Sequía, lácteos bajos y auge de la carne en EE.UU. lo justifican

Los tambos de Nueva Zelanda mandan más vacas a frigorífico

La gran demanda de Estados Unidos por hamburguesas es una buena noticia para los productores de Nueva Zelanda que vienen luchando contra los precios flojos de los lácteos.

La baja de los precios internacionales de los lácteos y la oportunidad que abre Estados Unidos, motiva que buena parte de las vacas de los tambos sean enviadas a frigorífico para la producción de carne, según publicó MilkPoint.

Años de una baja oferta de vacunos mantuvo los precios de importación de carne bovina de Estados Unidos próximos al récord de US$ 6,61 por kilo.

Nueva Zelanda es el tercer mayor exportador de carnes hacia Estados Unidos, ayudando a satisfacer la creciente demanda por carne picada a las hamburgueserías establecidas como McDonalds, así como a compañías más nuevas como las redes Shake Shack Inc.

Los tambos neocelandeses están reduciendo la producción de leche y envían las vacas más viejas a faena. "Por una vaca conseguí US$ 960,24, era grande, pero normalmente se consiguen entre US$ 370 y US$ 440 por cabeza", sostuvo el productor Andrew Hoggard que sacó 22 vientres que no estaban en producción de su rodeo en la Isla Norte, argumentando que es un gran negocio.

El clima desfavorable que terminó en una sequía y la caída de los precios internacionales de los lácteos, desalentó fuerte a los productores neocelandeses. "Lo positivo es que esas vacas que se están enviando a frigorífico están generando buen dinero", dijo Hoggard.

La carne representa el 12% de las exportaciones globales de Nueva Zelanda en 2014 y los lácteos constituyen el 29% de sus exportaciones.

Las exportaciones de carne bovina de Nueva Zelanda aumentan normalmente en febrero o marzo, pero permanecen altas hasta mayo cuando la producción de leche cae. Con la crisis, los productores comenzaron a achicar más sus rodeos lecheros y como resultado, las ventas de carne vacuna hacia Estados Unidos llegaron a US$ 118,55 millones según Statitics New Zealand, pasando a más del doble del monto generado el año anterior.

La caída del rodeo lechero neocelandés impulsó a la cooperativa Fonterra a reducir su previsión de producción de leche para los próximos 12 meses a 1.500 millones de sólidos de leche, 3,3% menos que en la estación productiva anterior. También redujo el precio de la leche que le paga a sus remitentes. Los productores neocelandeses pueden perder hasta el 20% de su rodeo en un año normal y aumentar la producción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)