Si las lluvias ayudan se estaría por encima de los 2.600 kilos

La soja está muy cerca de alcanzar otro récord

Si en las próximas semanas se registran más lluvias y siguen hacia adelante con una frecuencia similar a la que se daba semanas atrás, se podría pensar en un rendimiento promedio para la soja superior al registrado en la zafra 2013/14, donde se alcanzaron los 2.600 kilos por hectárea.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El estado de las chacras es muy bueno, principalmente en chacras de primera. Foto: AFP

"Hoy los cultivos están para más de eso, porque hay más sojas de primera (siembra) que de segunda," y a su vez, esas sojas de segunda, "están muy cargadas, pero todo depende de la lluvia", aseguró a El País el técnico de Monsanto, Alfredo Sobredo. Según este ingeniero agrónomo, si las lluvias no se dan, "cada día en que se generan situaciones de estrés sobre el cultivo, empezamos a alejarnos de esa posibilidad de rendimiento alcanzable".

Las sojas de primera, hasta ahora, vienen excelente, con muy buenos desarrollos, muy buenas coberturas foliares, como resultado, hasta ahora de un régimen hídrico fantástico.

En este momento esos cultivos están entrando en la etapa más crítica donde se definen los rendimientos a favor o en contra, correlacionados con próximas lluvias.

"Hay cultivos que están transpirando y demandando mucha agua por el desarrollo vegetativo que tienen. Si llueve, esas lluvias se traducirán en muchas vainas que tendrán buenos granos y si empieza a retacearse el agua, de ahora en más, empiezan a generarse situaciones de abortos y empezarán a perder kilos", reconoce el experto de Monsanto.

Por ahora los cultivos están mostrando un buen estado sanitario, pero hay que tener cuidado porque los laboratorios están detectando roya, a nivel de trazas, pero generalizadas en todo el país y en forma temprana. Si bien los productores están atentos a este problema y hacen aplicaciones de funguicida junto con aplicaciones de insecticida para matar las chinches, las sojas de primera están en una etapa crítica.

"Esperemos que esta pequeña seca que se está planteando, por lo menos, desde el punto de vista sanitario, frene la propagación de la roya que con condiciones favorables de humedad es muy virulenta", reconoció Sobredo.

Pocas ventas.

Los productores uruguayos siguen sin vender soja anticipadamente, a diferencia de lo que hicieron el año pasado. Solo apuntan a fijar las primas; es la diferencia entre el mercado a futuro y un mercado físico.

"Las primas, hasta el 13 de enero, habían tocado los US$ 25, el jueves estaban a US$ 19 y en el escenario actual, la recomendación de los expertos establecen que es una buena opción comprar primas", explicó Sobredo al analizar el mercado de la oleaginosa. De acuerdo con cómo viene la exportación de Estados Unidos, no solo en términos de venta, sino también en términos de embarque, "es más alta que el año pasado y eso puede ser un síntoma que el mercado interno estadounidense, es decir su industria molinera, se ponga nervioso y salga a buscar la soja antes de que se vaya para China. Eso puede calentar el mercado y calentar a Chicago", reconoció. Por eso, "comprar primas y no vender puede ser un dato bueno para mejorar el promedio para los productores", añadió.

Brasil ya está cosechando, se sabe que tendrá mucha soja, pero sigue con los problemas de logística clásicos. En Argentina, con sojas a 2.000 pesos argentinos —500 pesos argentinos menos respecto al año pasado— con 40% de inflación, las retenciones a la exportación y además en año electoral, "hará que los productores se sienten sobre la soja y esperen una gran devaluación. Los 57 millones que se estima de producción, más 10 millones de toneladas que hay del año pasado, no van a salir al mercado. Prácticamente no hay soja vendida en Argentina", ratificó el técnico de Monsanto.

Por un lado, hay producción pero no está saliendo al mercado y Estados Unidos está sobre vendido y sobre embarcado. Lleva cinco meses de la zafra y vendió el 94% del saldo exportable (47 millones de toneladas) y lleva embarcado más de 37 millones de toneladas, que son el 77% de su saldo exportable. "El mercado se puede calentar y puede darse un rebote de precios, como sucedió en nueve de los últimos 10 años", dice Sobredo.

En cosecha, muy probablemente "nos vamos a encontrar con precios bajistas y es muy probable que menores a los que tenemos hoy, cuando entre el físico del hemisferio Sur al mercado", estimó.

Maíz.

En cuanto al maíz, el año también viene bueno. "El área plantada con maíces tempranos y cultivos de primera que se está cosechando para grano húmedo, vienen mostrando muy buenos rendimientos", explicó el técnico. "Los rendimientos corregidos a base 14% (de humedad, porque se están cosechando con 30% de humedad) están muy próximos a los 8.000 kilos por hectárea", ratificó Sobredo.

Esos rendimientos, en el escenario actual son muy buenos frente a los del año pasado donde se habían levantado alrededor de 3.500 kilos por hectárea. "Los valores son razonables, se están negociando esos lotes de húmedo base 14%, en el entorno de US$ 180 a levantar, dependiendo de la distancia desde el tambo o feed lot a la chacra", agregó el experto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)