso, el propio Fondo Lechero asumió un crédito puente con el Banco de la República por US$ 45 millones. El dinero los productores lo tienen disponible desde hace aproximadamente un mes y según Tambler "ya se distribuyeron unos US$ 41 millones.

El subdirector de Opypa aseguró a El País que "quedan algunos productores remanentes, algunos se demoraron o tienen dificultades para cobrar, pero fue un adelanto que se hizo frente a la situación de crisis". La segunda fase, es decir, lo que resta entre esos US$ 49 millones que son los usados en el crédito puente y los US$ 79 millones que conforman el monto final de la herramienta de asistencia, es lo que se apunta tener listo en febrero de 2016.

Dificultades.

La situación financiera de los tamberos es muy complicada, porque según Tambler "se juntó la tormenta perfecta en 2015. Tuvimos una caída muy importante en los precios de los lácteos, dificultades de colocación de productos, cierre de algunas empresas y una sequía de otoño que no estaba prevista en los cálculos de ningún productor".

En consecuencia, se incrementaron los costos de las empresas lecheras que no tienen otro remedio que seguir produciendo leche pese a la crisis y hoy la lechería uruguaya vive una situación muy complicada. Esa situación de iliquidez dependerá del tamaño del productor y su empresa, de la industria a la que remita su leche y de los precios que reciba por la producción y otros parámetros que se tienen en cuenta al momento de pagar el producto.

El jerarca reconoció que "es notoria la presión de los productores porque se logre tener disponible lo antes posible el dinero del fideicomiso. Hay muchos productores que habían pedido adelantos a las empresas, básicamente a Conaprole y esos productores no han devuelto a la cooperativa ese dinero. Hay complicaciones financieras", agregó.

Entre 2000 y 2011, según datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP), el área lechera en Uruguay cayó 84%, pero fue mejorando y continúa haciéndolo la producción individual por vaca de la mano de una mejora en la dieta, en los años en que los precios de la leche así lo permitieron. Tras la crisis de precios que vive desde hace varios años la lechería mundial, los productores ajustan el cinturón de sus empresas, porque cada vez reciben menos precios. Según los últimos datos del Instituto Nacional de la Leche, el precio promedio que recibieron los tamberos —dependiendo de los sólidos que tiene la leche que remiten a la industria— fue $ 7,64 por litro, pero hay empresas que estaban pagando mucho menos. Hasta ahora fue el valor más bajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)