El 25% de la futura cosecha tiene venta comprometida, con la prima fijada

Productores uruguayos siguen sin vender soja previo a cosecha

Los productores uruguayos continúan sin vender soja anticipada, a diferencia de lo que sucedió en la zafra anterior, donde el porcentaje vendido con anterioridad a la cosecha fue alto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con la ayuda de las lluvias los cultivos muestran un buen desarrollo. Foto: El País

El precio de la oleaginosa continúa bajando y el reciente informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) le arrimó más leña al fuego, incidiendo más a la baja en los valores de la oleaginosa.

Con un panorama de incertidumbre que parece cada día más complicado, los productores uruguayos están vendiendo sólo en primas o la base. Es la diferencia entre un mercado de futuro y un mercado físico. Podría decirse que es el descuento o el premio que tiene el precio en el mercado físico sobre el mercado de Chicago.

"Lo que hacen es fijar ese premio o descuento, comprometen su venta para un período determinado de entrega con ese descuento sobre el mercado de Chicago y luego fijan el precio con la referencia de ese mercado, cuando lo consideren más oportuno", explicó Fernando Villamil, operador de la firma Agrosur.

La estrategia se fundamenta en que "hay expectativas de que ese descuento sea mayor en el futuro y después fijarlo cuando el precio esté más alto. A esta altura los productores uruguayos, si bien han comprometido ventas, no han fijado un precio definitivo. En esa situación se estima que debe estar un 25% de la cosecha futura. El resto de los productores no arriesga y decidió esperar", aseguró el operador.

Lo que está pasando hoy es que los precios del mercado internacional, que a la vez se trasladan al mercado local, son considerados insuficientes por los productores; ayer se manejaban valores de entre US$ 350 y US$ 355 puesta en el Puerto de Nueva Palmira.

Esos valores, "estarían determinando un nivel de rendimiento muy alto para cubrir los costos de producción. Por lo tanto, para aquellos productores que no están muy cerca de los puertos y que tienen, a su vez, un descuento sobre el precio en Nueva Palmira o Montevideo, porque tienen un flete importante, estarían dando números negativos", explicó Villamil a El País. Es una situación muy difícil para el productor.

China.

Por otro lado, China remarcó su posición como el principal importador mundial de soja. El año pasado importó un récord de 8,53 millones de toneladas de soja en el mes de diciembre, lo que representa un alza de un 41,5% en ese mes y de un 16,8%, frente al récord anterior establecido en diciembre del año pasado.

Los procesadores chinos normalmente incrementan sus volúmenes de procesamiento al final del año y el aumento de las importaciones también fue estimulado por unos precios más bajos en Estados Unidos, que cayeron en octubre de 2014 a un mínimo en cuatro años y medio, luego de una cosecha récord.

"La demanda china de soja ha sido muy fuerte debido a los precios globales más bajos, que resultaron en márgenes positivos de trituración. Pero es probable que veamos alguna disminución de las importaciones, especialmente en febrero, debido al período feriado del Año Nuevo Lunar", dijo Kaname Gokon, gerente general de investigación de la corredora Okato Shoji en Tokio, según publicó la agencia Reuters.

La cifra divulgadas por la Administración General de Aduanas de China fue mucho mayor que el volumen de 7,3 millones de toneladas divulgado esta semana por el Ministerio de Comercio de ese país, sostuvo la agencia. El ministerio también prevé que las importaciones de enero cederán a 5,4 millones de toneladas.

Las importaciones totales durante el 2014 llegaron a 71,4 millones de toneladas, lo que representa un alza de un 12,7 por ciento en un año.

Negocios fluidos para los trigos forrajeros

Continúan los negocios de exportación de trigos forrajeros, aquellos que por su calidad no son aptos para molienda, en el marco de un mercado fluido.

También sigue vendiéndose el cereal en el mercado local para molinería a precios que van entre US$ 230 y US$ 235 por tonelada, valores que están por encima de la paridad de exportación, según confirmó el operador Fernando Villamil, de la empresa Agrosur.

El año pasado, la cosecha de trigo mostró serios problemas de calidad generados por el clima, en el marco de un mercado con precios que no estimulaban a los productores a plantarlo.

Por otro lado, hay que recordar que muchos cultivos, frente a las dificultades de calidad generadas por el clima, fueron quemados con herbicida y luego se plantó una soja de primera (ni siquiera se espero a cosecharlos).

Según la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa/MGAP) en la zafra 2013/14 se plantaron 2,06 millones de toneladas, cifra que marca un aumento de 75% respecto a la zafra 2012/13; el rendimiento promedio fue de 3.317 kilos por hectárea, pero en la zafra anterior se había registrado un rendimiento de 2.200 kilos/hectárea.

Ayer los valores que se manejaban en los negocios por trigos con destino a molinería estaban entre US$ 230 y US$ 235 por tonelada, mientras que en el caso de los forrajeros, la cotización manejada estaba entre US$ 155 y US$ 160 por tonelada, confirmó Villamil a El País. Los valores siguen desestimulando al productor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)