AGRONEGOCIO APUESTAS A CRECER

Surgen nuevas opciones de inversión en el campo

Zambrano y Cía lanzó “Agrobonos” para la ganadería y granos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alejandro Zambrano explicó al detalle las opciones de "Agrobonos". Foto: D. Borrelli

Apuntando a generar sinergias entre los dueños de los campos y los inversores, en una relación para que ambos ganen, con garantías y con un equipo técnico que ofrece un gran respaldo, la firma Zambrano y Cía. presentó su nueva herramienta financiera: los agrobonos, tanto para ganadería como para agricultura granelera y forrajera.

En el marco de la 2a. Edición del Ciclo de Conferencias "Creando Futuro, Sinergia Campo Ciudad" fueron dos los conferencistas, el economista Ignacio Munyo quien se refirió a las perspectivas para el Uruguay en el marco de los constantes cambios internacionales y Alejandro Zambrano, quien presentó los "Agrobonos: la opción genuina de inversión. Negocios para el Campo y la Ciudad". Gran marco de público siguió las conferencias.

La nueva idea de negocios de Zambrano y Cía., una empresa que se dedica a los servicios y negocios en el sector agropecuario, nació "a partir de un grupo de gente y a través del Servicio de Mejora de Gestión (SMGZ) de la empresa, conformado por técnicos y especialistas (veterinarios, contadores, agrónomos, etc.) que se dedica a brindar servicio de auditoría, armar proyectos y evaluar empresas agropecuarias de clientes y amigos", explicó Alejandro Zambrano.

El empresario mostró algunas experiencias de proyectos —algunos en marcha y otros cerrados— en empresas agropecuarias de todos los puntos del país, con números muy alentadores. "Eso nos da la confianza que en distintos escenarios y oportunidades hay posibilidades de inversión y nos llevó a los Agrobonos", explicó Alejandro Zambrano.

En el rubro ganadería, los Agrobonos se focalizan en el negocio de la invernada y la cría o recría bovina.

Los Agrobonos abren una oportunidad para que aquellos campos agrícolas marginales —los que se abandonaron tras el boom de la agricultura y la baja de precios— vuelvan a la ganadería. Pero volver al ciclo ganadero cuesta mucha plata porque hay que hacer inversiones en pasturas, en ganado y en alambrado y aguadas —además de repoblarlos— en momentos en que la capacidad financiera del sector disminuyó mucho.

Ganadería.

La propuesta destaca que el inversor es siempre dueño del ganado y puede salirse del negocio en cualquier momento —se firma un contrato y hay una cláusula de resguardo—, recuperando la totalidad de su inversión.

En los negocios de invernada, según explicó Zambrano, el dueño del campo se queda con el 60% o 70% de los kilos que ese animal gana durante el proceso de engorde y el inversor se queda con el 30% o 40% de esos kilos. Son negocios que van de 9 a 17 meses, dependiendo la categoría que se compre.

Al inversor se le asegura una renta mínima anual de 3%, pero el productor también gana. "El dueño del negocio es el inversor", explicó Alejandro Zambrano, destacando también que otra ventaja es que hay alianza y seguimiento mensual de la inversión. El ganado se pesa cada 90 días y la información está permanente en la página de Zambrano y Cía, donde el inversor puede ingresar con su clave de usuario y seguir paso a paso la evolución de su negocio (también hay un simulador que le permite ver, antes de invertir si el negocio es positivo o negativo). "Se hace contrato entre inversor, dueño del campo y Zambrano para garantizar el negocio", explicó el disertante. Hay experiencias de negocios con entre 6% y 8% anual de ganancia.

Cría.

El Agrobono Cría es un negocio a más largo plazo, con un período de retorno de entre 1 y 4 años. En este caso también se le tendrá que pagar al dueño del campo 3% anual como renta mínima asegurada.

La propuesta tiene retornos interesantes para el dueño del campo y el inversor, con posibilidad de vender terneros para exportación en pie o suplementar para corral en algunos campos y casos estratégicos.

Entre las opciones de Agrobonos ganaderos hay una que es con Rentabilidad Asegurada. A través de esta herramienta se le incorpora al mundo ganadero la posibilidad de utilizar una parte del capital de la inversión (hasta 20%) para que ayude al dueño del campo a mejorar pasturas, etc. Eso al inversor le mejora entre 1 y 2 puntos la rentabilidad.

Agricultura.

Entre los bonos agrícolas está la opción del bono renta fija. En este caso, el inversor le prestará dinero al agricultor para que pueda cultivar con algunas herramientas adicionales. Por ejemplo, si el dueño del campo que va a hacer agricultura tiene ganados puede transferirle los animales como garantía a favor del inversor que le prestará el dinero para el cultivo. A eso se suman los seguros de producción, posibilidad de acceder a ventas a futuro y otras alternativas.

Al final el agricultor retorna capital de giro más intereses acordados. Es un negocio a 8 meses con 8% anual, según algunos contratos que ya se están ejecutando.

En la opción renta variable, cada parte hace un aporte de capital para el negocio. El dueño del campo aporta la tierra y gestión de agricultura y el inversor aporta el capital de giro para la operativa.

Al inversor le va a tocar un 48% de la cosecha, al contratista 26% y al dueño del campo un 29%. Son negocios con plazos de siete u ocho meses. Los interesados pueden comunicarse con Zambrano y Cía. (Cuareim 1877) o a través de www. Zambrano.com.uy).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)