El uso de semen sexadoaún no está arraigado en Uruguay

Tambos apuestan más a la genética de punta

El uso de semen sexado en los tambos uruguayos aún no está arraigado como en otros países, pero hay productores de punta que apuestan a esta tecnología y ven los resultados en la producción de sus vacas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La tecnificación ocasiona desafíos a resolver como la mayor presión sobre la caminería.

La importación anual de semen bovino congelado varía cada año y los países proveedores de genética son Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Francia, Holanda y Suecia (de este último país ingresa alguna raza que no es ni Holando, ni Jersey). Dentro de la importación, tampoco está desglosado cuántas dosis cuentan con sexado.

"Se puede estimar que en los tambos uruguayos, el 100% de las vacas y vaquillonas recibe un servicio por inseminación", dijo a El País Sergio Kmaid, asesor privado y técnico de CRI Uruguay.

En la lechería uruguaya se venden anualmente alrededor de medio millón de dosis de semen bovino congelado.

Uno de los cambios que se da con fuerza y que acompaña una tendencia mundial es que hay un crecimiento en los servicios con semen Jersey —buscando más sólidos y proteínas en la leche, que es lo que más vale—, pero tampoco está cuantificado el aumento. Contrariamente, en el caso de la lechería de Estados Unidos, se calcula que para 2020, el 30% de la leche provendrá de rodeos Jersey o de animales cruza con esta raza.

Crecimiento.

En caso del semen bovino sexado, hay opiniones encontradas entre los técnicos acerca de su crecimiento.

"Si Uruguay acompaña las tendencias mundiales, es posible pensar que en el entorno del 10% de los animales son inseminados con semen saxado", sostuvo Kmaid.

Contrariamente, el doctor José Bonevaux, principal de Reprogen (centro de toros habilitado para la exportación), dijo a El País que "hubo un crecimiento en el uso de semen sexado, luego cayó y hoy se encuentra en una línea de meseta que no sé si llega a los niveles iniciales".

Señaló que "en la órbita de mis clientes, creo que la mayoría tiene la convicción de que sacan el mismo número de terneras con el semen sexado que con el semen convencional y a un menor costo", agregó el profesional con una amplia trayectoria en el campo de la inseminación artificial, el congelado de semen bovino y el transplante de embriones.

El costo de una dosis sexada es tres veces más que una dosis de semen convencional. Las dosis de un toro aceptable sexado están entre US$ 25 y US$ 30 en el mercado local.

Pero más allá del costo, Boneveaux sostiene que su opinión es que muchos productores aún no se han dado cuenta de las ventajas de esta tecnología. Es más, recordó que "las dosis, en el mercado local, bajaron de US$ 55 a US$ 35; todo es semen importado, en Uruguay no se produce este tipo de material genético".

El equipo de Boneveaux logró el año pasado el nacimiento de una ternera jersey por semen sexado pero mediante un transplante de embriones.

Una de las limitantes que tiene el uso de semen bovino sexado es que "hoy está restringido en un 90% a las vaquillonas y al primer servicio. No se usa más semen sexado en el ganado adulto porque las tasas de preñez, en lugar de ser al primer servicio en el entorno de 45% con vaquillonas, en ganado adulto la tasa baja a 25% o 30% en promedio. En ganado adulto preña bastante menos", explicó Kmaid.

Costos.

Lo que muchos productores uruguayos aún no logran entender es que "cuesta el mismo dinero criar una ternera ordinaria usando el toro del fondo del campo, que criar una buena ternera hija de un toro mejorador", aseguró Kmaid a El País.

En otros países con lechería de punta, como bien puede ser el caso de Estados Unidos es un concepto básico, porque se les va a la vida en su producción y exportación de leche.

Hay otro dato clave que justifica por qué el semen sexado es más costoso que el convencional. No sólo la máquina de sexar cuesta mucho dinero, sino también el proceso de producción es más lento.

Aparte, "no todos los toros son aptos para el sexado de semen", destacó el director de Reprogen.

Hay diferencias "abismales entre la fertilidad de toros. Partiendo de dos toros normales y sanos, hay toros que preñan 45% al primer servicio y otros que preñan 70% en un rango de normalidad. Es una fertilidad imposible de descubrir previo al servicio y sólo con el análisis de la tasa de gestación se puede descubrir una vez que se insemina la vaca", agregó Boneveaux. Lo otro es que, "de un eyaculado se usa entre 10% y 15% de los espermetazoides. no se le ha podido mejorar", afirmó.

Inseminación artificial, semen sexado, Reprogen, CRI Uruguay, Lechería, tambos, agro negocio

El sueño de preñar 400 vacas en un día

La falta de personal especializado en el campo y el precio del ternero, están llevando a que los productores ganaderos, cada vez más, apuesten a la inseminación a tiempo fijo (IATF).

Se estima que en la ganadería de carne se inseminan cada año con esta técnica alrededor de 250.000 vacas y vaquillonas, pero no existen números oficiales, ni estadísticas. La IATF permite —previa sincronización con hormonas— servir hasta 400 vacas en un día, con buenas instalaciones e inseminadores responsables, con resultados de preñez que oscilan entre 40% y 60%.

Pero más allá de resolver la falta de personal, de permitir agrupar las pariciones del rodeo y mejorar el manejo, esta técnica posibilitó que la inseminación artificial, llegue a categorías que antes no llegaba, como lo es el ganado de cría (vacas con ternero), una de las categorías más difíciles de volver a preñarse.

El costo por vaca ronda los US$ 25 por vaca. El ciclo estral del bovino se repite cada 21 días y el uso de hormonas permite que todo el ganado comience a ciclar junto, siendo inseminado cuando está en plena ovulación. La inseminación artificial reduce la incidencia de las enfermedades venéreas en el rodeo y eso pesa en los terneros producidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)