CHINA HACE SUBIR VALOR EN EL MERCADO

¿Precio de la soja seguirá al alza?

Analista sostiene que valores “son buenos” para tomar posición vendedora en el mercado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Soja: el área en Uruguay estaría muy cerca a la del año pasado. Foto: Reuters

El mercado mundial de la soja todavía enfrenta una incertidumbre importante, pues si bien la producción de Sudamérica viene bien —salvo en Argentina donde aún no hay evaluación certera de las pérdidas—, aún falta mucho para levantarla. Esa incertidumbre es la que provoca una prima por riesgo climático en los precios actuales.

El analista argentino Carlos Sánchez Negrete, Director de la Compañía General del Término SA y asesor de Agronegocios del Plata (ADP), explicó a El País que continuar con precios tonificados en el mercado dependerá de dos factores.

"Uno es el rol climático de Sudamérica, donde lo más complicado es Argentina y donde Brasil, Paraguay y Uruguay vienen bien" y el otro factor que pesa sobre los precios "es cómo sigue el ritmo de venta de soja en Estados Unidos".

Las ventas de soja estadounidense son altas porque hasta ahora China está comprando fuerte", explicó el asesor de ADP, estimando que es probable que "esas compras de soja estadounidense mermen y pasen a Sudamérica". Si esa situación se concreta, caerá la presión sobre la oferta de soja estadounidense y los stock deberían disminuir.

Negocios.

Por eso, Sánchez Negrete afirmó que en un contexto normal "los precios actuales son altos" y el productor debería tomar posición vendedora. "Para aquel productor que tiene una cobertura de precio inferior al 30%, debería estar cubriendo a estos valores en Uruguay. Es un valor que dispara ventas y estos precios son aconsejables para por lo menos llevar a un 30% la cobertura de su producción estimada", aconsejó el experto argentino.

La producción sudamericana de soja actual, respecto a la del año pasado es de 5 millones más de toneladas.

Sánchez Negrete recordó que en el caso que China siga demandando soja de Estados Unidos y que haya un aumento de las exportaciones estadounidense y queden en 10 millones de toneladas —está siendo casi el doble del año pasado—, a eso hay que agregarle otros 5 millones de toneladas más de producción de Sudamérica.

En Argentina, hay igual que en Uruguay, el mercado sojero está movido y el productor sigue vendiendo producción futura. "Con esta suba el productor está vendiendo. El año pasado se había vendido poco, este año se venía con un ritmo de venta de soja nueva un poco superior y con esta suba el productor argentino vendió", afirmó el directivo de la Compañía General del Término S.A..

Cuando el precio llegó a los US$ 275 por tonelada y pasó esa cifra, el productor argentino "empezó a vender. En estos niveles de US$ 270 por tonelada para arriba, le resulta un valor atractivo", aseguró el analista.

Ahora, todavía hay un factor que puede mover fuerte el mercado y es que los analistas argentinos tienen ciertos reparos en la estimación del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) que está estimando la cosecha de soja argentina en 57 millones de toneladas, cuando los analistas argentinos más optimistas hablan de 54 millones de toneladas, e incluso Sánchez Negrete hace —a hoy— una estimación por debajo de ese volumen. "Si todo se normaliza, con los números proyectados hasta ahora, los precios siguen siendo buenos", afirmó el asesor de ADP. Sudamérica tendría una producción global de soja de 170 millones de toneladas.

Trigo.

A su vez, Sánchez Negrete descartó de plano la posibilidad de que la industria molinera argentina vuelva a comprar trigo en Uruguay en 2017 , como lo hizo el año pasado, luego de casi 30 años de importaciones de trigo uruguayo.

"No veo la posibilidad de que ingrese trigo uruguayo a la Argentina o por lo menos, es muy baja", afirmó el analista en su diálogo con El País.

Explicó que "a los precios que estaba el trigo al momento de la cosecha, donde llegó a estar debajo de los US$ 140 por tonelada, el valor FOB argentino era muy competitivo y se hicieron muchos negocios al sudeste asiático y al norte de África. Incluso hay un programa de embarques bueno para enero".

El analista estimó que Brasil —tradicional importador de trigos argentinos y uruguayos— se llevará unos 4,5 millones de toneladas y luego quedarán entre 3 o 3,5 millones de toneladas para el consumo interno, que serían suficientes para la industria molinera.

Según Sánchez Negrete, los importadores brasileños "tendrían capacidad para pagar bastante más el trigo argentino de lo que vale hoy". Por eso consideró que si se continúan haciendo negocios con trigo argentino el mes que viene focalizándose en destinos que no son Brasil, los importadores brasileños van a tener que apurarse a comprar, porque ahí van a comenzar a competir con la industria molinera argentina".

De todos modos, el área de trigo en Uruguay se achicó mucho producto del desánimo y los bajos precios, pero a la vez, como consecuencia de las complicaciones climáticas de zafras agrícolas anteriores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)